jennifer-aniston-pelo-capas

El elixir de la juventud de Jennifer Aniston desde hace 18 años

Como si no hubieran pasado casi dos décadas, la actriz ha conseguido que volvamos a ver a la inolvidable Rachel Green 

El físico de Jennifer Aniston es motivo de inspiración. Cómo tonifica sus brazos sin pesas, su ritual de cada día que comienza a las ocho de la mañana y un entrenamiento exhaustivo supervisado por su entrenadora personal son algunas de las razones por las que parece haber conseguido detener el tiempo. Para muestra, la última gala de premios a la que acudió esta semana en la que la actriz de 49 años apostó por su clásico peinado a capas por debajo de los hombros y maquillaje natural que acentuaba suavemente sus rasgos. ¿El resultado? Un look con el que para el reloj, retrocede hasta sus 30 y nos trae de vuelta la época gloriosa de Friends y a la inolvidable Rachel Green.  

¿Es casual que Jennifer Aniston no cambie de imagen desde que llegó a Hollywood? Precisamente gracias a esto ha conseguido crear una imagen inalterable en nuestra mente. Su pelo es sin duda uno de sus rasgos más característicos y la melena a capas, su corte estrella. Sutiles y tan solo en la parte frontal, el desfilado de la actriz enmarca sus facciones y estiliza la forma del rostro. Sin importar la edad, aquellas mujeres con pelo fino no deben vetarlo porque, como explica Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez, el truco está en el manejo de la tijera: “Los cabellos más finos no han de temer este corte, ya que no resta volumen ni densidad. Eso sí, en su caso habrá que hacerlas más ligeras, pero esta técnica funcionaría también para dar densidad a este tipo de cabello”.

En cuanto al maquillaje, la paleta en tonos naturales continúa siendo la apuesta segura de Aniston, quien opta por enmarcar la mirada con máscara de pestañas tanto en las superiores como en las inferiores con lo que se consigue que el ojo parezca más abierto. Un toque de blush en las manzanas de las mejillas es otro de sus imprescindibles desde hace años, aplicar este cosmético en el centro del rostro es una técnica que favorece la redondez de la zona y aporta un tono sonrosado que se asocia con inocencia y juventud. Para terminar, los labios, los cuales perfila con el mismo lápiz que utilizaba a los 35 años como recoge Beauty Crew. El producto en cuestión es de Estée Lauder y se trata de su Automatic Lip Pencil Duo en el tono Fig. Este nude con tonos melocotón permite delinear por encima de los contornos para conseguir un extra de volumen sin resultar artificial gracias a lo similar de su color con el de la piel del labio.

Más sobre