Descubrimos la nueva tendencia en medicina estética contra la celulitis

Las técnicas con inyectables se hacen hueco entre los protocolos destinados a combatir la piel de naranja

Cada año por estas fechas damos el pistoletazo de salida a la particular batalla contra la celulitis. O al menos eso es lo que deberíamos hacer, según los expertos, quienes afirman que el invierno es la mejor época para combatirla. Además, a medida que los días van siendo más largos, vemos más cerca el objetivo del buen tiempo... al que hay que llegar con los deberes hechos. La piel de naranja afecta a 9 de cada 10 mujeres, un dato que explica su carácter prioritario en la investigación médico estética. Cada temporada surgen nuevos tratamientos que buscan eliminarla y su el año pasado hablábamos del revolucionario protocolo Cellfina, que prometía acabar en una sola sesión con los antiestéticos hoyuelos, hoy nos centramos en la nueva tendencia de las técnicas con inyectables como tratamiento anticelulítico único o combinados con otros dispositivos.

'Alidya', mesoterapia específica para la piel de naranja

El primer dispositivo médico inyectable específico para la prevención y el tratamiento de celulitis es uno de los protocolos más recomendados por un buen número de centros médico estéticos. Uno de ellos es el Instituto Médico Láser, desde donde explican que la fórmula de Alidya contiene varios principios activos cuyos objetivos son mejorar el pH demasiado ácido de la piel con celulitis o piel de naranja, acelerar el drenaje y la eliminación de elementos tóxicos extracelulares, aportar sustancias que ayuden a la reestructuración celular y normalizar la fisiología de las células grasas (adipocitos), que está alterada en los pacientes afectados por celulitis. Se trata, por lo tanto, de una fórmula muy completa. También se ofrece en el centro The Beauty Concept, cuyos responsables completan los beneficios afirmando que, al inyectarse en pequeñas cantidades, el metabolismo se acelera. 

'Prostolane' contra la grasa localizada

Por su parte, la doctora Irene Cruz del Instituto de Benito nos habla de Prostolane B, un inyectable a base de péptidos biomiméticos con acción lipolítica que ayuda a combatir la grasa localizada leve y moderada de zonas especialmente rebeldes como brazos, flancos, cara interna de muslos o abdomen. Su acción desencadena un proceso natural de lipólisis en el tejido adiposo del paciente, favoreciendo la movilización de las grasas y transformándolas en energía. A la vez, previene y evita el efecto rebote, eso sí, siempre que se combine con dieta equilibrada y hábitos constantes de deporte mínimo 3-4 veces por semana. Según las necesidades del paciente se suelen recomendar cuatro sesiones, una cada dos semanas. Y se puede realizar como tratamiento único o también combinado con radiofrecuencia más ultrasonidos, según el volumen de grasa localizada a tratar. El doctor Leo Cerrud, por su parte, explica que en su opinión Prostolane está indicado para "cualquier zona en la que haya grasa localizada profunda, pero no en todas funciona igual: puede usarse en papada, cartucheras, flancos o abdomen. Pero de momento, la experiencia más completa la estamos teniendo en la grasa de la papada". En cambio, en el caso de la celulitis, prefiere decantarse por otras técnicas en su opinión más eficaces, como protocolos combinados de Alidya + Ondas de Choque.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Kourtney Kardashian (@kourtneykardash) el

Tratamientos combinados: en busca del protocolo más preciso

También en Slow Life House proponen un tratamiento para la zona de las piernas que aúna varias técnicas. Así, su propuesta combina cuatro sesiones de Presoterapia, que estimula el sistema circulatorio y linfático, generando un drenaje ordenado y contribuyendo así con la eliminación de líquidos, grasas y toxinas que generan la celulitis, con cuatro sesiones de Mesoterapia Cellutrix. En esta, se realizan infiltraciones de este cóctel de 43 principios activos con efecto anticelulítico y tensor. Su efecto lipolítico y drenante actúa contra la grasa localizada y la celulitis, y además incorpora ácido hialurónico para evitar la flacidez que se produce ante una pérdida de volumen. Por último, cuando han pasado tres días de los protocolos anteriores, el tratamiento se completa con cuatro sesiones de Venus Legacy, una tecnología segura, indolora y con resultados desde la primera sesión que combina radiofrecuencia multipolar, magnetoterapia y succión. Reduce las células de grasa y, por tanto, el volumen, tensa la piel y reduce los los bultos y hoyuelos consiguiendo una silueta más delgada y definida. 

Alidya y láser

El Centro Médico Lajo Plaza también opta por la técnica combinada en su tratamiento integral de las piernas. De nuevo recurre a Alidya, que trabaja eliminando la celulitis blanda, mientras que el láser Fotona permite una completa personalización del protocolo atendiendo las necesidades concretas  de cada caso: reducir volumen, tensar la piel e incluso disminuir varices finas y arañas vasculares profundas. Sobre Alidya, nos cuentan además que es un activo que basa su eficacia en  descubrimientos en torno a la causa de la celulitis –la acumulación de hierro y hemosiderina en el tejido graso, y su consiguiente efecto tóxico y de inflamación crónica en la grasa –. En opinión de los expertos del centro es la técnica más efectiva, hasta el momento, para combatir la celulitis blanda, la más común y más difícil de eliminar. Su poder anticelulítico se basa en su acción quelante: tiene un efecto alcalinizante que, en primer lugar, neutraliza y “desactiva” al hierro. Esto permite que después sea eliminado con facilidad por el propio organismo. Además contiene otros componentes beneficiosos como el bicarbonato (elimina la acidosis), vitamina C y aminoácidos entre otros activos. En el centro recomiendan hacer infiltraciones a dos niveles: más profundo para mejorar la circulación de la zona, y otra, a un nivel más superficial, para estimular el fibroblasto y aumentar la producción de colágeno. Se recomiendan de 8 a 10 sesiones, a razón de una por semana.

Ácido L-Poliláctico para los glúteos

Si el problema se centra en esta zona, también hay una solución específica. Paz Torralba, directora de The Beauty Concept, nos cuenta que “siempre que un paciente entra en consulta, analizamos en global el tratamiento a administrar, es decir, si lo que quiere es una remodelación de glúteos, hay que analizar si tiene celulitis, la piel poco hidratada, etc… y, a partir, de ahí diseñamos un tratamiento completo”. Añade que si se necesita una remodelación, seleccionan el Ácido L-poliláctico. “Es una opción única y segura, funciona justo debajo de la piel para espesarla, estimulando el crecimiento de colágeno. Se trata de sustancia sintética que el cuerpo absorbe completamente y no hay ningún efecto secundario. Se inyecta en la zona localizada para rellenar los huecos existentes y nivelar la piel, estimular la producción de colágeno, incrementando el espesor de la piel, lo que se traduce en una piel mucho más firme. Además, tiene una acción en la remodelación de las fibras de colágeno ya existentes y promueve la formación de nuevas fibras de colágeno en la zona tratada después de 30 días”, explica la doctora. Se realizan 3 sesiones en un intervalo de unos 30-45 días para dar tiempo a la piel a la producción de colágeno. En glúteos aumenta volumen, se corrigen las irregularidades y actúa de forma muy eficaz para combatir la flacidez, mejorando considerablemente la celulitis. 

Más sobre