aplicacion_cremas

Esta es la hora a la que deberías aplicar la crema para que sea (aún más) efectiva

¿Cuándo conviene utilizar los que llevan retinol? ¿Y el fotoprotector? Los expertos en cuidado facial nos dan las claves para que saques partido a tus cosméticos

Elegir la hidratante que mejor te va según tu tipo de piel, valorar si ya ha llegado el momento de empezar a usar una antiedad, decidir si usas una crema con filtro solar incluido o si es mejor optar por dos productos por separado... Son muchas las decisiones que tienes que tomar relacionadas con tu rutina facial. Por eso, quizá no te hayas planteado si también existe un  momento en el que puedes conseguir aumentar la eficacia de las diferentes cremas, tanto por la propia actividad celular de nuestra piel como por la influencia de factores externos, como puede ser la radiación UV. Vamos a intentar ponértelo fácil con la ayuda de varios expertos en cuidado de la piel para que saques (aún más) partido a tus cosméticos.

 

La influencia de la cronobiología

"El funcionamiento de la piel no es igual por el día que por la noche. Por lo general, durante la noche se ponen en marcha procesos de reparación, renovación, exfoliación e incluso un aumento de la secreción sebácea. Cuando dormimos, todos estos procesos van aconteciendo y cuando el descanso es insuficiente o se produce de forma irregular, estos fenómenos pueden verse afectados o percibirse durante el día un aspecto cansado o fatigado en la piel. Por el día, generalmente es el momento de exponerla a factores externos, y nuestra piel lucha para reducir el impacto de los mismos", nos explica Mercedes Abarquero, directora científica de Vichy.

Tus aliados en hidratación, nutrición y protección solar. Sensibalm, de Sileä. Flawless Immaculate Brightener Moisturiser SPF50, de Sepai. Aquasource, de Biotherm. Crema Baume de Rose de ByTerry. Neovadiol, de Vichy. Superdefense SPF 20, de Clinique. Liposomal Serum C-Vit de Sesderma. 

"Los tratamientos cosméticos que se desarrollan teniendo en cuenta la cronobiología diferencian entre cremas de día, orientadas a aumentar la protección de la piel y fortificar la función barrera o a contrarrestar los efectos, incluyendo sustancias fortificantes como aguas termales, hidratantes como el ácido hialurónico, que ayudan a mantener la hidratación y mejorar la luminosidad e la piel, o los antioxidantes, que neutralizan los radicales libres; y de noche. Muchas de estas últimas incorporan elementos microexfoliantes como el ácido salicílico, glicólico que alisan la superficie de la piel, otras sustancias regeneradoras o incluso detoxificantes para proporcionar una piel visiblemente descansada y recuperada", nos explica.

 

Una publicación compartida de Miranda (@mirandakerr) el

Hidratar y proteger del sol, por la mañana

- “Para una rutina habitual siempre recomendaremos por las mañanas las líneas antioxidantes o con efecto lifting”, nos cuenta Mercedes Tarín, del Departamento Médico de Sesderma. Coincide con ella Ana Gallego, creadora de Sileä, quien explica que estos cosméticos conviene usarlos de día para aprovechar el efecto tensor, por lo que en ese caso, utilizaríamos la hidratante por la noche.

- "El uso del fotoprotector y fotorreparador debe ir en nuestro protocolo de mañanas y lo reaplicaremos tantas veces como sea necesario en función de nuestro fototipo-tono de piel", añade Tarín. El protector solar siempre debemos aplicarlo de día para que ejerza de barrera frente a los rayos UV y este debe aplicarse siempre al final, tras el resto de los productos de cuidado.

 

Antiedad y mascarillas, mejor por la noche

- "Lo ideal por las noches es recurrir a las líneas antienvejecimiento o con activos que estimulen la renovación de la piel, como los retinoides, los alfa-hidroxiácidos como el ácido glicólico, etcétera", nos cuenta la experta de Sesderma. "Cuando se comienza a usar una crema antiedad, es preferible usarla de noche, ya que es cuando nuestra piel se repara", coinciden en la firma Sileä. "En general son fórmulas ligeramente más ricas dado que durante el día se prefieren fórmulas más ligeras y es por la noche el momento de aportar la nutrición necesaria a la piel", nos cuenta Mercedes Abarquero, de Vichy.

- En el caso concreto del retinol hay que tener en cuenta que "debe aplicarse por la noche al acostarse porque puede ser fotosensibilizante, y debe ser retirado en la mañana. Además, su aplicación tópica nocturna debe ir, obligatoriamente, acompañada de factor de protección solar alto –por encima de 30- por el día”, puntualiza el doctor Lajo Plaza.

- “Las mascarillas, siempre mejor por la noche, sobre todo si son exfoliantes, pues generan una ‘revolución’ en la capa superficial y en la barrera hidrolipídica de la piel para favorecer la regeneración. Como supone un esfuerzo adicional, es mejor utilizarla durante las horas de sueño”, nos cuenta Paola Gugliotta, cocreadora y directora de Sepai.

 

Una publicación compartida de Karlie Kloss (@karliekloss) el

Mañana y noche

-Nos encontramos también con productos que, en función de nuestro tipo de piel, pueden ser beneficiosos aplicados tanto por la mañana como por la noche. "La hidratante se puede aplicar de día y de noche, especialmente en las pieles más jóvenes", nos cuenta Ana Gallego, de Sileä. "Las hidratantes pueden aplicarse 3 veces al día, pero por lo general gracias a las fórmulas que disponemos es suficiente con 2 veces al día", nos cuenta la experta de Vichy.

Más sobre