Si quieres quedarte embarazada, estos 6 buenos hábitos pueden ayudarte

Tan sencillas como eficaces, hay algunas recomendaciones muy útiles que debes tener en cuenta para tu fertilidad

Has tomado la decisión y estás decidida a cumplir el sueño de la maternidad, lo que tal vez hasta ahora era tan solo un proyecto futuro. Pues una vez que decides dar el paso, debes tener en cuenta que no para todas las mujeres es una labor sencilla. Está claro que no podemos acelerar ese proceso por arte de magia, pero sí que podemos modificar o adquirir algunos hábitos que, no hay duda, influyen a la hora de intentar conseguir un embarazo. Hay una serie de costumbres, todas ellas saludables, que sí, también pueden echarte una mano si estás intentando ser mamá. “Cuando una mujer está intentando quedarse embarazada es cuando más hay que cuidar la salud”, nos cuenta la doctora Isabel Santillán, ginecóloga experta en fertilidad de Ava (la primera pulsera capaz de detectar los días más fértiles de la mujer).

-Una dieta saludable en la que no falte la vitamina D. La dieta es uno de los pilares de la salud en general y de la salud reproductiva en particular. Sí, la alimentación tiene mucho que decir en la implantación y posterior desarrollo de la gestación, tal y como explican César Lizán y Fulvia Mancini, Directores Médicos de Clínicas Eva. Y es que es importante llevar una dieta sana siempre, pues los beneficios para tu salud son más que evidentes, pero más aún si estás intentando quedarte embarazada. La vitamina D ayuda a la implantación embrionaria, así que, sobre todo durante el invierno, cuando la exposición solar es mínima, tenemos que comer alimentos ricos en vitamina D (por ejemplo, el salmón y el atún, el tofu y la leche de soja). Además, hay muchos alimentos fortificados con vitamina D como los cereales, la leche y el yogur.

La doctora Santillán explica, además, que “los óvulos flotan en un líquido, el líquido folicular, cuya composición depende de lo que nos alimentamos. Cuanto mayor cantidad de frutas, verduras, Omega 3, vitaminas y antioxidantes tomemos, mejor será la calidad de los óvulos”. Matiza, además, que dentro de los suplementos, es especialmente importante incluir el ácido fólico. Se recomienda empezar a tomarlo 3 meses antes de intentar el embarazo para evitar la espina bífida y otros problemas de salud del bebé y de la propia embarazada. Una dieta adecuada, además, ayuda mantener el peso, lo que es importante, pues tanto el exceso de peso como la delgadez inhiben la ovulación y favorecen el riesgo de aborto.

 

Una publicación compartida de goop (@goop) el

Lee también: Método 5P y Pilates: sabemos cómo cuidan su cuerpo Pilar Rubio y Eva González en el embarazo

-¡Muévete! No hay duda, mantenerse en forma es una buena opción también si estás intentando quedarte embarazada, eso sí, de forma moderada. “El ejercicio físico moderado favorece la irrigación sanguínea del útero y de los ovarios y con ello la fertilidad. Sin embargo, el ejercicio físico excesivo y extenuante inhibe la ovulación y dificulta la implantación del futuro bebé”, apunta la doctora Santillán. Los directores de las Clínicas Eva puntualizan que la excepción es la profesionalización, es decir, las deportistas femeninas de élite, que pueden tener problemas de fertilidad. De hecho, el 20% de las mismas padecen problemas de amenorrea o retirada de la regla. Las corredoras son las más afectadas.

-Hora de dejar de fumar. Es fundamental que apagues el cigarrillo de una vez por todas, pues, tal y como cuentan los doctores César Lizán y Fulvia Mancini, el tabaquismo perjudica las posibilidades de embarazo. La nicotina reduce la vascularización uterina y ovárica, lo que influye de manera negativa en la calidad de los óvulos y dificulta la implantación embrionaria. Y no es solo un problema que afecte a la mujer: los varones pueden ver afectada su capacidad reproductiva por este hábito nocivo.

-Mantén el estrés a raya. Con el ritmo diario para muchas mujeres, esta premisa no siempre es sencilla de cumplir, pero es vital conseguirlo. ¿La razón? Una situación de nerviosismo excesivo contribuye a la producción de una hormona, el cortisol, que inhibe la liberación de otra hormona, la LH (hormona luteinizante). Esta hormona es la que descarga la ovulación, así que en mujeres muy estresadas se pueden observar trastornos de la ovulación, hasta pueden desarrollar una condición crónica conocida como amenorrea funcional hipotalámica, en que la menstruación desaparece por completo.

-La importancia de un sueño de calidad. Lo has oído infinidad de veces, dormir bien, en profundidad y las horas suficientes, es fundamental para que el bienestar integral y algo básico cuando se trata de buscar un embarazo según la doctora Santillán. ¿La razón? Durante el sueño se produce una sustancia llamada melatonina, que es el mejor antioxidante conocido para los óvulos y, por tanto, favorece su calidad.

-Ojo con algunas medicinas. Por último, no es un hábito en sí mismo, pero es preciso según los expertos tener precaución con ciertas medicinas. Probablemente, y como ha sido puesto de manifiesto recientemente por nuevas publicaciones, los AINEs (antiinflamatorios no esteroideos) son los fármacos más habituales que pueden afectarla. En las mujeres es conocido que pueden retrasar o dificultar la ovulación.

Más sobre

Read more