Mitos y verdades: la guía definitiva para prevenir las manchas en la piel

Los mejores consejos de los expertos para prevenir este daño tan común en verano

¿Piensas que el sol es el único culpable de las manchas en la piel? Si la respuesta es afirmativa, te recomendamos que prestes atención a lo que nos han dicho los expertos porque no solo vas a descubrir muchos mitos que no son ciertos, sino que también puede que estés pasando por alto algunos aspectos que deberías tener en cuenta si quieres lucir una piel bonita. "El sol es uno de los factores que más favorecen la aparición de manchas, ¡pero no el único! Los cambios hormonales y algunos medicamentos (como las pastillas anticonceptivas) también pueden ser los causantes. Incluso la falta de hierro, calcio, Vitamina A, E y B pueden provocar la aparición de manchas en nuestra piel", nos dice Rosa García, asesora de cuidado facial de Olay. "Sin embargo, el sol es el culpable por excelencia, los rayos ultravioleta dañan las células, y algunos productos faciales con los que nos exponemos al sol pueden agravar el problema, como el uso de cosméticos o fragancias que contengan alcohol. El acné también puede ser una causa", afirma. 

La asesora de Olay explica de una manera muy sencilla por qué nos salen manchas: "La exposición excesiva a los rayos UV provoca que el colágeno y las fibras elásticas se rompan y, por tanto, que la piel pierda elasticidad, firmeza y con ello la sensación de aspecto joven. Esta pérdida provoca un incremento inusual en la producción de la melanina, y con ella la generación de manchas".

Mitos y verdades: la guía definitiva para prevenir las manchas en la pielVER GALERÍA

Tal y como nos dice Cyrille Telligne, creador de la marca cosmecéutica francesa Novexpert, es importante saber que existen diferentes tipos de manchas de sol:

- El melasma, que afecta principalmente a mujeres bastante jóvenes y con fototipos oscuros. Se puede ver en la cara, en un área grande y se debe principalmente a las hormonas y al sol.

- Los lentigos, son las manchas solares clásicas, afectan a todos los fototipos y pueden aparecer en todo el cuerpo. Este tipo de manchas solares se deben principalmente a los excesivos rayos UV y/o la herencia genética. 

- Las ephelis o pecas, aparecen principalmente en el fototipo rubio pero no únicamente, se pueden ver en todo el cuerpo y el rostro (niños, adolescentes, adultos ...) y aparecen generalmente después de una quemadura solar o por causas genéticas (como en el caso de las pieles asiáticas).

"Una medida drástica sería no exponerse al sol. Pero el sol, moderadamente, es beneficioso para el estado de ánimo, la síntesis de vitamina D por supuesto (vitamina principal para la salud), algunos eczemas, hipertensión (el calor produce vasodilatación y también impulsa algunas moléculas a cargo de la "relajación" del vasos sanguíneos), reduce muchos tipos de cáncer (no conocemos exactamente la razón en realidad) y restablece nuestro reloj interno", declara Telligne, que opina que los alimentos y los complementos alimenticios pueden desempeñar un papel en la prevención de manchas solares: "Los carotenoides, como el β-caroteno que podemos encontrar en las zanahorias, han demostrado ofrecer protección contra la radiación UV. Albaricoque, tomates (incluso salsa de tomate), así como vegetales verdes que son ricos en vitamina E como judías verdes, pero también aceite de girasol, nueces, aceite de oliva, aguacate ... Dar prioridad también a los omegas 3 (antiinflamatorios) alimentos como la colza y aceites de camelina, pescados como la sardina, la caballa o el salmón...". 

Es mejor prevenir que curar

Médicos, dermatólogos, directores científicos... Todos coinciden en una cosa y es que la prevención es primordial para evitarlas. "Sabemos que aproximadamente el 90% de los signos visibles del envejecimiento de la piel son debidos a los daños acumulativos del sol", nos explica Sandra Burgos, Directora de formación de Clinique, que tiene claro que la mejor prevención consiste en "aplicar siempre la protección solar adecuada y una buena rutina de hidratación. De hecho, desde Clinique siempre afirmamos que la mejor rutina antiedad, es la utilización de protección solar diaria. Una buena rutina de hidratación nos proporcionará un bronceado sano y uniforme, puesto que las rupturas de la barrera de hidratación hacen que en esas zonas de la piel la radiación penetre más fácilmente. La protección solar diaria temprana es la mejor inversión para evitar las manchas en el futuro, puesto que es la acumulación del daño recibido, la que provoca la aparición de manchas y tono desigual". "La piel tiene memoria... perdona, pero no olvida, y si no hemos protegido nuestro cutis y cuerpo durante nuestra juventud, con toda probabilidad en un futuro nos saldrán manchas", dice el Doctor Ricart, director del Instituto Médico Ricart, que nos recomienda utilizar siempre cremas hidratantes que lleven incluido factor de protección.

