La mañana que Doña Letizia rompió las reglas con un maquillaje de noche

En su última cita de día, la Reina ha sorprendido con un look que generalmente reserva a muy contadas ocasiones nocturnas

No solo su estilismo ha sorprendido en la segunda puesta de largo del año, también el maquillaje de Doña Letizia ha resultado una elección sin precedentes. Mientras en sus apariciones más recordadas de los últimos meses su look apuntaba a una nueva naturalidad, con el labial nude brillante como la opción favorita, para la última recepción en el Palacio Real al Cuerpo Diplomático Acreditado en España, la Reina se ha decantado por un maquillaje mucho más intenso, un cambio en el rumbo de su imagen similar al que Meghan Markle tomaba hace menos de una semana. Aunque esta no es la primera vez que Doña Letizia acude a un acto con un look de belleza tan marcado, tanto en la mirada como en los labios, generalmente es un estilo que reserva a contados eventos de noche. La recepción de hoy, sin embargo, ha tenido lugar durante la mañana.

letizia-maquillajeVER GALERÍA

Con una blusa blanca -uno de sus básicos favoritos, en este caso perteneciente a la firma Hugo Boss- y una falda burdeos, de su diseñador de cabecera Felipe Varela, Doña Letizia presidía una de las recepciones más seguidas del año en el Palacio Real. Para esta cita tan especial, se ha decantado además por un estilo de maquillaje que llevaba tiempo sin elegir, con los labios pintados en un frambuesa intenso y la mirada ahumada en grises y malvas. No es este un maquillaje habitual en la Reina de unos años a esta parte, cuando los labiales rosas más naturales han ido ganando espacio en su tocador. Solo en muy contadas ocasiones, Doña Letizia ha preferido los tonos oscuros para los labios, aunque normalmente ha sido una elección para eventos de noche, como la cena del 30 aniversario diario Expansión, en febrero de 2017, o la fiesta del 25 aniversario de Antena 3, celebrada en enero de 2015 en el Palacio Cibeles.

letizia-maquillaje-gtresVER GALERÍA

Pero hoy Doña Letizia ha roto esa regla no escrita que reserva el maquillaje intenso para la noche y ha sorprendido con la mirada ahumada y los labios frambuesa a media mañana. Además, su piel revelaba un sutil y favorecedor strobing, una técnica inspirada en el contouring que dibuja las facciones a golpe de iluminador. El pelo recogido en un moño, con algunos mechones sueltos sumando un toque informal, ha completado este look que, a pesar de pertenecer al mes de enero, posiblemente será uno de los más recordados de este año.

Más sobre