Yoga con 'running' y otras combinaciones muy efectivas para ponerte en forma

Hablamos con los expertos sobre la importancia de combinar diferentes disciplinas para mejorar los resultados

Recién estrenado el mes de abril, quien más quien menos ha empezado ya su particular plan para ponerse a punto de cara al verano. Celebrities incluidas, que no dudan en compartir en sus redes sociales las disciplinas que practican. Cristina Pedroche, por ejemplo, es fan del running y del yoga, y no son pocas las ocasiones en las que comparte sus sesiones corriendo en su Stories o publica fotografías de sus posturas yogui. Paula Echevarría también se ha animado con el Pilates, el yoga e incluso nos ha sorprendido corriendo recientemente junto a su entrenador, Iñaki García. "He pedido salir a correr, no se lo cree nadie", comentaba la actriz asturiana en un vídeo en sus redes sociales. Las celebrities recurren así a combinaciones de ejercicios para aumentar su rendimiento y amplificar los beneficios, pero, ¿sabes cuáles son las mejores?

“Cada vez son más las personas que deciden comenzar un programa de ejercicio para cuidarse y ponerse en forma. Unas deciden empezar con clases de ciclo en el gimnasio, otros con el running, o si no yoga, Pilates o también crossfit”, nos cuenta Miguel Rojo, entrenador personal y CEO en Cool Health Club, quien explica que mezclar todas estas modalidades bien realizadas y con sentido pueden venirnos muy bien para conseguir nuestro objetivo de estar en forma. “De manera aislada, quizá se quedan algo cojas, siempre hay algo que nos aportan por un lado pero que luego se queda escaso por otro lado. Por eso, nuestra recomendación es que hagáis lo que está cada vez más de moda entre las celebrities, combinar distintas modalidades de ejercicio”, nos explica el experto, quien recomienda que lo primero y fundamental es ver si hay alguna actividad que pueda ser perjudicial para nosotros por algún tipo de limitación o problema que tengamos. Una vez descartado, anima a probar diferentes dúos.

“Hay actividades que van a implicar un entrenamiento más exigente a nivel cardiovascular (running, marcha nórdica, ciclo, natación, boxeo) mientras que otras nos demandarán más a nivel de fuerza (musculación, crossfit, Pilates) o incluso nos encontramos con algunas en las que, según el tipo de sesión, podemos buscar más que predomine un trabajo de relajación, fuerza y control postural (Yoga, Pilates, Taichi)”, explica el entrenador personal. “Para nosotros, lo ideal es que exista un equilibrio entre el entrenamiento de fuerza y cardiovascular, sin dejar de lado esos entrenamientos donde busquemos ese control postural y relajación. Lo mejor es ponerse en mano de profesionales que vean cuáles son vuestras necesidades y puedan trabajar esa combinación de actividades según cada uno”, recomienda.

Pero, ¿qué disciplinas combinan mejor entre sí? Hemos hablado también con Gemi Osorio Astorga, entrenadora personal del centro O2 Manuel Becerra, quien nos explica que hay que partir de la base de que si queremos combinar actividades, lo más importante es elegir aquellas que realmente nos 'enganchen' y que vayan con nuestra personalidad. Y nos resume algunas de las que son las combinaciones ‘estrella’ en su opinión.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de cristipedroche (@cristipedroche) el

 

1. Running y yoga. Es uno de las tándem favoritos de las celebrities. “Uno de los beneficios que puedes tener es que lo puedes hacer en cualquier parte. Puedes correr en cualquier lugar y hay determinadas posturas de yoga que ni siquiera necesitan una esterilla”, explica. Y añade que entre los beneficios del running está que se logra ritmo cardiovascular, se queman calorías, se segregan endorfinas… si lo combinas con el yoga, eso te va a permitir mejorar tu masa muscular, que se vuelve mucho más uniforme. “Muchas posturas de yoga trabajan la fuerza en todo el cuerpo, creas masa muscular. Aparte de que esta disciplina permite estirar, así como controlar la respiración. Otro beneficio es que al correr, trabajas mucho la parte inferior del cuerpo, y combinado con el yoga creas un entrenamiento más uniforme, pues este te va a permitir abrir más es pecho, estirar bien la espalda y fortalecer la musculatura de la parte superior del cuerpo. Aparte,  también activas la musculatura del core, lo que te ayuda a que no tengas problemas en la espalda a la hora de correr. Es una buena combinación”, nos cuenta.

