Ariadne Artiles y sus valiosas conclusiones sobre mitos alimenticios y maternidad

Hablamos con la modelo canaria sobre su primer libro, 'Pura Vida', en el que se sincera como nunca

Convertirse en una de las españolas con el cuerpo más admirado es solo una consecuencia secundaria de lo que realmente es, una de las embajadoras más potentes del estilo de vida saludable y equilibrado. Ariadne Artiles ha sobrepasado el estatus de modelo para alzarse como referente de una forma de alimentarse, pensar y, sobre todo, sentir conectada al máximo con la naturaleza, también la propia. "Escuchar al cuerpo" es el principio en el que la canaria basa sus rutinas de dieta y ejercicio, y, sí, su impresionante físico demuestra que el método funciona. Para compartir y transmitir esta filosofía, Ariadne acaba de lanzar Pura Vida, una guía donde, además de explicar cómo adoptar, paso a paso, una vida más sana y completa, relata el camino que le ha llevado a ser quien hoy es, recordando algunos de los episodios más personales de su vida. Hablamos con la modelo de 38 años para descubrir, de primera mano, este debut como escritora que la consagra como gurú del estilo de vida healthy... y real.

- Ariadne Artiles y su mágica foto en bikini con la que lanza un reto

HOLA.com: ¿Qué te llevó a escribir este libro?
ARIADNE ARTILES: Me lo propuso la editorial (Planeta) en la recta final de mi embarazo y me pareció una gran idea. He tardado un poco más porque con un bebé en casa recién nacido, el tiempo que tenía para escribir era escaso y los momentos para mí no existían, así que acabé haciendo las recetas con Ari y ahora siempre será un gran recuerdo para las dos.

Además de consejos sobre vida saludable, has decidido contar experiencias tan personales como el momento en el que descubriste tu hipotiroidismo o cuando sufriste el aborto. ¿Por qué?
Me parece importantísimo normalizar las cosas. Compartir esto creo que hace que dejemos de ver que la vida de los demás es perfecta. Solemos idealizar todo, aún más hoy bajo las imágenes de las redes sociales, y eso nos causa frustración. Creía que enseñar esa parte vulnerable podría ayudar a todas las mujeres que estuvieran pasando por la misma situación.

Hace casi tres años que tuviste a la pequeña Ari, ¿en qué ha cambiado tu forma de cuidarte tras ser madre?
Pongo mucha más conciencia, si cabe, en los alimentos que traigo a casa. Uno no puede pretender educar a sus hijos con la palabra, el ejemplo es lo único que les cala de verdad. Por ejemplo, en la alimentación, si tú quieres que tus hijos coman fruta ellos deben ver cómo tu lo haces a todas horas y en casa siempre hay fruta en la mesa. Si quieres que tus hijos se tomen unos minutos para meditar cada día, deben verte haciéndolo. Son modelos de imitación y el ejemplo es la mejor herramienta.

¿Qué te gustaría inculcarle a tu hija?
El respeto hacia su cuerpo y hacia el medio ambiente.

Dieta sana y ayuno intermitente... de forma natural

¿Siempre has mantenido una alimentación tan saludable como ahora o es algo que has ido aprendiendo con los años o en tu carrera como modelo?
Siempre ha sido así porque en mi caso nos lo inculcaron en casa. Como te decía antes todo viene por imitación.

En el libro explicas que tú siempre habías hecho ayuno intermitente sin saberlo, ¿a qué te refieres?
Hago el ayuno de la naturaleza, el que me pide el cuerpo. Naturalmente nunca me ha pedido pegarme un emboste a las 8 de la mañana. Simplemente escucho mi cuerpo y me dejo llevar. Esto lo hago a pesar de lo que me decían en casa desde que tengo casi uso de razón y hoy he descubierto que tiene un nombre (ayuno intermitente), pero para mí es un ciclo natural. A la mayoría de las personas les cuesta mucho porque desde que nacieron les han metido en la cabeza que el desayuno es la comida más importante del día y lo llevan tan impregnado en el ADN que hasta se levantan con hambre, pero todo está en la cabeza y en lo que la sociedad nos ha implementado.

