acne

¿Mito o verdad? Analizamos las creencias más extendidas sobre el acné

Comer chocolate lo empeora, la pasta de dientes es una buena aliada para evitar los granitos... Nuestra colaboradora Meritxell Martí repasa los aspectos más importantes de este problema de la piel

Estamos ante uno de los problemas cutáneos que más quebraderos de cabeza genera. Más o menos severos, quien más quien menos ha tenido que enfrentarse en algún momento a los temidos e inoportunos granitos que generalmente relacionamos con a adolescencia pero también pueden aparecer más allá de los 30. De hecho, según un estudio publicado en Journal of Investigative Dermatology, este trastorno afecta al 35% de las mujeres entre 30 y 39 años. Tal y como nos explica nuestra colaboradora Meritxell Martí, el acné se forma debido al sebo o la grasa que segregan las glándulas sebáceas de la piel. En los folículos y en los poros, se encuentra la bacteria propionibacterium acnés. Al obstruirse cualquier folículo por una excesiva producción de sebo, células muertas o simplemente suciedad, junto con esta bacteria, se produce una infección e inflamación y se forma pus, ese grano o el comedón con el aspecto que todos conocemos.

Está demostrado que hay factores que pueden empeorar la enfermedad, como pueden ser los cambios hormonales, el estrés, una alimentación desordenada, falta de sueño, alergias, bloqueo de los folículos pilosos, el uso de determinados cosméticos o fármacos... Se habla mucho de esta afección de la piel y esto contribuye a que se creen diferentes mitos, algunos verdaderos, otros no tanto. Nuestra experta, propietaria de Farmacia Meritxell en Andorra, nos los resume en una quincena.

Lee también: Los mejores cosméticos de farmacia para combatir el acné adulto

1. Solo lo sufren los adolescentes ✗
Está claro que es un mito. De hecho, el acné puede considerarse una enfermedad de la piel prácticamente crónica, que con la edad puede evolucionar con más o menos frecuencia o persistencia. Algunas personas incluso pueden desarrollar acné de adultos -muy comentado ha sido el caso de las hermanas Kendall y Kylie Jenner-, aunque lo cierto es que casi el 85% de los adolescentes sufren de alguna manera acné.

2. Afecta más a las mujeres que a los hombres ✓
Es cierto, aunque la verdad es que en el caso de los hombres que sufren acné, este suele ser mucho más agresivo que en las mujeres. Pero el sexo femenino es mucho más sensible a los cambios hormonales, no hay nada más que pensar, por ejemplo, en la influencia del ciclo menstrual.

3. Es contagioso ✗
No es cierto, el acné no se transmite de una persona a otra, aunque evidentemente si hay poca higiene o las lesiones están abiertas, el contacto con toallas o almohadas puede hacer aparecer algún granito, pero no acné como tal.

4. Es hereditario ✓
Cierto. Casi un 80% de las personas que sufren acné tienen familiares directos que lo han sufrido, es posible que sea por el tipo de piel (con las glándulas sebáceas más grandes, o bien que sea más sensible a la inflamación o al contacto con la bacteria). De igual manera, las alteraciones hormonales se pueden haber heredado.

5. El chocolate lo empeora ✗ / ✓
Quizás es uno de los mitos más controvertidos. Mientras que hay personas que dicen que no afecta, otros estudios indican que sí lo hace. Todo depende de la cantidad de chocolate que se coma. Si es poca, no tiene por qué afectar. Si es mucha cantidad, los propios componentes del chocolate contienen bases xánticas como la teobromina que puede estimular su aparición. También el alto contenido de grasa que tiene el chocolate puede aumentar la inflamación.

6. La piel acneica no necesita hidratación ✗
La piel siempre necesita estar hidratada para mantener íntegra su función barrera, pero quienes sufren acné necesitan unos cosméticos específicos. Se deben usar productos que le aporten agua, pero no debemos añadir más sebo que pueda taponar el poro y formar mas acné. Deberían por ello usarse productos muy ligeros y que no obstruyan el poro. Así, deberíamos renunciar al uso de aquellos que contengan manteca de cacao o de karité, aceites minerales como la vaselina, evitar parabenos y fragancias artificiales. Es necesario, por lo tanto, usar cosméticos no comedogénicos, preferiblemente gel y lociones mejor que cremas y bálsamos.

