malena-costa-getty

Malena Costa para HOLA.com: todos los detalles sobre su nueva vida en China

En su primera entrevista para un medio digital, la modelo nos cuenta cómo está viviendo esta nueva etapa en lo personal y en lo profesional

Las últimas publicaciones en redes sociales de Malena Costa no dejan lugar a dudas: China la hace feliz, porque, para ella, la felicidad es estar junto a sus hijos y su marido. Tras pasar varios meses separada de Mario Suárez por casi 10.000 kilómetros de distancia, hace solo unas semanas la modelo se instalaba en Guiyang, capital de Guizhou, donde el futbolista juega desde el pasado junio. Entonces por fin cumplió lo que tantas veces había imaginado, según escribía en Instagram: fotografiar a su marido con Matilda y Mario en el campo de fútbol. Ya asentada al otro lado del mundo, hablamos con Malena sobre esta nueva etapa, los cambios que ha experimentado su estilo de vida y las renuncias que implica vivir en China. Su primer balance: "siempre echaré de menos mi tierra, pero esto es lo que he elegido y lo que me hace feliz".

¿Habías estado antes en China? ¿Qué es lo que más te ha sorprendido?
Nunca había estado en China y me ha sorprendido todo, me está gustando mucho más de lo que imaginé. La gente es muy amable, todo está súper limpio, hay muchas cosas preparadas para los niños, mucho más que en España, y la comida me encanta. En la zona en la que estamos, Guiyang, hay mucha menos contaminación que en otras grandes ciudades de China y muchas zonas verdes y eso me encanta, porque me gusta mucho la naturaleza.

¿Cómo tomaste la decisión de mudarte allí? 
No veía otra opción que no fuera estar todos juntos. Primero, porque quiero estar cerca de mi marido. Segundo, porque quiero disfrutar de la familia que hemos creado en estos años tan importantes. Y tercero, porque está claro que en la vida hay prioridades y según van pasando los años, estas van cambiando. Mi prioridad ahora es mi familia y para mí ha sido muy duro tomar la decisión de irme tan lejos, ya que tengo una profesión que amo y al final estando tan lejos no puedo ejercerla tanto como quisiera, pero esto es lo que he elegido y lo que me hace feliz. Lo bueno es que voy a pasar muchos meses en España, así que en ese tiempo intentaré recuperar y trabajar. Ahora voy a finales de Mayo y me quedaré todo el verano. Quiero decir que no he venido a vivir a China ininterrumpidamente, sino que estaremos viajando bastante a España y eso me da fuerza, porque aunque estoy encantada aquí, la tierra de uno es la tierra y siempre se echa de menos.

Mario y tú formáis una pareja muy sólida, ¿dirías que esta nueva vida en China os está uniendo todavía más?
Gracias por lo de pareja sólida. La verdad que, como dicen, los niños unen o desunen (risas), y por ahora a nosotros nos han unido aún más si cabe. Todas estas experiencias que estamos viviendo juntos, aunque a priori para mí han sido un poco duras (sobre todo tomar la decisión de vivir en tantas ciudades diferentes estando embarazada y teniendo hijos tan pequeños), son experiencias difíciles pero que fortalecen tanto a ti como a la relación. Aunque echas de menos a tu tierra, tu familia, tus amigos… Te das cuenta de que, cuando estás con tu pareja y tus hijos, da igual en qué lugar del mundo estés. Si la familia está unida, eres feliz y todo se ve más fácil.

¿Qué destacarías entre todo lo que Mario te aporta a diario? ¿Y entre lo que tú le aportas a él?
Tengo la suerte de que Mario es deportista, así que simplemente con el ejemplo que ejerce ya me ayuda a mí para tener una vida saludable y motivarme a practicar deporte. Yo a él, siempre le digo que cuando haga algo, sea lo que sea, intente hacerlo lo mejor posible, con todo el cariño y toda la pasión del mundo. Saldrá mejor o peor, pero al menos sabrá que ha puesto todo su empeño en ello.

¿Te gustaría que tus hijos heredaran vuestra pasión por la vida saludable? ¿Cómo tratáis de transmitirles estos valores?
Todavía son muy pequeños, pero dicen que los tres primeros años de vida de un niño son muy importantes, así que desde el principio hay que tratar de que coman lo más saludable posible, y yo lo intento. Sin embargo, al final son niños y quieren probar de todo, pero, en sus comidas principales, nos preocupamos mucho de que coman sano. Suelo cocinar yo para los dos niño y así me aseguro de que comen lo que yo quiero.

¿Sientes que en China se preocupan por seguir una vida saludable?
Yo entreno en el gimnasio del hotel en el que estamos viviendo y no veo a mucha gente entrenar, solo a los del equipo de Mario. Sí hay gente en los parques bailando, pero no he visto a demasiada gente practicando deporte; yo creo que en Europa está más extendido el tema del deporte.

'La Operación Bikini se hace cada día'

Hace unos años, afirmabas en esta entrevista que “la Operación Bikini hay que hacerla todo el año”. Con dos hijos muy pequeños, ¿sigues pensando igual? ¿Puedes cuidarte tanto como quisieras?
Sigo pensando lo mismo, más que nada porque no creo en dietas milagrosas. Al final lo que pierdes con poco tiempo también es más fácil de recuperar. Así que es mejor intentar mantenerse durante todo el año, comiendo sano y practicando deporte. Es menos sufrido, porque si no cuando llega el verano entra esa ansiedad de hacer todo lo que no se ha hecho durante todo el año y al final acabas sufriendo más, porque tienes que hacer en unos pocos meses todo lo que no has hecho a lo largo del año.

