Olvidarse de las ojeras en 5 minutos es posible gracias al ácido hialurónico

Varios médicos nos explican cuándo este relleno es la mejor opción

El uso obligatorio de la mascarilla no solo ha convertido al eyeliner en el nuevo superventas del maquillajetambién ha disparado las consultas relacionadas con la zona de la mirada en las clínicas estéticas. La demanda de blefaroplastias, la intervención con la que se eliminan las bolsas en los párpados, ha aumentado un 30% en los últimos meses, según la doctora Conchita Pinilla, especialista en cirugía plástica. Y este crecimiento se hace todavía más evidente en las intervenciones que, focalizadas en dicha zona, no requieren apenas postoperatorio. "Los ojos son los nuevos labios. Los maquillamos y embellecemos para vernos bien, aumentar nuestra autoestima y hacer que esta situación sea más llevadera", afirma la doctora Mar Mira, codirectora de la Clínica Mira+Cueto. Una opinión con la que coinciden todos los expertos que hemos consultado acerca de un tratamiento muy concreto: las infiltraciones de ácido hialurónico para atenuar las ojeras, ese problema que, debido al estrés y a la falta de sueño tan comunes ahora mismo, hoy es más evidente que nunca.

camilacoelhoVER GALERÍA

- Cuatro trucos definitivos para evitar el 'efecto ojos tristes' con la mascarilla

¿Sientes que tienes más ojeras que nunca?

“Las ojeras son una depresión que se produce debajo del párpado inferior del ojo y que puede presentar una coloración oscura”, define el médico José Manuel Fernández Rodríguez, director médico de Centre Mèdic i D’Estètica, sobre la razón más llamativa de que nos vemos cara de cansancio. "La zona de la ojera, como preocupación, no tiene edad, pero es verdad que es una zona muy sensible al paso del tiempo (debido al tipo de piel de la zona y a las características anatómicas) por lo que podemos decir que a partir de los 35 años la preocupación por esta zona es mayor", nos explica la doctora Mira. Pero no es solo el paso del tiempo lo que produce que esa piel, cuatro veces más fina que la del resto del rostro, adquiera un color oscuro y pierda volumen; las causas son múltiples y por eso que puedan aparecer a partir de los 35 años... o a los 20.

"Los malos hábitos como el tabaco, el alcohol o la falta de hidratación y otros factores como la polución, el estrés, o las largas horas frente al ordenador o las tablets, contribuyen a que aparezcan de forma más precoz e intensa", afirma el doctor Moisés Amselem, uno de los más reconocidos especialistas en los tratamientos con ácido hialurónico de nuestro país. También las variaciones de peso pueden producir en un surco más marcado, además de un condicionante que la gran mayoría hemos experimentado alguna vez: dormir mal, un problema especialmente extendido en este complicado 2020. 

A todo lo aterior hemos de sumarle otros dos hábitos que marcan la actualidad: llevar mascarilla, que solo deja a la vista la mirada, y el uso de las redes sociales y de la cámara frontal de los dispositivos móviles. Así lo cree la doctora Rosa del Río, dermatóloga del Grupo Pedro Jaén: "Ha habido un aumento exponencial en las consultas de chicas jóvenes. En parte se cree que es debido al aumento de la realización de selfies ya que según un estudio publicado aumenta un 40% la percepción de las ojeras en comparación a cuando nos miramos a un espejo".

oliviaculpoVER GALERÍA

- Ácido hialurónico, bótox... ¿Por qué las chicas de 25 quieren los tratamientos de las de 45?

Cómo tratar esta zona tan compleja

Con esos condicionantes, es lógico que la demanda de tratamientos para atenuar las ojeras haya crecido a lo largo de los últimos meses, aunque todos los expertos recalcan lo difícil que es tratar dicha zona. "La ojera no es algo aislado, sino que hay que ver cómo está todo el tercio medio. A veces debe tratarse a distancia, es decir, tratar todo lo que está alrededor de ella. El protocolo tiene que ser muy sofisticado porque es una zona muy sensible", explica la doctora Mar Mira, algo que también advierte el médico estético Javier Anido. “La alta vascularización de la ojera, así como la presencia de elementos nerviosos junto con la fragilidad y delgadez de la piel que la recubre, pueden dar lugar a hematomas u otros efectos adversos". 