2. Crossfit y Pilates. “Si eres de las que necesitas motivación y retos, es buena opción atreverse con este tándem”, explica la entrenadora personal. “Aunque pueden parecer muy diferentes, son actividades que se parecen bastante, pues en ambas se combinan movimientos naturales del cuerpo. Sobre todo en crossfit se hacen movimientos funcionales que en realidad hacemos en nuestro día a día. Impresiona mucho al principio a las mujeres, pero los beneficios son bastante grandes. Mejora la fuerza, la resistencia, la ganancia de masa muscular…”, explica. “Por su parte, el Pilates fortalece sobre todo el core, ganas mucha fuerza. Esto te va a permitir movimientos mucho más seguros en otras disciplinas. También enseña a respirar mucho mejor para controlar la capacidad cardiovascular. El Pilates ayuda a tener un mayor control y fuerza a la hora de ejecutar los ejercicios”, explica, y nos cuenta que combinarlo con esta otra disciplina es una excelente opción. ¿La razón? “En una vas a tener mucha adrenalina, a quemar calorías, a tener trabajo de resistencia, a ganar masa muscular… y por el otro lado, vas a prevenir lesiones, vas a tener ese plus de control del cuerpo, necesario a la hora de ejecutar otros ejercicios, porque vas a ganar fuerza sobre todo en la musculatura profunda. Además, eliminas el estrés y mejoras la autoestima”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de 🌻🌻🌻🌻 (@reneeherbert_) el

 

3. Ciclo indoor y pesas. “Es una buena combinación a la hora de perder peso y moldear el cuerpo”, cuenta. “La primera es una actividad fácil de seguir, vas a disfrutar de la música, pero no hay coreografías. El gasto calórico es brutal. Las chicas la trabajan mucho porque se trabaja el tren inferior, la musculatura de las piernas. Pero es importante combinarla con pesas. No recomendamos hacer solo spinning, lo ideal sería hacer tres días a la semana ciclo y dos días a la semana ejercicios globales de fuerza y, sobre todo, en la parte superior del cuerpo (flexiones de brazos, jalones de espalda...), añadiendo también un trabajo específico para el core”, matiza la entrenadora.

4. Kickboxing y stretching. “Se trata de una combinación perfecta a la hora de buscar un entrenamiento completo para todo el cuerpo, porque combinas cardio y fuerza al mismo tiempo”, explica Gemi Osorio, que nos cuenta que el kickboxing es una actividad que se demanda cada vez más en los centros, especialmente entre las mujeres. “Nos ayuda a aumentar el gasto calórico. Es un entrenamiento muy completo, pues se trabaja tanto la parte superior como inferior del cuerpo, que se tonifica con las patadas y los golpes”. Y forma un buen dúo con el stretching, “una clase que viene muy bien a la hora de estirar, de mejorar la movilidad articular, porque en el kickboxing necesitas mucha movilidad y bastante elasticidad. Con el primero, ganas resistencia, fuerza, moldeas el cuerpo, ganas masa muscular y tienes gasto calórico, mientras que el stretching ayuda a la hora de recuperar la musculatura, estirar, prevenir lesiones y mejorar la oxigenación de todo el cuerpo”.

5. Body combat y body pump. “Para mí es la pareja perfecta, y dentro de las actividades dirigidas de nuestro centro son las clases coreografiadas con más éxito”, apunta Gemi Osorio. Así, el body combat combina movimientos de artes marciales mixtas (capoeira, kickboxing, kung fu…) al ritmo de la música. “Ayuda a eliminar mucho estrés, a quemar muchas calorías, porque hay picos bastante altos de intensidad. Se trabaja y moldea la parte alta, la parte inferior y el core. Y el body pump es perfecto para combinarlo, pues en una clase normal se llegan a hacer hasta 800 repeticiones de fuerza. Se trabajan ejercicios fáciles, pero muy divertidos por ser coreografiados. Al ser muchas repeticiones, quemas calorías, moldeas el cuerpo, y al trabajarse con cargas ligeras, el riesgo de lesiones es menor”, explica.

6. Latino, zumba y functional training. “Es una buena combinación, porque nos da un plus de diversión y entrenamiento completo para todo el cuerpo”, nos cuenta, y explica que en functional training se trabajan grandes grupos musculares, y no de forma aislada, sino como un todo. “Sentadillas, flexiones, se usa material como cuerdas, balones… son movimientos funcionales, estás usando todo el cuerpo, quemando calorías y moldeándolo a la vez. Mientras que el latino es la diversión, con functional training vas a hacer ejercicios globales. Quemas calorías, fortaleces y ganas masa muscular”, explica. Si te gusta bailar y los movimientos fáciles de seguir, según la experta, estas clases son tu alternativa.

Más sobre