Los alimentos que Pilar Rubio nunca toma porque deshidratan la piel

Varias expertas en el cuidado de la piel y la dieta nos cuentan los mejores trucos para manternos hidratadas bebiendo ¡y comiendo!

“No sólo bebiendo agua nos hidratamos, también lo hacen ciertos alimentos que nos proporcionan ese extra de hidratación que necesitamos en los meses más calurosos”, decía Pilar Rubio. La presentadora está muy interesada en la nutrición y en el fitness y lo demuestra cada vez que le preguntan sobre su dieta o cuando comparte sus entrenamientos a través de las redes. Para seguir el ejemplo de la presentadora y mantener la piel bonita e hidratada durante las estaciones de primavera y verano, los expertos recomiendan mantenerse alejado de los alimentos ultra procesados y optar por materias primas ricas en agua, una máxima que la madrileña sigue al pie de la letra. Consultamos con varias médicos y especialistas en el cuidado de la piel y la nutrición cuáles son los trucos con los que beber agua va a convertirse en un auténtico placer (incluso para las que no se terminan más de dos vasos al día).

Cuánta agua hay que beber al día

"Somos agua. El agua constituye más de dos terceras partes del peso del cuerpo humano. Sin agua, los seres humanos morirían en pocos días. Todas las células y órganos necesitan agua para funcionar": las palabras de Nela Berlanga recuerdan lo que seguro que ya sabías, que además de ser un hábito saludable, ingerir líquido a diario es un deber vital. Para fijar el 'cuánto', desde Mira + Cueto apuntan que la cantidad varía según el género: "Deberíamos tomar al menos 2 litros de agua al día, en el hombre aumentan esas necesidades, por sus características metabólicas, en ellos estaría alrededor de los 2 litros y medio, lo que supondría sumar 2 vasos más a los 8 que necesitan las mujeres". Para ser más exactos, la doctora Mira avisa de que la dieta también ayuda a alcanzar la hidratación diaria recomendada: "Nuestro consumo de agua también viene de los alimentos, aproximadamente en un 30%, por lo que esta necesidad se puede adaptar en parte según nuestra alimentación. Hay alimentos que favorecen una buena hidratación y otros que hacen lo contrario". 

Alimentos ricos en agua

Los expertos dicen 'sí' a aprovechar la alimentación como fuente de hidratación, pero en la moderación está la clave como avisa Laura Parada: "Recomendaría frutas acuosas como la sandía, el melón, las fresas y el pomelo, estas contienen aproximadamente entre un 90 -92% de agua, pero no debemos excedernos con el consumo de las mismas, así que podemos cortarlas en cubitos y agregarlas al agua para dar sabor". Un truco que comparten en Kilos Out, desde allí te proponen cortar alimentos como el pepino, el apio, el calabacín, la lechuga o el melocotón en rodajas y añadirlos a una jarra de agua. 

Como alternativa, la doctora Mira enumera las materias primas que se pueden consumir en ensalada, macedonia de frutas o como acompañamiento a la carne, al huevo o al pescado: "Las espinacas, el tomate, la zanahoria, la coliflor cocida, la lechuga, las manzanas y las peras, las fresas, piña y la naranja y la mandarina. Como se puede ver están el grupo de las frutas y verduras, que en estos días especialmente siempre tienen que acompañar a las proteinas". 

¿Entre horas o durante las comidas?

Desde Slow Life House tienen clara la respuesta a la eterna pregunta: "Entre horas, ya que junto con alimentos puede hacer más pesada la digestión. También es recomendable beber agua por la mañana, en ayunas, ya que nos ayuda activar nuestro sistema digestivo que estuvo muchas horas sin ser hidratado", un primer vaso mañanero que muchas celebrities toman religiosamente nada más levantarse. La experta de Mira + Cueto opta por la filosofía de escuchar al cuerpo en cada momento y explica que "lo importante es repartir las tomas a lo largo del día y mantenerse en un equilibrio hídrico lo mas constante posible, así nuestro organismo funcionará mejor". 

Infusiones: sí o no

"Las infusiones funcionan perfectamente para hidratar porque de hecho es agua con una infusión por lo que es una excelente opción para reemplazarla", asegura la Dra. Rosso, una alternativa que convencerá a todas aquellas a las que les cuesta beber a lo largo del día. Como extra, la experta añade que "también aportan otros contenidos, con lo cual también es positivo ya que muchas veces si perdemos sales minerales por el deporte o por el calor". Mar Mira coincide con la doctora Rosso y añade: "Las hay para todos los gustos, frías y calientes y cada una con sus propiedades específicas. Entre otros tenemos el jengibre que mejora la circulación de la sangre y el hinojo muy recomendable para personas con tendencia a la anemia por su contenido en hierro e histidina"

Sin embargo, desde Slow Life House apuntan la lista de infusiones vetadas porque su acción depurativa resultaría contraproducente: "Hay que evitar las que tengan teína, como el té por ejemplo, que tiene efecto diurético, y esto nos hace perder esta hidratación. Mejor optar por infusiones como manzanilla, rooibos, menta poleo, infusiones de frutas, etc". 

Beneficios de beber agua

El agua es salud, pero si no sabías hasta qué punto te hará sentir bien el mantenerte hidratada a diario, la doctora Paula Rosso se encarga de convencerte: "Lo necesitamos para el buen funcionamiento de nuestro sistema vascular, los riñones, del aparato digestivo, para todo, incluso el pulmonar", asegura la experta, quien avisa de que "a nivel de mucosidad es importante la hidratación y se nota hasta en la piel, cuando estamos deshidratados la vemos con un aspecto más feo". Como último empujón para las rezagadas, desde Kilos Out señalan sus ventajas para adelgazar: "Suprime el apetito y ayuda al cuerpo a metabolizar las grasas. Si estamos deshidratados sufre nuestro rendimiento al hacer ejercicio y aumentamos la fatiga. Es muy importante beber agua mientras hacemos ejercicio para cuidar nuestras articulaciones". 

Los enemigos de la hidratación

Una cesta de la compra parecida a la de Pilar, llena de alimentos frescos y de temporada, es una de las claves para mantenerse hidratada siempre. En cuanto a los que hay que vetar del carro, desde Mira + Cueto no lo dudan: "En ese sentido hay un enemigo claro: el alcohol", comienza la especialista y explica que "cuando tomamos una bebida alcohólica se elimina más agua que la que se ha ingerido. Cuidado con la cerveza, aunque tiene cierto efecto diurético por su bajo contenido en sodio, nos deshidrata más por el alcohol que posee".

En Lajo Plaza también apuntan al alcohol como el veto nº1, el segundo son las gaseosas: "Con las bebidas carbonatadas lo que vamos a lograr es aparte de una ligera deshidratación es hincharnos mucho. Estos dos serían los grupos de riesgo, obviamente las comidas muy saladas también las evitaría porque no es un correcto aporte de líquidos". Sí, por último la sal, un condimento que Nela Berlanga tampoco recomienda: "Ojo con los embutidos, jamón y quesos como el parmesano. También la comida procesada suele tener un alto aporte de sal".

Más sobre

Read more