¿Kilos de más tras el verano? ¡No, gracias!

No te pierdas los consejos de nuestra colaboradora Meritxell Martí para acabar con el sobrepeso tras las vacaciones

compra_2VER GALERÍA

Se han terminado las vacaciones, esa época de relax que nos viene genial, pero que es posible que haya tenido algunas consecuencias para nuestra figura: en verano, salimos más y se descontrola algo más la dieta, con el consecuente aumento de peso. Por eso, nuestra colaboradora Meritxell Martí, de la Farmacia Meritxell, nos explica que cuando se empieza el nuevo curso es el momento de los nuevos proyectos y nuevos objetivos, entre ellos, ponernos al día y recuperar la figura que hemos ido perdiendo poco a poco o eliminar el posible sobrepeso que hayamos podido coger.

El objetivo es recuperar la forma. Y, de hecho, una de las épocas en la que más gente se apunta al gimnasio es al comenzar el año y al volver de las vacaciones, coincidiendo con el comienzo del curso escolar.

En verano, con el calor, se come menos, o al menos hay más facilidad de comer más saludablemente, pues se toman más frutas y verduras. Cuando hace algo mas de frío, se necesita comer algo más. De hecho, nuestro organismo necesita aumentar la temperatura del mismo y esto le hace comer más cantidad y, en general, alimentos de más calorías. Es por ello que es ahora el momento ideal, cuando ya estamos en casa, y aprovechando que todavía no hace mucho frío, para ponerse a dieta.

Para perder peso hay varios puntos que son clave:
-Hacer dieta baja en calorías, sana y equilibrada.
-Aumentar el gasto calórico, hacer ejercicio que, además, nos ayudará a poner la musculatura firme.
-Evitar el estrés y la ansiedad.

Por supuesto, podemos ayudarnos con suplementos, entrenamientos especiales y tratamientos estéticos.

Cuando volvemos de vacaciones es muy habitual tener algo de depresión post-vacacional, por lo que es muy fácil que esto nos provoque además angustia y estrés. Si nos vamos a poner las pilas y ponernos en forma, es una de las mejores maneras de evitarla.

No debemos ponernos un plan muy estricto, sino el justo. Es decir, que no debemos intentar perder todo lo que hemos ganado en una semana, nos hemos de acordar que el verano ha sido más largo.

La clave es intentar cambiar algunas de las rutinas de las vacaciones que nos han hecho ganar peso:
-Procurar evitar las salidas con la típica cerveza a media mañana o la horchata de merienda. Tienen muchas calorías, y ahora ya no hace tanto calor. Con ello vamos a eliminar una buena parte de calorías y, sobre todo, el vientre volverá a su sitio.
-Cuando estamos de vacaciones el desayuno suele ser rico en hidratos de carbono (lo habitual del croissant, el pan con mantequilla y mermelada…). Lo deberíamos cambiar, aumentar la cantidad de frutas, y procurar comer hidratos de carbono de absorción lenta. Al estar trabajando u ocupados, nos será mas fácil aguantar sin el picoteo. También podemos optar por un tentempié sano, cambiándolo por algo de proteína magra.
-Durante la comida, son muy típicas del verano o de las vacaciones en las que tenemos más tiempo las largas sobremesas, en las que se tiende al postre, como pueden ser los helados. Una de las maneras de perder peso es eliminar este postre, comer con platos pequeños, con lo que conseguiremos menos cantidad de calorías. Es muy probable que no tengamos tiempo de echarnos la siesta, con lo que la digestión ha de ser más ligera. Comer menos y más ligero, como pueden ser verduras o ensaladas, carne o pescado a la plancha, fáciles de digerir.
-Las cenas, otro punto clave. Hay que intentar disminuir las cenas sociales, tan habituales durante el verano, las comidas con amigos, familia… (que son geniales), pero en las que controlamos bastante poco las calorías. El vino o el alcohol van a aportar muchas calorías, sobre todo los alcoholes de alta graduación van a transformarse directamente en grasas y es muy fácil que se depositen en las zonas más rebeldes. Conviene, además, beber más agua durante todo el día.

ejercicio_ale_1VER GALERÍA

¿Y el ejercicio? Muchas personas durante el verano han aprovechado a hacer más ejercicio, sobre todo al aire libre, y es casi seguro que no han subido de peso, al contrario. Pero otras, hemos paseado, tomado el sol y dormido todo lo que hemos podido, lo que provoca menos consumo de calorías y aumento de peso. Ahora es un buen momento para hacer ejercicio. Enseguida empezarán a bajar las temperaturas, por lo que apuntarse a un gimnasio es una buena idea .

