nicole-kidman-dieta

Ponte en forma como Nicole Kidman, ¡sin renunciar a las calorías!

La actriz no es amiga de las dietas restrictivas y admite darse caprichos a menudo

A sus 52 años, Nicole Kidman mantiene esa figura elegante y esbelta con la que comenzó su carrera en 1983. Además de los continuos rodajes en los que participa, como su papel de co-protagonista en la exitosa 'Big Little Lies', sus compromisos sociales y profesionales la llevan a viajar de Taormina a Nueva York pasando por Toronto en pocas semanas. Para cuidar su figura con esta agenda maratoniana, Nicole ya contó que confía en el té matcha, un sustituto del café con una poderosa acción antioxidante. Además, la estrella sigue la filosofía del 80-20, una forma de entender la alimentación con la que es posible perder peso sin dejar de disfrutar de comidas calóricas de vez en cuando.

“Yo me voy de gira en el autobús con Keith (su marido y estrella de la música country). Hay mucha comida basura allí… y yo no soy una persona que crea en la prohibición”, explica Kidman a la edición norteamericana de Women’s Health acerca de sus hábitos nutricionales. “Últimamente estoy siguiendo el método del 80 por ciento saludable, 20 por ciento [no saludable]… a veces bajo al 70”. Nicole no es la única que disfruta de sus platos favoritos durante algunos días a la semana, su colega Sandra Bullock reveló recientemente que desde el viernes por la noche hasta el sábado a la misma hora come lo que más le gusta sin remordimientos.

“Ahora mismo no soy nada estricta con mi alimentación, como más o menos lo que me apetece pero con moderación”, asegura la australiana, quien contrarresta las calorías de más gracias a su pasión por el deporte. Adora el esquí, que ha podido practicar este verano en Australia ya que allí las estaciones están invertidas; y también nadar en el mar, de lo que disfruta muchas mañanas gracias a su casa de vacaciones. “Tenemos una casa de playa y cuando nos levantamos por la mañana, desayunamos y nos vamos al agua”.

Gracias a este enfoque de la dieta que se aleja de los planes que prohíben gran parte de los alimentos, se reduce el nivel de frustración. Como nos explicaba la doctora Magda Carlas, autora del libro 'La dieta puede esperar', las personas más propensas a abandonar un régimen son: “Las que son poco constantes o tienen poca voluntad, pero también las que se les ha impuesto una dieta demasiado restrictiva, inadecuada, difícil de seguir o simplemente poco apetecible”. Un fracaso que Nicole evita disfrutando (con moderación) de lo que le gusta.

Más sobre