Uñas sanas... ¡uñas bonitas!

Nuestra colaboradora Meritxell Martí, de la Farmacia Meritxell, nos da las soluciones para acabar con los problemas más comunes que afectan a nuestras uñas

¿Te han conquistado los colores que más se llevarán en tus uñas esta primavera? ¿Dispuesta a presumir de manicura? Pues bien, el primer paso es tener unas uñas sanas. Tal vez te encuentras con alguno de estos problemas, como uñas frágiles, estriadas, amarillentas... Con la ayuda de Meritxell Martí, nuestra colaboradora propietaria de la Farmacia Meritxell, vamos a intentar aclarar tus dudas, abordando las causas y, sobre todo, dándote soluciones para que este verano ¡sí puedas presumir de manicura top!

MANICURAS DE PRIMAVERA, ¡FICHA LOS COLORES DE LA TEMPORADA!

.

Curiosidades
Las uñas están compuestas principalmente por una proteína llamada queratina, que es lo que les da la estructura y dureza. Se forman precisamente por capas de queratina, que muchas veces se rompen o se descaman. Aunque esta capa más externa de la uña es queratina, debajo de ella, existe la parte que llamamos lecho ungueal y está muy vascularizada. Y, por último, la lúnula es la parte cerca del dedo, en forma de media luna blanquecina.
Las uñas crecen de 0,1 a 0,3 mm cada día y acaban por renovarse por completo entre los 3 y los 6 meses. Este periodo de renovación total es el tiempo que va a permanecer el problema que haya podido haber durante este periodo, falta de nutrientes, golpes, roturas, etc.

Las uñas, al igual que el cabello y la piel, notan el paso del tiempo. La calidad de la uña empeora con la edad, pueden aparecer problemas de formación de las capas de queratina, disminución en la calidad de ésta y de su velocidad de crecimiento.

A través de ellas y su formación podemos ver si hay carencias nutricionales, e incluso si hay alguna enfermedad (puede observarse en la uña). De hecho, en el siglo V ac, ya se diagnosticaba observando esta parte de la mano.

Aparte de modificaciones en la forma y textura de las uñas debido a dolencias congénitas y enfermedades, lo más habitual y lo que más nos preocupa son los problemas cotidianos: uñas amarillentas, que se deshojan o que se estrían o rompen fácilmente. Por otra parte, tenemos otro tipo de preocupaciones como morderse las uñas, aparición de hongos, manchas, deformaciones o separación de las uñas.

Uñas amarillentas
Las uñas cambian de color y amarillean por motivos como:

-Estar demasiado secas, sobre todo por la edad.

-Esmaltes con mucho color aplicados durante mucho tiempo y sin base protectora.

-Fumar suele amarillear tanto el dedo como las uñas de los dedos que se fuma.

Para solucionar el problema, conviene limpiar las uñas en profundidad y utilizar productos específicos blanqueadores, que suelen contener componentes clorados. Las solemos encontrar en forma de pastillas efervescentes, con los que se han de bañar las uñas y dejarlas en reposo. Posteriormente hay que hidratarlas, a ser posible durante bastante rato y en forma oclusiva.

Uñas estriadas
En general, las uñas se pueden rayar o estriar tanto en vertical como en horizontal. Además, esta estría puede nacer desde el principio de la uña o la mitad y pueden provocar que se parta la uña.

No es un problema serio, pero sí es un problema engorroso. Generalmente se debe a un problema de la edad, y no demuestra ningún problema de salud. La causa principal es el envejecimiento de las uñas, pero también la falta de nutrición de las uñas tanto interna como externa. Aunque algunas veces también pueden ser debidas a otras causas: vitíligo, psoriasis, dermatitis atópica o liquen.

Para mejorar este problema es imprescindible tomar un suplemento nutricional que sea especifico para uñas con alto contenido en aminoácidos que ayuden en la formación de la queratina de la uña. Aunque cuando la causa es la edad cuesta bastante recuperar la misma, lo más adecuado son los esmaltes remineralizadores y su aplicación frecuente, además del tratamiento nutricional interno.

Uñas que se deshojan
Las uñas se pueden deshojar por enfermedad. Cuando es grave se le llama onicorrexis; sin embargo, es muy habitual que se deshojen las uñas, se rayan y descaman.

Posibles causas:

-Problemas genéticos.

-Carencias nutricionales y problemas ambientales.

-Hipotiroidismo: al provocar lentitud de los procesos metabólicos causa también problemas cutáneos como sequedad y fragilidad de las uñas.

-Psoriasis. Es uno de los principales síntomas de este problema la rotura , sequedad y descamación de las uñas.

-Liquen plano.

-Anemia. Los glóbulos rojos no tienen suficiente capacidad de nutrir la uña y la formación de éstas.

-Mala nutrición, régimen bajo en calorías y falta de vitaminas, como las carencias en vitamina A, C, D, ácido fólico, y vitaminas del grupo B, entre ellas la Biotina y la cianocobalamina, provocan la mala formación de la queratina.

Uñas blandas o frágiles
La mayoría de las veces, no es solo un problema que se deshojen las uñas, es muy habitual que se rompan y que se pongan blandas.