¿Crees que el ayuno intermitente es beneficioso para todo el mundo?
Creo que es beneficioso para todo el mundo si se hace de forma natural. El ayuno no es más que dejar descansar el cuerpo para que se limpie y se recargue de energía. En mi libro te cuento todo con más detalle para que veas lo sencillo que es en realidad. El cuerpo se limpia solo si no lo envenenamos. Hay que dejarlo descansar y para ello son importantísimas las horas de reposo. Antiguamente comíamos solo una o dos veces al día cuando cazábamos, y hoy nos estamos envenenando con los mismos alimentos que hasta ahora nos servían para sobrevivir. Como todo, los excesos son perjudiciales, y ahora debemos poco a poco volver a descubrir nuestra identidad y lo que de verdad necesitamos para vivir.

- El menú con el que Ariadne Artiles te invita a no comer carne durante una semana

Desmonando mitos sobre la alimentación

Entre otros mitos, en tu libro explicas que el desayuno no es la comida más importante del día, ¿por qué consideras que no lo es? ¿Por qué nos lo han hecho creer durante tanto tiempo?
Es algo que llevo escuchando tantos años y por lo que he peleado mucho con mi madre desde que era pequeña. Como te decía, casi nadie en España cena a las 8 de la noche, normalmente lo hacen a las 10 y la mayoría a las 7 de la mañana ya está desayunando muy bien bajo el concepto de que el desayuno es la comida más importante del día y así tener energía para el resto de la jornada. Son mitos que hemos heredado de nuestros padres o abuelos. Solo hay que echarle sentido común y darnos cuenta de que tan importante es lo que comemos como lo que dejamos de comer. Dejar al cuerpo recuperarse las horas que necesita es tan importante como estar bien nutridos.

¿Qué otros mitos erróneos sobre dieta y alimentación crees que están extendidos actualmente?
Por ejemplo, yo no soy vegana pero creo que abusamos enormemente de la proteína animal. Ni siquiera miramos de dónde viene. Hoy en día estamos descubriendo muchísimas enfermedades a causa de comer animales en mal estado o peor aún, animales que no debemos. Debemos, al menos por respeto a ellos, elegir aquellos que estén bien cuidados, al aire libre y con una vida saludable porque esa carne es la que vas a meter en tu organismo y de ti depende no sólo la vida de estos animales sino tu salud en el futuro.

Lo mismo pasa con los huevos. Las gallinas que están mal alimentadas, a las que cortan los picos y las alas, sobrealimentan con hormonas para que no paren de poner huevos y viven enjauladas, solo pueden echar huevos enfermos que luego ingerimos nosotros. Todo eso desgraciadamente llega a los supermercados bajo el eslogan de “Gallinas felices”. Aún queda mucho por hacer, pero nosotros podemos elegir solo prestando un poco de atención.

¿Qué errores cometías tú en el pasado?
No ir a restaurantes veganos. Equivocadamente pensaba que la comida vegetariana era lechuga y tofu, y hoy en día soy una fanática de esta alimentación y de su cocina.

El menú semanal de Ariadne Artiles

¿Por qué organizas tu menú de forma semanal?
Me parece más sencillo a la hora de hacer la compra. Me gusta comprar semanalmente, aunque luego hay cosas que compro un par de veces en semana. En el libro les doy un mes de menús tanto para los adultos como para los niños y la lista de la compra de cada semana. Se trata de que no tengan que pensar y puedan empezar ya a elegir un estilo de vida saludable que dure para toda la vida.

¿Cuáles son las claves que sigues para que tu menú semanal sea equilibrado y completo?
Incluir muchas plantas, verduras y frutas de temporada, diferentes semillas, granos integrales y proteína animal de calidad.

En tus redes hemos visto que incluso tus helados son caseros y sin azúcar, ¿hay algún dulce u otro capricho al que no te puedes resistir, o realmente cuando sigues una alimentación tan sana y equilibrada tu cuerpo no los reclama?
Claro que sí, yo no soy extremista para nada en mi vida y mucho menos con la comida. Como de todo, pero mi día a día está lleno de alimentos que me nutren y aportan la energía que necesito. El resto del tiempo y siempre que me apetece, voy a mi restaurante favorito a tomarme mi tatín de manzana con helado de vainilla. Nada se me resiste, pero cuido lo que hago cada día. El reto son las elecciones del momento.

Más sobre

Read more