Piel sensible, piel radiante en cinco pasos

Los cutis más delicados sufren especialmente los efectos de las bajas temperaturas

¿Tienes la piel sensible, especialmente en estos meses de frío? En este caso vendría bien usar el famoso dicho 'mal de muchos...', pero es que es cierto que no estás sola. Son muchas las personas que afrontan los meses de bajas temperaturas con el cutis especialmente delicado. Las temidas rojeces, pero también tirantez, descamación, sequedad... ¡Es tiempo de ponerse manos a la obra!


Y, en líneas generales, podríamos resumirte cinco pasos básicos para que consigas que tu piel afronte estos días de frío con buena nota.

1. Ojo a la alimentación. Los alimentos ricos en Vitamina C (kiwis, naranjas o frutos rojos) ayudan a proteger la piel. Intenta evitar, eso sí, el consumo de bebidas alcohólicas y de alimentos picantes o ricos en especias.

2. Piel limpia. Este tipo de pieles debe limpiarse con jabones muy suaves sin detergentes, ya que estos eliminan el manto lipídico de la piel y la dejan desnuda frente a las agresiones externas. Lo ideal es emplear leches limpiadoras y aguas hidratantes tipo mousse. Y posteriormente realizar una pulverización con agua termal.

3. Más agua. Este tipo de piel debe hidratarse abudantemente con cremas con alto contenido en grasa que ayuden a reconstruir el manto hidrolipídico y estar constitutidas por fórmulas hipoalergénicas (con pocos ingredientes, sin perfumes ni conservantes ni alcohol. Las cremas hidratantes recomendables ricas en caléndula, zantoxilum, aceite de almendra… son interesantes, siempre en función de cada paciente. Además existen cremas con principios activos especialmente recomendados para pieles sensibles como aquellas que son ricas en aloe vera (importante agente desinflamatorio), aceite de geranio o de monöi.

4. Protección. Es muy necesario protegerla bien del sol. Si la piel muestra intolerancia a los filtros químicos, existen protectores que contienen solo filtros físicos que no dan reacción y son muy eficaces, aunque estéticamente son menos aceptables.

5. Se debe evitar... Las cremas con ácidos frutales (Alfa Hidroxi Acidos), las cremas con retinol o cualquier otra sustancia exfoliante, pues resultan muy contraproducentes frente a la irritación esencial de fondo. Además, se debe intentar evitar los cambios bruscos de temperatura de ambientes muy fríos a muy cálidos y de ambientes muy secos a muy húmedos.

Más sobre