Cirugía: todas las respuestas

Todo lo que debe saber antes de plantearse una intervención

Para contribuir a aclarar las muchas dudas que se plantean al considerar una posible intervención, es importante tomarse tiempo para elegir un buen especialista y tener unas expectativas realistas sobre la intervención. El Dr. Javier de Benito, uno de los más reputados especialistas de España y considerado uno de los mejores expertos en lifting del mundo (estrellas internacionales como Ben Gazzara o Gina Lollobrigida no han dudado en ponerse en sus manos), contribuye a aclarar algunas de las dudas más frecuentes que sobre cirugía estética se plantean.

  • Qué se puede esperar de la cirugía. El propósito de toda intervención de plástica o estética es mejorar la apariencia tanto como sea posible, buscando la mejoría, no la perfección. Por eso, todo paciente debe acudir al especialista consciente de los límites de la ciencia, y la forma en que ésta puede alterar su fisonomía, pero no su vida.
  • Cómo se elige un buen cirujano plástico. Es importante que el profesional haya realizado la especialidad de cirugía plástica y estética durante cinco años, lo que acredita una formación teórica y práctica completa. Para obtener información sobre los profesionales que reúnen estas características, puede dirigirse a los Colegios Oficiales de Médicos, a la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (S.E.C.P.R.E.) o a la Asociación Española de Cirugía Estética. Una vez que tenga una lista en sus manos, consulte con dos o tres especialistas para obtener más información. No dude en acudir a la consulta con una lista de preguntas, posibles complicaciones, resultados, duración del posoperatorio, etc. Hay que desconfiar de quienes prometen resultados milagrosos, o de quienes no respondan con claridad a sus preguntas. Si el médico le desaconseja la operación que tiene proyectada en mente, hágale caso: un buen profesional sabe decir "no", ya que conoce las limitaciones tanto de la ciencia como del organismo humano.
  • Casos en que se debe ejercer prudencia. El elevado precio de las operaciones y la alta demanda han provocado que se multiplique el número de presuntos especialistas que operan sin ofrecer todas las garantías. No está de más comprobar exhaustivamente las credenciales del especialista, y desconfiar de aquellos que no puedan operar en hospitales acreditados, posean títulos no oficiales o de procedencia dudosa, o muestren una consulta o apariencia poco profesional. No se deje presionar por ningún equipo, y menos aún por las promesas de una financiación cómoda, una labor que se deja mejor en manos de los bancos que de los médicos.
  • Momentos en que debe rechazarse la cirugía. No sólo el médico debe ofrecer todas las garantías: para un buen resultado, es importante que el paciente sea consciente de las limitaciones de la ciencia. Entre las contraindicaciones médicas más corrientes se encuentra la hipertensión arterial, la diabetes y los problemas cardiacos, pulmonares, renales o hepáticos, cuyo alcance debe ser valorado por el equipo especialista. Desde un punto de vista psíquico, es mejorar demorar la intervención en los pacientes que se encuentran viviendo una crisis personal (tal como la pérdida o abandono de un ser querido, un grave problema laboral); aquellos que tienen expectativas irreales y piensan que gracias al bisturí van a convertirse en personas nuevas o quienes resultan imposibles de satisfacer.

Más sobre