Da en el clavo al elegir tu protector solar

Te damos cinco recomendaciones útiles para que aciertes a la hora buscar la mejor protección para tu piel

Protector solarVER GALERÍA

Maleta preparada -¡casi!- para la primera escapada del año, y cuando estás a punto de cerrar tu neceser, te das cuenta de que el bote de tu crema solar está vacío. Hora de pasarse sin falta por la farmacia o la tienda a comprar uno nuevo. Si eres fiel a un producto, lo tendrás claro, pero tal vez te surgen dudas sobre qué factor elegir, cómo escogerlo… Con la ayuda de los expertos de la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología), vamos a darte cinco claves para elegir tu crema solar.

¿Qué es el factor de protección solar?
Hay que partir de una base: el factor de protección solar (FPS) hace una estimación del tiempo que necesita la piel para producir una quemadura estando protegida. Por ejemplo: si una persona puede exponerse al sol el primer día 10 minutos sin tener quemaduras, un FPS de 15 utilizado adecuadamente la protegerá del sol durante 150 minutos (10 x 15); si una persona es capaz de estar 20 minutos sin quemarse, la elección de un fotoprotector 8 le supondrá una protección 8 veces superior.

¿Cómo escojo mi fotoprotector?
Es la ‘pregunta del millón’. En las etiquetas de los envases se indica la composición cualitativa de los filtros solares y bloqueadores que contienen. Se recomienda adquirir un protector en cuya etiqueta se verifique que es “de amplio espectro", es decir, que filtre tanto los rayos UVA como los UVB. Además, el valor del FPS debe aparecer en la cara principal del envase. Como dato podemos mencionar que una crema con un FPS 30 puede absorber más del 92% de la radiación UVB y otra con factor 50 absorber hasta un 97%. Los protectores solares con un factor mayor ofrecen protección por períodos de tiempo más prolongados, pero hay que tener cuidado con aquellos que indican un FPS mayor que 50, pues la diferencia real en cuanto a protección suele ser insignificante

¿Qué es el método COLIPA?
Se trata de un método para examinar el factor de protección solar que se desarrolló en colaboración con las asociaciones de industrias cosméticas de Europa, Japón y Sudáfrica. En 2006 se unió la comisión de EEUU. Actualmente COLIPA se conoce como “Cosmetics Europe”. El sistema de la Comisión Europea para el etiquetado del FPS establece las siguientes categorías:

• Protección baja: 6-10
• Protección media: 15-25
• Protección alta: 30-50
• Protección muy alta: 50+

¿Cómo influye la textura del producto?
Cuando miras en los estantes de las tiendas, ves que hay diferentes fórmulas: crema, gel, emulsión, espuma, etc. En la AEDV coinciden en señalar que cuanto más graso sea, mayor penetración, permanencia y filtración, y menor necesidad de reaplicaciones. Para pieles grasas y zonas pilosas las fórmulas en gel son más adecuadas.

¿Qué diferencia hay entre 'water resistant' y 'water proof'?
Hay productos con fórmulas resistentes al agua adecuados para realizar deportes acuáticos o nadar. Estos son: water resistant: cuando el fotoprotector no ha perdido la capacidad protectora después de 40 minutos de permanencia dentro del agua. Para evaluarlo se prueba sobre la espalda de bañistas que nadan durante periodos de 20 minutos. Y en segundo lugar, waterproof: cuando el fotoprotector actúa durante más de 80 minutos después de entrar en contacto con el agua. En cualquier caso, estos valores se realizan bajo condiciones de estudio muy reguladas, lo cual difiere de la práctica habitual, por lo que si se realizan deportes acuáticos lo mejor es utilizar ropa adecuada para proteger la mayor parte de la superficie de la piel expuesta y los fotoprotectores tópicos para el resto de la piel.

Y un dato curioso: ¿Cómo surgió el fotoprotector solar?
El origen de las cremas solares es bastante curioso y tiene relación con un periodo bélico. El uso de los fotoprotectores no se generalizó hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando los gobiernos beligerantes necesitaron cremas para la piel a fin de proteger a sus tropas estacionadas en el Pacífico y otros lugares de clima extremo. Benjamin Green, aviador y farmacéutico, descubrió que el aceite rojo de parafina bloqueaba la radiación ultravioleta y así patentó el protector conocido como Red Vet Pet.


Más sobre

Read more