De ahí que uno de los tratamientos más demandados en las clínicas de medicina estética sean los rellenos con ácido hialurónico, cuyos resultados son casi inmediatos y su postoperatorio, prácticamente inexistente. "El ácido hialurónico permite recuperar el volumen perdido, rellenar la ojera, proyectar la zona y unificar el tono, disimulando las ojeras y el aspecto de cansancio de la mirada", describe el doctor Anido. Además, hay que tener en cuenta que es el relleno más extendido últimamente porque, como completa el doctor Amselem, "es un elemento natural constitutivo de la piel, con lo cual recuperamos algo que hemos perdido y no inyectamos lo que nunca se ha tenido". Aunque los resultados definitivos se ven a los 15 días -que es cuando se integra el ácido hiaulurónico-, en una sola sesión de 5 minutos se atenúan las ojeras, además de mejorar la luminosidad y las arrugas; un completísimo efecto que Amselem resume en "no ser esclavo del maquillaje cubreojeras" durante 8 a 12 meses.

madison.headrickVER GALERÍA

No todos los rellenos valen

Para obtener esos beneficioso resultados y no sufrir los posibles efectos negativos, no todos los ácidos hialurónicos son válidos. "Hay que emplear uno poco reticulado para evitar problemas en la zona. A veces, si empleamos ácidos hialurónicos no adecuados por consistencia o ponemos demasiado, podemos provocar edema y bolsas en los ojos debido a la gran capacidad de captar agua por esa zona", explica la doctora Rosa del Río, que también destaca la importancia de la mano del experto y su técnica porque es una zona muy delicada. Afortunadamente, los profesionales españoles se sitúan entre los mejores a nivel mundial, como confirmó que, el pasado agosto, la publicación Journal of Cosmetic Dermatology publicara un documento de consenso sobre cómo tratar con ácido hialurónico las ojeras elaborado entre varios médicos de nuestro país.

“Por primera vez la comunidad científica se pone de acuerdo sobre cómo abordar la ojera, quién es el candidato ideal, cuál es el mejor producto para hacerlo y la técnica idónea para realizarlo”, comenta el doctor Anido sobre este artículo. Quienes tengan bolsas o un exceso de piel en la zona del párpado, posiblemente, deberían recurrir a otras intervenciones -por ejemplo, la mencionada blefaroplastia-, pero cuando el problema principal es el hundimiento, el ácido hialurónico es la opción que recomiendan la mayoría de expertos, que también tienen claro que necesitan un producto de relleno con unas cualidades muy determinadas.

Actualmente solo Redensity 2, de Teoxane, está aprobado por la Agencia Española del Medicamento para infiltrarse en las ojeras. Se trata de un gel que combina un 70% de ácido hialurónico reticulado y un 30% de no reticulado. Sobre la técnica, "debe infiltrarse entre el hueso y los panículos grasos en forma de abanico hasta que se corrige la depresión. Luego se realiza un suave masaje para distribuir el producto dentro del canal ocular y asegurar que el relleno permanece en el lugar correcto”, detalla Anido.

natalie_roserVER GALERÍA

- El nuevo bótox y otros retoques estéticos que serán tendencia en 2020

Tratamientos combinados

Y aunque el protocolo anterior es de por sí efectivo, la mayoría de especialistas recomiendan completarlo con otros tratamientos adicionales según cada paciente. Así, si la coloración es muy marcada, en el barcelonés Instituto de Benito lo combinarían con carboxiterapia, peelings o luz pulsada. Si, tras rellenar las ojeras, los párpados siguen quedando caídos, radiofrecuencia y toxina botulínica serían los pasos posteriores en el Grupo Pedro Jaén. O cuando lo que se busca es una mirada más joven y descansada de forma global, en Mira+Cueto ofrecen un completo tratamiento con bótox, ultrasonidos Ultherapy e hilos tensores. En cualquier caso, el objetivo está claro: tener una mirada más bonita y despierta en tiempos de insominio y mascarilla.

Más sobre

Read more