kate-hudson-cura-detox

Kate Hudson y la cura détox con la que deshacerte de la celulitis

Para perder peso y eliminar líquidos, la actriz confía en un plan intensivo de dos semanas

Hace algún tiempo que las ‘celebrities’ descubrieron las curas détox con las que adelgazar y resetear el organismo en tiempo récord. Como Gwyneth Paltrow, que realiza una ‘limpieza’ de cinco días una vez al año, o Jennifer Lopez, que comenzó el 2019 con el 10 days challenge, diez días en los que no podía probar ni los carbohidratos ni el azúcar. La actriz Kate Hudson también practica su propia versión a la que llama ‘cleanse’ (limpieza), un plan de dos semanas que la estrella describe como duro pero eficaz para hacer una suerte de ‘borrón y cuenta nueva’ después de una temporada en la que se descuida la dieta. El método de Hudson, además de ayudar a perder peso, también consigue reducir la apariencia de la celulitis.

“Tomo medio melón dulce y un huevo para desayunar”, comienza a explicar la actriz a la edición norteamericana de Cosmopolitan. La primera comida del día de Kate es baja en calorías y tiene efecto diurético, lo que ayuda a reducir la hinchazón y la retención de líquidos que empeora el problema de la piel de naranja. Antes de comer, toma un snack de media mañana, pero se mantiene alejada de las frutas ricas en carbohidratos como el mango o el plátano, y elige variedades como la sandía o la piña, un ingrediente que, además de dietético, ha conquistado a la cosmética este verano. Otra de las opciones para picar entre horas de Kate son los frutos secos, ricos en ácidos grasos esenciales que reducen el colesterol LDL y previenen el envejecimiento prematuro de los tejidos.

La comida y la cena de la intérprete durante estos 14 días détox consisten en lo mismo: proteína magra como pollo, pavo o pescado blanco, acompañadas por muchos tipos de vegetales de hoja verde: espinacas, acelgas, endivias, canónigos, kale… Este tipo de verduras tienen ese color gracias a un pigmento llamado clorofila, sustancia que ayuda a depurar el organismo y a oxigenar la sangre. “No como pasadas las 7 de la tarde y no (siempre) desayuno, así que a veces espero de 14 a 16 horas entre comidas”, explica Hudson. El método de dejar un tiempo de ayuno entre la cena y el primer bocado del día siguiente se llama intermittent fasting, y Elsa Pataky o Gisele Bündchen suelen practicarlo.

“Este plan limpia el sistema digestivo y me siento un poco más saludable. Te aseguro que en dos semanas se reduce mucho la retención de líquidos y te notas simplemente más limpia”, promete la actriz. Sin embargo, también avisa de que no es fácil: “Es duro. Los primeros cuatro días más porque te entra como mono de azúcar y de cafeína, pero es la fórmula que mejor me funciona”. Y, por supuesto, siempre debería hacerse bajo la supervisión de un especialista que indique cómo adaptarlo al estilo de vida y la saluda de cada persona.

Más sobre