Los expertos nos recomiendan algunas medidas que debemos tener en cuenta, sobre todo en verano: 

- No salgas a la calle sin protección solar. Para diario puedes utilizar cremas con SPF 20 con factor de protección solar para proteger la piel contra los efectos nocivos del sol y los radicales libres. Para tomar el sol procura usar una que contenga SPF 30 o superior, SPF 50. Además es importante que la apliques 15 o 30 minutos antes de que te dé el sol, porque la protección no es instantánea, tarda un tiempo en hacer “efecto pantalla”.

- Exfolia tu piel con mimo y cuidado al menos una vez al mes para que las imperfecciones no sean un problema.

- ¡Desmaquíllate bien siempre antes de acostarte! Tomar el sol con maquillaje no es una buena idea, ya que el tono de las zonas maquilladas será diferente al de las zonas sin maquillar.

- Si tomas algún tratamiento hormonal, incrementa las precauciones de cara a la exposición solar: protección más alta, menor tiempo...

- Si se están utilizando despigmentantes para intentar eliminar o suavizar las manchas, es imprescindible no exponerse al sol. Los principios activos del producto debilitan la piel exponiéndola a un efecto multiplicador de la fuerza del sol obteniendo un efecto rebote y contrario al buscado.

- Adopta unos hábitos de vida saludables: una alimentación equilibrada, practica ejercicio 3-4 veces a la semana...

- Usa gorras o sombreros para proteger la cara de los rayos solares.

 

Una publicación compartida de Eugenia Silva (@eusilva) el

- Evita tomar el sol entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde, en esta franja la radiación solar es más fuerte.

- Elige un buen fotoprotector para tu tipo de piel. En el mercado hay miles de marcas que ofrecen proteger tu piel frente a los rayos ultravioletas, pero debemos ir más allá, ya que hasta hace poco sólo se conocía el impacto nocivo de los rayos UVB en la piel. Hoy en día debemos saber que todo el espectro solar (UBV, UVA, infrarrojos y luz visible) es fuente de daño cutáneo, por lo tanto, nuestra crema solar debe ser de amplio espectro.

- Por la noche, evita el uso de determinadas sustancias, como el ácido glicólico o retinoico.

- No se recomienda depilarse justo antes de exponerse al sol (a la cera o con productos químicos), ya que estamos eliminando parte de las capas superficiales de piel (extracto córneo). Así como el láser, que provoca inflamación de los tejidos y por consiguiente, una debilitación de la misma que puede provocar manchas.

- Respecto a los jabones y cosméticos que utilices, no escatimes: elige productos de buena calidad y cuyos resultados hayan sido testados. Huye de los que contengan alcohol y usa los que incluyan una fórmula específica anti-manchas para lucir una piel luminosa, uniforme y radiante.

Hazte analíticas cada daño para cerciorarte de que todo en tu organismo va bien.

- Otro factor fundamental será mantenernos siempre hidratados y contar con una botella de agua a mano, ya que la piel es el primer órgano que se ve afectado por la deshidratación, favoreciendo la aparición de manchas.

itsnowcoolVER GALERÍA

Y si ya tenemos manchas... ¿cómo podemos disimularlas? 

"El primer protocolo de actuación es por supuesto limitar el tiempo de exposición al sol, en verano, vestir ropas protectoras, lo ideal es optar por una pamela o sombrero y utilizar un filtro solar que reduzca las manchas ya existentes y evite el riesgo de hiperpigmentación. Hoy en día hay muchas alternativas para corregir y tratar las manchas ya existentes, desde tratamientos médicos-estéticos como pueden ser peelings, láser o luz pulsada, así como terapias y protocolos de tratamientos despigmentantes, todos ellos se basan en reducir la malanina ya oxidada e instalada en la piel. Es muy importante tener en cuenta la época del año para comenzar un tratamiento aclarador de manchas, ya que en estos procedimientos es crucial evitar la luz solar, por lo que es ideal comenzar en otoño cuando el índice de UV es menor y prolongarlo durante el invierno", apuntan los expertos del Institut Esthederm.

Sobre los tratamientos que hay actualmente para eliminar las manchas, Ariadna Ortiz, Dermatóloga y Directora Médica de PFDC, asegura que hay que tener en cuenta que son largos en el tiempo: "Las manchas no desaparecen de forma inmediata. Los efectos pueden manifestarse a partir de los dos meses de aplicación del despigmentante". En su opinión, los más eficaces son: "Los que incluyen principios activos que actúan en el enzima responsable de la síntesis de melanina, la tirosinasa. La melanina es el pigmento natural que produce la piel para broncearnos gracias a la exposición a los rayos UV. Cuando esta melanina no se dispersa uniformente y se localiza da lugar a la aparición de manchas. Un activo muy interesante con acción despigmentante es el ácido azelaico. Porque impide la acción de la tirosinasa, impide la acumulación localizada de melanina y además es antioxidante bloquea a los radicales libres (ROS especies reactivas de oxígeno) lo que impide la pérdida de firmeza y la aparición de arrugas". 