7. Manipular los puntos negros y las lesiones lo empeora  ✓
Tocar los granitos suele empeorar el acné y no solo eso: también irrita la piel y la daña, provocando marcas. La experta apunta que no se cura antes el acné manipulando las lesiones, pues cuando “vaciamos un grano”, la infección se extiende, por lo que tarda más en curarse.

8. El sol y las lámparas de UVA lo mejoran ✗ / ✓
Los rayos UV actúan como desinfectantes, y secan más las glándulas sebáceas. Sin embargo, este es un efecto muy a corto plazo, ya que cuando se deja de tomar el sol se produce un efecto rebote y empeora. Además de que puede aumentar el riesgo de lesiones y manchas, sobre todo si se está tratando el acné, pues la mayoría de productos son fotosensibilizantes.

9. No se debe maquillar una piel con acné ✗ / ✓
El maquillaje suele taponar el poro y puede aumentar la cantidad de suciedad que está en la piel, por lo que podría empeorar el problema. Sin embargo, hay maquillajes de tratamiento específico para piel acneica que, además de tratar la piel, disimulan las lesiones, lo que psicológicamente es beneficioso y el acné mejora.

10. Empeora con malos hábitos de higiene ✓
Por supuesto, aunque puede haber personas que tengan pobres hábitos de higiene y no tengan acné, sin embargo, en aquellas que lo sufren, la suciedad va a provocar que aumente la sensibilidad de la piel, la inflamación y se incremente la probabilidad de infección. Eso sí, de nuevo, es importante que los productos sean los adecuados, pues si son demasiado agresivos, en una piel muy sensibilizada van a causar una extrema irritación. En este aspecto, tenemos que tener cuenta por ejemplo el pelo, que está en contacto continuo con la piel, por lo que la grasa y la suciedad del mismo pueden agravar el problema.

11. Aparece mientras dormimos ✗
Falso. Lo que pasa es que mientras dormimos no nos damos cuenta, y al despertarnos con un nuevo grano sí. Pero puede aparecer de igual forma de día que de noche, a no ser que se deba al contacto con las sábanas o las almohadas, que no estén limpias.

12. Se relaciona con una dieta desequilibrada y pobre ✓
Es cierto que el acné puede empeorar con una dieta desequilibrada, ya que puede provocar, por ejemplo, una mayor producción de grasa por las glándulas sebáceas, bloqueando a la vez los poros. Aquellos alimentos que pueden causar malas digestiones y alergias pueden producir un agravamiento del acné. Por ejemplo, hablamos de aquellos con un alto contenido en frituras, embutidos muy grasos y alimentos muy picantes, que estimulan la vasodilatación y aumentan la sensibilidad de la piel. De igual manera sucede con un exceso de alimentos industriales, que aumentan el contenido de toxinas en el organismo, lo que puede provocar el empeoramiento de acné.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Lorena Rae (@lorena) el

13. La pasta de dientes y el zumo de limón borran el acné ✗ / ✓
En opinión de Meritxell Martí, pueden echar una manos estos remedios caseros -utilizados hasta por modelos como Kaia Gerber-, pero hay que tener precaución. Nos cuenta que la pasta de dientes ayuda a que se sequen los granitos, pero sin embargo no trata el acné como tal, no impide que continúe saliendo. Además, los detergentes de la pasta pueden irritar la piel provocando enrojecimiento e irritación en la piel, lo que puede hacer que necesitemos usar una pomada con corticoide después. El zumo de limón actúa igualmente como secante y exfoliante, por lo que de forma puntual puede servir, pero no como tratamiento.

14. Conviene evitar los productos exfoliantes ✗
Falso. Al contrario, los exfoliantes, sobre todo los que son ácidos como el glicólico o el retinol, van a ayudar a retirar las células muertas y evitar que se tapone el poro, explica Meritxell Martí, que precisa que lo que no hay que hacer es excederse en su uso, para evitar irritar la piel que está ya sensibilizada.

15. La causa depende de la zona en la que aparece ✗ / ✓
Puede tener cierta influencia. El acné en la frente puede ser causado por el pelo, sombreros, casco o gorras. Es el acné más juvenil. En el caso de que aparezca en la mandíbula y las mejillas, puede ser debido al uso del teléfono o al contacto de las manos. Mientras, alrededor de la boca, mandíbula y barbilla, suele ser debido a problemas hormonales.

Más sobre