¿Ha cambiado tu entrenamiento desde que estás en China?
Mi entrenador Óscar Álvarez me sigue entrenando a distancia. Entreno lunes, miércoles y viernes, y a veces algún sábado o domingo. Los lunes y los viernes Óscar me envía unas rutinas de deporte con vídeos para enseñarme a ejecutar cada ejercicio. No obstante, debido a que llevo muchos años entrenando, ya sé cómo se hacen muchos de los ejercicios, pero me viene muy bien que él me los vaya corrigiendo porque es muy importante ejecutar los ejercicios de forma correcta para evitar lesiones. Echo de menos a mi entrenador Óscar, pero lo bueno es que me sigue mandando rutinas que me motivan y divierten.

¿Cómo es tu entrenamiento semanal?
Entreno 3 o 4 veces a la semana, aproximadamente una hora. Intento que el tiempo que entreno sea intenso, y entre serie y serie hago descansos de un minuto como mucho. De esta forma, consigo que el cuerpo esté activo todo el tiempo. Combino entrenamientos globales con un poco de carrera, y siempre estiro bien después. A veces entreno con Mario, porque el también entrena en el gimnasio que tenemos en el hotel donde vivimos. Además, los miércoles hago Hatha Yoga con una profesora china, y me está gustando mucho.

Tras dar a luz, los ejercicios hipopresivos fueron tus mejores aliados para volver a lucir un abdomen plano. ¿A quién los recomendarías?
Los ejercicios hipopresivos se pueden hacer tras una valoración del suelo pélvico pasada la cuarentena y son un complemento muy bueno después de haber sido madre, ya que trabajas la musculatura interna, el suelo pélvico y también el abdomen. Me han ayudado muchísimo al igual que mi profe Elena de MamiFit, pero nada por sí solo es un milagro y el resultado es una combinación de ejercicio, hipopresivos y alimentación sana.

Dieta, cosmética y una lección de su padre como mantra

¿Ha cambiado tu dieta en China?
Yo no hago dieta, sino que como de forma saludable. Sin embargo, los dulces me pierden y casi cada día acabo concediéndome varios caprichos. En China no me resulta difícil comer sano, ya que ellos comen bastante saludable. Tienen mucha variedad de verduras y de platos cocinados al wok. Además, me gusta probar platos exóticos, hasta cierto punto, y la comida china siempre me ha encantado. En esta zona, al sur, hay mucha tradición de comer picante y a mí me gusta mucho, así que la verdad que disfruto con la comida. Por supuesto, echo en falta un buen pescado fresco a la brasa o al horno, la tortilla… lo típico español, pero hay muchos platos también cocino yo aquí, adaptándome a los ingredientes similares que encuentro.

¿Cómo mantienes la energía durante todo el día?
Cuando me encuentro cansada antes de hacer deporte, muchas veces bebo Liftoff de Herbalife, un buen sustitutivo de las bebidas azucaradas con gas, de las que yo no soy muy fan. Va muy bien para recargar las pilas, ya que contiene 75mg de cafeína. Y también me gusta tomar las barritas de Herbalife como snack entre horas.

La cosmética asiática está muy de moda, ¿has probado algún cosmético de China?
Por ahora no, ya que me traje todos mis cosméticos de España. En cuanto se terminen, probaré productos de aquí, que tienen de todo. Ahora mismo, uso la gama Herbalife Skin que he probado hace poco y me encanta. Primero uso el limpiador cítrico, a veces me aplico el sérum, y todos los días uso la crema hidratante y el contorno de ojos. De vez en cuando, uso la mascarilla de arcilla que me quita todas las impurezas y me deja la piel súper suave.

Tienes una melena muy bonita, ¿cómo la cuidas?
¡Muchas gracias! Pues la verdad que desde hace un tiempo uso siempre el mismo champú de Aussie, la mascarilla 3 Minute Miracle también de Aussie y el sérum de Shu Uemura. Todas estas cosas me las recomendó mi peluquero y, como me van muy bien, por ahora no me arriesgo a cambiar.

Has dicho que el mejor consejo de belleza te lo dio tu padre: “la naturalidad es lo mejor”. ¿Qué lección te gustaría que tus hijos aprendieran de ti?
Pues los mismos consejos que me han dado mis padres: ser uno mismo e intentar ser lo más natural posible. Se está poniendo muy de moda lo de las operaciones, los retoques, etc… Yo lo respeto todo, pero intentaré siempre que mis hijos se quieran tal y como son. Está claro que si una persona tiene un gran complejo o algo que puede mejorar y eso le puede hacer más feliz, pues adelante. Pero hacerse retoques por hacer no me gusta demasiado, porque al final miras Instagram y hay demasiada gente que se parece entre sí. No sé a dónde irá a parar eso, pero hay muchas chicas a las que yo sigo de hace tiempo que antes eran naturales y ahora, pasados 2 o 3 años, ya ni se reconocen.

Más sobre

Read more