vientre-plano-jessica-biel

Para tener un vientre plano, Jessica Biel evita comer estas dos cosas

Se permite tomar lo que le apetece un día a la semana, pero siempre elige platos que faciliten la digestión

Además de su carrera de actriz, Jessica Biel también es conocida por su pasión por el ejercicio y su filosofía de vida saludable. La estadounidense comparte en sus redes algunos consejos de alimentación, como una deliciosa receta a base de frutas y verduras frescas con la que no engordar durante las vacaciones o el tipo de comida que suele prepararse a diario. Recientemente, la celebrity ha revelado otro detalle de su dieta con el que, además de sentirse mejor, también evita la hinchazón y mantiene el vientre plano. La estrella procura no tomar ni lactosa ni gluten en su día a día y asegura que desde entonces ha notado un cambio en su salud.

“Sinceramente, me siento mucho mejor cuanto no tomo gluten, trigo o lactosa. Mi digestión es mucho mejor, me siento mejor y tengo más energía”, confiesa Biel a Los Angeles Times. La nutricionista Blanca García-Orea explica los problemas de eliminar un tipo de alimento por completo de la dieta: “Si retiras por completo la lactosa de tu dieta y lo haces durante un tiempo prolongado, puedes volverte intolerante sin serlo previamente, ya que tu cuerpo deja de utilizar la lactasa, disminuyendo la producción de esta enzima y volviéndose cada vez más difícil recuperarla”.

Lo que sí toma son los vegetales que recoge de su propio huerto, como espinacas o rábanos, con los que prepara sus platos, con pollo o salmón braseado como aporte de proteínas. También es una firme defensora de tomar snacks a lo largo del día y esta es su opción favorita: “Los pretzels sin gluten con una deliciosa crema de queso de almendras. Casi sabe a crema de queso, pero no tiene lactosa”.

Aunque disfruta de días libres en los que tanto ella como su familia comen pizza o galletas de chocolate, intenta inculcar a su hijo pequeño lo importante que es mantener una dieta saludable pero sin restricciones: “Todos comemos sano, quiero decir, lo intentamos. Silas es un niño, así que a veces no quiere comer brócoli o espinacas, y le preparo pasta o patatas fritas. Así que como diferente porque me termino sus sobras. Soy como una aspiradora humana”, bromea Biel, quien demuestra que no es bueno tomarse nada demasiado en serio y que el equilibrio es la clave del bienestar físico y emocional. 

Más sobre