Los hábitos de belleza que debes cambiar (y los que no) en el embarazo

Los expertos responden a las preguntas más habituales sobre el uso de cosméticos en la gestación

A lo largo de los nueve meses de gestación, las mujeres tienen que prestar especial atención al cuidado de su piel. Afrontan una etapa en la que hay muchos cambios, el principal el aumento de peso, y hay que intentar prevenir la aparición de las temidas estrías, uno de los grandes 'daños colaterales'. Pero, durante el embarazo, tal vez surgen más dudas sobre los cosméticos que utilizamos. Hemos querido contar con la opinión de los expertos para que nos ayuden a descubrir qué hay de cierto y qué no en el uso de determinados productos durante este periodo tan especial e intenso para la mujer. Desde valorar la eficacia real de los antiestrías y los aceites o si hay determinados protocolos que deben evitarse en esta etapa, hasta resumir con qué activos conviene tener más precaución. 

Bar Refaeli piel embarazoVER GALERÍA

Aceites hidratantes: ¿son realmente útiles?

Son muchas las mujeres que recurren al uso de aceites cosméticos para la piel en la gestación, para hidratar y prevenir las temidas estrías. Pero, ¿cuál es su eficacia? Partimos de entender por qué aparecen. “Durante el embarazo, la piel tiende a distender de forma más o menos brusca. Esa distensión produce una ruptura a nivel de la dermis más profunda, donde se localizan las fibras colágenas y elásticas. Estas se rompen y se produce la aparición de una cicatriz atrófica que clínicamente se manifiestan en forma de estría”, comenta la doctora Elena Martínez Lorenzo, dermatóloga de la Clínica Pilar de Frutos. “Para evitar la aparición de estrías es fundamental una alimentación adecuada, libre de grasas; así el aumento de volumen y la distensión es menor. También la realización de ejercicio físico adaptado al embarazo; beber agua para conseguir una adecuada hidratación desde dentro; y realizar una buena hidratación de la piel desde fuera. La hidratación mantiene una piel más elástica, permitiendo una distensión sin rotura", añade. Pero, en su opinión, no basta con una crema hidratante cualquiera, deben usarse cremas destinadas a evitar las estrías del embarazo. "Estas deben tener la capacidad suficiente para penetrar en las capas más profundas de la piel y estimular la producción de fibroblastos. Esto se consigue con el uso de cremas antiestrías. Los aceites hidratantes no tienen la capacidad suficiente penetración en las capas de la piel”, explica.

Sara Sálamo embarazoVER GALERÍA

¿Cuál es la eficacia real de los antiestrías durante el embarazo?

Como decíamos, la piel sufre durante el embarazo una distensión que hace que puedan aparecer las estrías. “Su aparición durante el embarazo depende de factores genéticos, hormonales y del aumento de volumen inherente al embarazo y propio de él. Los dos primeros no podemos controlarlos, sin embargo la distensión secundaria al aumento de volumen sí, con una adecuada dieta y ejercicio físico. Además con el uso de cremas antiestrías se mejora la elasticidad de la piel, evitando la ruptura de la misma con el aumento de volumen. Por ello las cremas, siendo constante, sí pueden reducir la aparición de estrías. Así, son productos útiles que suponen una eficacia real reduciendo la aparición de estrías pero no olvidemos que hay otros factores que no podemos controlar y que son también origen de las antiestéticas estrías que aparecen durante el embarazo”, explica la doctora Martínez Lorenzo. “Las estrías tienen que ver mucho con el tipo de piel de cada persona, no todas las pieles tienen la misma elasticidad y capacidad regenerativa. Dicho esto, es importante utilizar productos que ayuden a hidratar, nutrir y sobre todo que estimulen la producción de colágeno y elastina. Cualquier piel, sea propensa o no a estrías, siempre agradecerá una ayuda extra. Es de vital importancia que sean productos indicados para embarazadas y antiestrías, y también, repetir la aplicación ¡cuantas más veces mejor!”, matiza Estrella Pujol, directora y fundadora de Oxigen. 

Laura Escanes embarazadaVER GALERÍA

Manicura en gel, tintes de pelo… ¿se pueden realizar?

Otra de las grandes dudas que tienen muchas mujeres embarazadas es si pueden teñirse el pelo o incluso realizarse manicuras de gel. “Son procedimientos seguros durante el embarazo, siempre y cuando se lleven a cabo con las medidas de precaución adecuadas durante su aplicación y su retirada”, nos comenta la dermatóloga. “Las uñas de gel se realizan en base al uso de monómeros de metacrilato. Estos son productos altamente sensibilizantes y, al ser expuestas a la luz de las lámparas usadas en esta técnica, se convierten en un polímero que es completamente seguro. El uso de estos productos es peligroso en su forma líquida, ya que es el origen de dermatitis alérgicas de contacto, tanto en embarazadas como en población no embarazada, aunque el estado de gestación hace que la piel esté más sensible y se sensibilice con mayor facilidad. Los productos usados para la retirada del esmaltado emiten gases que pueden ser perjudiciales para el embarazo, pero en exposiciones intensas y mantenidas, como ocurre cuando se trabaja con estos productos”, nos comenta. Por su parte, Estrella Pujol prefiere ser más cauta y no las recomienda en principio: “En realidad, es más que nada por un tema preventivo, especialmente en el último trimestre. Las uñas pueden dar muchas indicaciones a los médicos en caso de tener que intervenir rápidamente. Por otro lado, es importante destacar que en el embarazo tenemos una disminución importante de calcio, por consiguiente nuestras uñas están mucho más débiles y es recomendable dejarlas descansar el mayor tiempo posible”. ¿Y en el caso de la coloración del cabello? “Es el amoníaco el principal agente perjudicial. Supone un riesgo en exposiciones intensas y frecuentes. Es decir, el principal peligro está en las trabajadoras de centros de estética y peluquería que tienen una exposición prolongada y no tanto en las usuarias”, nos dice la directora de Oxigen, por lo que todos aquellos productos de coloración formulados sin amoniaco no tienen ningún problema en ser usados. 

Street style embarazoVER GALERÍA

¿Hay activos cosméticos que debemos evitar?

Los expertos sí que matizan que hay una serie de activos que convendría evitar durante la gestación. “El retinol y sus derivados, de la vitamina A, contenido en cremas antiarrugas, debe evitarse ya que es teratogénico (puede provocar defectos en el feto). Los alfa hidroxiácidos usados para el tratamiento del acné, en concreto el ácido salicílico, también. Sin embargo, otros como el ácido glicólico pueden usarse siempre teniendo en cuenta el riesgo-beneficio de su uso. Todos ellos son productos irritantes que pueden causar más irritación durante el embarazo, ya que la piel está más sensible”, nos cuenta la dermatóloga, que añade a esta lista el peróxido de benzoilo, también usado para el acné, ya que es tóxico para el embrión. Y nos habla de uno de los principales problemas cutáneos durante el embarazo, el melasma o “paño”, mancha pigmentada marrón, más o menos clara, de gran tamaño. “Esta se trata con hidroquinona, un despigmentante que debe ser evitado durante el embarazo por ser teratogénico”, nos dice. Por último, apunta a que no debemos usar algunos componentes contenidos en cremas tensoras y reductoras como la cafeína, así como los aceites esenciales por su alto poder sensibilizante y las sales de aluminio contenidas en antitranspirantes.

Más sobre