navidad-piel

Los 3 ingredientes que no debes tomar según el dermátologo de las Victoria's Secret

El doctor Colbert nos recuerda por qué eliminar el alcohol y los llamados 'venenos blancos' debería estar entre nuestros propósitos de belleza

En general abusamos de ellos todo el año, más aun durante las navidades, sin pensar en los efectos negativos que tienen sobre el cuerpo, al margen de ser culpables de los kilos de más. Con la ayuda del Dr.Colbert, uno de los dermatólogos favoritos de muchas estrellas, ángeles de Victoria's Secret incluidas, te contamos cómo prevenir y combatir los efectos de un consumo excesivo para que no afecte de sobre manera a tu piel.

 

El alcohol, el enemigo de la juventud

Cuando te tomes esa copa de más, no solo has de pensar en las consecuencias en forma de resaca. Los efectos diuréticos del alcohol pueden hacer que se agote antes la cantidad de agua en el cuerpo y, en consecuencia, hacer que la piel se vuelva seca y apagada. Y cuando esto sucede, se arruga fácilmente, lo que hace que parezca más deteriorada. Por eso, el agua se convierte en el elemento indispensable para ayudarnos a combatir ese efecto del alcohol. Hay que hidratar, tanto por dentro como por fuera, tanto bebiendo agua como con el uso continuado de una buena crema hidratante.

Suprime el azúcar para prevenir la flacidez y las arrugas

Este dulce ingrediente no sólo contribuye al aumento de peso, sino que también puede dañar el colágeno y la elastina en un proceso llamado glicación. Cuando ésta se produce, la piel pierde tono, se vuelve débil y menos flexible, originando imperfecciones superficiales tales como arrugas prematuras, flacidez y pérdida de luminosidad. Por eso, es necesario controlar la ingesta diaria de azúcar para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel. Se recomienda, sobre todo, evitar los alimentos procesados, ya que la mayoría de ellos contienen un gran porcentaje de azúcar. Y de igual manera, hay que reducir la ingesta de hidratos de carbono y aumentar el consumo de fibra. Un extra que puede ayudarnos es el uso de un buen sérum, que promueva la síntesis de colágeno y aumente además la luminosidad.

 

Una publicación compartida de Romee Strijd (@romeestrijd) el

 

Menos sal, menos bolsas y ojeras

El consumo excesivo de sodio (sal) en la dieta puede causar deshidratación, edema, hinchazón e hipertensión. La retención de agua hará que el rostro se inflame y también puede contribuir al desarrollo de bolsas debajo de los ojos. Para compensar la deshidratación, las glándulas sebáceas pueden desarrollar una producción excesiva de grasa, lo que puede dar lugar a brotes de acné en la piel. Una vez más, llega la palabra clave como solución: hidratación. Es la manera de prevenir los efectos del consumo excesivo de sal, también evitar los alimentos procesados, comer más frutas y verduras frescas y utilizar sustitutos o alternativas a la sal, como pueden ser las especias, que además pueden ayudarte a adelgazar, de forma adecuada.

 

Tres hábitos que hay que recuperar tras los excesos

Pese a las recomendaciones, siempre bien intencionadas pero sabemos que no siempre fáciles de cumplir, es posible que no puedas ceder a alguna tentación a lo largo de estos días marcados por las comidas y reuniones con familiares y amigos. Por eso, hay que pensar también en el después. Una vez terminada la temporada navideña tras el último brindis o el último trozo de roscón, hay que ponerse manos a la obra y éstas son algunas pautas que debes incluir en tus hábitos:

1. Aumentar el consumo de fibra, pues además de mejorar el sistema digestivo, ralentiza la absorción de azúcar ayudando a controlar el azúcar en la sangre y reducir el riesgo de diabetes. La fibra también ayuda al cuerpo a eliminar las toxinas de su dieta haciendo que la piel luzca más clara y radiante.

2. Cuidar las horas de sueño, cuando te privas de sueño el cuerpo produce más cantidad de cortisol, la hormona del estrés. Unos niveles elevados de la misma producen inflamación del cuerpo y un aumento de la descomposición del colágeno y ácido hialurónico, que afectan al brillo, flexibilidad y luminosidad de la piel. No dormir lo suficiente también se traduce en la falta de equilibrio del agua, lo que conduce también a la aparición de bolsas y ojeras así como a la sequedad y las arrugas.

3. Y no nos cansamos de repetirlo: beber mucha agua es la clave. El agua puede ayudar a revertir estos efectos a su piel y hacer que se vea más hidratada, lo que es esencial para mantener un aspecto más joven y una piel más luminosa.

Más sobre