Para quemar calorías, hemos de hacer ejercicio cardiovascular o aeróbico, como el spinning, saltar, correr, entre otros muchos. Cuando queremos perder peso, hay que empezar con un ritmo más o menos suave, e ir progresando aumentando el ritmo o la intensidad. Hay que evitar que el cuerpo se acomode a ese consumo cuando queremos perder peso.

Estrés y ansiedad
U
no de los problemas del regreso de las vacaciones son es el estrés y la ansiedad, la vuelta a los problemillas que habíamos dejado a un lado y medio olvidados.
-La rutina de los horarios estrictos y los agobios por querer ponerse al día rápidamente en el trabajo.
-La nueva adaptación a los horarios: generalmente tenemos que acostarnos más temprano para levantarnos más temprano también.
-La menor exposición al sol, los días empiezan a ser más cortos, y el sol más flojo, esto puede provocar la disminución de los niveles de serotonina.

La ansiedad y el estrés provocan inflamación del estómago después de comer, al disminuir la velocidad de digestión.
Provoca que tengamos más necesidad de picoteo, sobre todo durante la tarde-noche y, además, de dulces o alimentos con alto contenido calórico. Hacer ejercicio va a ayudarnos a disminuir esta ansiedad, aumentando los niveles de serotonina.

compra_1VER GALERÍA


¿Qué productos pueden ayudarnos?
Hemos de reducir las calorías ingeridas, lo que quiere decir comer menos o con menos calorías.

-Para ello podemos ayudarnos con productos que nos ayuden a reducir el apetito.

Tomar fibra acompañada con un buen vaso de agua, antes de las comidas, va a darnos sensación de saciedad.

Extractos de plantas que ayudaran a disminuir algo el hambre, como la Garcinia Cambogia, Irvingia Gabonensis (mango africano).

Nos ayudarán a reducir la ansiedad para evitar el picoteo productos como el Relora o el 5 hidroxi-TRIPTOFANO o el Picolinato de Cromo. Estos los aconsejo tomar por la tarde-noche que es cuando se suele tener más ansiedad y peligro de picar, sobre todo dulces.

-Productos que nos ayudarán a reducir la absorción de determinados nutrientes:

Fasolina, este extracto principalmente de las alubias nos ayudará a disminuir la absorción de hidratos de carbono.

Ayudarán a reducir la absorción y la eliminación de las grasas el Orlistat (es un fármaco) y el Chitosan.

La ingesta de laxantes o productos que aumenten la velocidad del tránsito intestinal también pueden ayudar a evitar la absorción de calorías, pero esta practica es algo peligrosa, ya que se puede provocar un habituación a estos productos, y una pérdida de nutrientes que son necesarios para nuestra salud. Tomar estos productos solo se debe usar de manera puntual, y de manera continuada sólo bajo control médico.

-Productos que nos ayudarán a quemar más calorías y estimular la lipolisis

CLA, el ácido linoléico conjugado, nos puede ayudar sobre todo si no hemos empezado a hacer ejercicio, este producto va a aumentar la lipolisis sobre todo de la zona abdominal.

Van a ayudar a aumentar concretamente la combustión de las grasas las bayas de Acai o las Cetonas de frambuesas.

Productos que van aumentar la termogénesis, aumentando el gasto, como las Bases xanticas (cafeína, teofilina), Fucus, Guaraná, Corteza de naranja amarga, nuez de cola, yerba mate, té verde, Panax Ginseng... Estos productos aumentan el metabolismo basal, es como si nuestro organismo fuera algo más acelerado, es por ello que no todas las personas las pueden tomar. Es importante consultar con un especialista, sobre todo si se es hipertenso o se tienen problemas cardiacos o hipertiroidismo.

-Dietas y sustitutos de comidas
Hay muchas dietas que pueden ayudarnos a perder peso rápidamente, aunque es preferible estar asesorado. Si se desea hacer unos pocos días con una dieta mucho más baja en calorías, nos pueden ayudar algunos productos que encontramos en las farmacias y centros de dietética.

Las barritas, los sobres de batidos, los minicakes, etc, los podemos tomar para sustituir alguna comida. Hay, además, muchas dietas que pueden ayudarnos a perder peso.

Muchas personas se preguntan sobre el efecto rebote de las dietas, cuando al dejarlas se sube de peso. Cuando estamos haciendo régimen para adelgazar controlamos las calorías que comemos, ejercicio… Aunque muchas veces esto puede provocar ansiedad, al quitarnos de tantos alimentos que nos gustan o cantidades que nos apetecen.

Es más habitual cuando son dietas excesivamente estrictas y monótonas. Al dejar de hacer régimen para adelgazar, también muchas veces dejamos de vigilar, es por ello que se vuelve a subir de peso.
Si algo nos ha hecho engordar, hemos de olvidarnos definitivamente de eso para no volver a caer en lo mismo.

Más sobre