Causas posibles

-Frío, calefacciones, sequedad ambiental, polvo, provocan importante sequedad de las uñas.

-Contacto habitual con el agua, no solo por frecuencia, sino por duración en contacto con el agua, sobre todo si es muy caliente.

-Contacto con jabones y detergentes, pues eliminan la capa lipídica natural de la piel y de las uñas.

-Exceso en tratamiento de manicuras, tanto por limas, pulido como barnices, y disolventes que contienen tolueno, formol, alcanfor, acetonas y otro tipo de quitaesmaltes.

Tratamientos externos

Podemos usar el mismo tratamiento para uñas blandas, frágiles y que se deshojan. Lo ideal es evitar las situaciones que provocan esta debilidad, como disminuir el contacto con jabones y el contacto con el agua.

Por ello, hay que secarse bien las manos después de lavárselas y después aplicar inmediatamente crema hidratante. Conviene tener el tubo de crema hidratante en el lavabo al lado del jabón para no olvidarse.

Las cremas para manos es preferible que sean oclusivas y que contengan vaselina o manteca de karité, ya que son más protectoras y curativas. Se puede aplicar una buena cantidad de crema y dormir con guantes, una o dos noches. Con ello se consigue no sólo mejorar e hidratar las uñas, sino también las manos.

Insistir también en el uso de guantes, tanto para protegerse del frío como cuando en el trabajo tocamos continuamente productos y habitualmente el agua, el jabón y otras sustancias químicas.

Espaciar los tratamientos de manicura, como las limas o pulir; dejar las uñas sin esmaltes agresivos, para que puedan respirar y oxigenarse. Si tenemos las uñas pintadas con esmaltes será imposible que pueda penetrar cualquier tratamiento.

Puede ser muy útil aplicar aceites de almendras dulces y baños de parafina que se aplican en caliente.

Suplementos nutritivos en las uñas

-Vitaminas del grupo B. Entre ellas, son fundamentales la Biotina (también denominada vitamina H) y la vitamina B12 (cianocobalamina). Esta última ayuda a mejorar también la parte blanca del principio de la uña, igualmente ayuda a mejorar el grosor de la uña.

-Vitamina C. Mejora la piel alrededor de las uñas evitando la formación de padrastros e inflamaciones de la piel que la envuelve.

-Vitamina A. Una deficiencia de esta vitamina puede provocar una decoloración de la uña así igualmente se asocia a problemas anémicos y algunas manchas.

-Vitamina D. Ayuda a mejorar la absorción del calcio que forma una parte importante de la uña.

-Silicio. Mejorará la formación de la queratina de las uñas.

-Sulfato de zinc. Importante en el crecimiento de las uñas, cuando hay carencia de éste las uñas crecen defectuosas, aunque algunos estudios ponen en duda de un suplemento extra de éste condicione un aumento del crecimiento de las uñas.

-L-Metionina. Este aminoácido es precursor de la síntesis de colágeno, es por ello también podemos encontrar suplementos con azufre, ya que este mineral está en la molécula de la L-metionina, igualmente es importante en el transporte del zinc en el organismo.

-L-Cistina. De igual forma, la metionina es fundamental en la formación de las proteínas y la síntesis de colágeno.

Pero, la pregunta es: ¿cómo podemos tomar todos estos productos con productos naturales o alimentos?

Son muchos los alimentos ricos en estos elementos: plátanos, huevos, lácteos, verduras y frutas frescas o cereales como la avena.

Algunos que tendríamos que tener especialmente en cuenta:
-La levadura de cerveza es rica en estos componentes, sobre todo en las vitaminas del grupo B, aunque si vamos a optar por este producto, hay que tomar todas las pastillas recomendadas para conseguir la cantidad de nutrientes necesarios, por lo que es recomendable leer bien la etiqueta. Parecen bastantes pastillas las que hay que tomar diariamente.

-Omega 3, en cápsulas o en forma de pescado azul, tanto el salmón, las sardinas o el atún, son muy ricos en omega 3, vitaminas del grupo B, especialmente B12 y vitamina D.

-Nueces: además de ser ricas en vitaminas y minerales, son especialmente ricas en zinc y biotina. Es sencillo comer un puñado de nueces a diario, en ensaladas o simplemente para merendar o como picoteo Además, tienen propiedades muy beneficiosas en la circulación.

Algunos aliados de la salud de tus uñas:

Triconails Crema de uñas, de los laboratorios Cosmeclinik, con queratina, vitamina E, F, glicólico, alantoina, hialuróonico y urea, esta crema es especifica para las uñas. Betalfatrus para uñas descamadas de Isdin. Neocell Biotin Bursts, caramelos masticables de acai con biotina. Unglax, línea de productos específicos para la debilidad de las uñas, de los laboratorios Viñas, endurecedores, vitalizador o crema nutritiva. Mavala, una de las líneas suizas más específicas para cada problema de las uñas, ofrece endurecedores, crema nutritiva y protectores barrera. Vitry, pastillas efervescentes para las uñas y lacas recuperadoras de las uñas.

Más sobre