"En nuestro centro, desde hace varios años, hemos llegado a la conclusión de que no hay tratamientos mejores ni peores, sino que en la gran mayoría de los casos es la combinación de varias técnicas lo que da los resultados más idóneos para cada paciente", explica Cristina Caballero, directora de Clínica Olavide. "Se trata de realizar un buen diagnóstico de la mancha, del tiempo que lleva el paciente, de su estado hormonal y de otros muchos factores… Para de esta manera recomendarle la mejor opción para conseguir unos resultados excelentes", añade, haciendo hincapié en que "aún nos está costando mucho hacer entender a los pacientes que hay que protegerse del sol, que no vale aplicarse la protección solo una vez al día sino que hay que hacer varias repeticiones y que no solo hay que protegerse en verano".

El peeling químico puede ser una opción perfecta, según la Doctora Aleyda Maque, de Clínicas CRES: "Los tratamientos se basan principalmente en la eliminación de capas superficiales de la piel con el objetivo de ir aclarando el color de la pigmentación. Tratamientos como el peeling químico es una alternativa excelente, ya que actualmente se cuenta con productos que generan una leve descamación pero que consiguen mejorar el aspecto de la pigmentación. Un tratamiento rápido sin molestias y efectivo". Lo mismo opina la Dra. Carmen Martín, de la Clínica Dray: "Para manchas de causa hormonal (melasma) son muy eficaces los peelings químicos. Para léntigos solares (manchas redondeadas más pequeñas) cuyo origen está relacionado con la exposición al sol, el tratamiento indicado es el láser o IPL".

"Lo normal es que el uso de cremas no sea suficiente y sea necesario un tratamiento más eficaz y penetrante", afirma la Dra. Paloma Cornejo. "En ese caso utilizamos peelings de diferente composición en función del fototipo (tono cutáneo y su respuesta al sol) y la sensibilidad de la piel del paciente. No vale cualquier tipo de peeling, de hecho, una mala elección puede ser contraproducente". "Tras su aplicación el paciente descama normalmente a las 48 horas durante otras 48 horas, pudiendo organizar su agenda. En el caso de estar contraindicado el uso de peelings se puede utilizar con mucha precaución el microneedling (instrumentos multipunción para favorecer la introducción de activos) con despigmentantes tópicos o con ácido tranexamico (molécula muy de moda que inhibe la transferencia de melanina al queratinocito)".

El maquillaje puede convertirse en tu aliado

Aitor Cuni, Training & Education Manager de Coty, nos explica que "siempre es aconsejable el uso de primers que suavizan la piel, CC cream o cremas correctoras que, gracias a pigmentos específicos, consiguen unificar (no hacer desaparecer) aquellas manchas e imperfecciones en la pigmentación de nuestra piel. A continuación, podemos utilizar correctores, que gracias a los beneficios de sus pigmentos y cobertura podemos trabajar por disimular dichas manchas, teniendo en cuenta que deberemos tener en cuenta la elección de un tono que sea lo suficientemente oscuro para cubrir. No blanquecino pues no conseguiremos cubrir aquello que queremos disimular. Tonos anaranjados contribuyen a la buena corrección de manchas marrones oscuras. Posteriormente para disimular este trabajo que hemos hecho con los correctores, aplicaremos una base de maquillaje líquida, polvo o ambas, si queremos una muy buena cobertura, buscando el tono ideal para lucir una piel sin imperfecciones".

"Hoy en día tenemos fórmulas que permiten cubrir las manchas y homogeneizar visiblemente la piel. Estamos hablando de productos que contienen pigmentos. En este caso podemos encontrarnos en función de la necesidad de cobertura diferentes propuestas: cremas con color, fotoprotectores con color o fotoprotectores con textura BB cream, y maquillajes. En este último caso, encontramos una amplia variedad donde los maquillajes correctores son el aliado perfecto. Podemos cubrir desde lesiones leves aplicando una ligera capa a cubrir graves imperfecciones o manchas aplicando mayor cantidad sin que varíe el tono. Además, estos maquillajes nos protegen frente al sol, tanto UVB/UVA como del visible, por lo que son un complemento perfecto al fotoprotector", apunta Mercedes Abarquero, Directora Científica de Vichy.

Más sobre

Read more