El cosmético que debes incluir en tu rutina facial, según la maquilladora de la Duquesa de Cambridge

Catherine Middleton lo descubrió durante su embarazo y sigue fiel a este producto que hoy es un auténtico éxito de ventas

Se han hecho un hueco en nuestra rutina de belleza. Los aceites faciales, antes no tan populares, ahora son uno de los imprescindibles en el cuidado facial. Y los expertos no paran de recomendarlos. Entre ellos Arabella Preston, una de las maquilladoras de confianza de la duquesa Catherine. Si algo hemos aprendido de ella es que es una fiel defensora del uso de los aceites faciales, tal y como reconoce en una entrevista con W. Y seguro que así se lo ha recomendado a la Duquesa de Cambridge, pues sabemos que entre los cosméticos favoritos de la esposa del príncipe Guillermo se encuentra precisamente el aceite de rosa mosqueta Trilogy's Rosehip Oil, todo un best seller.

 

¿Los motivos? Son especialmente útiles en estos meses de invierno, cuando nos aportan esa hidratación extra que necesita nuestra piel y que no siempre nos aporta nuestra crema hidratante. “El principal error que veo a la gente cometer con los aceites faciales es usar demasiada cantidad, por lo que se notan grasientos”, explicaba la experta en belleza, a la vez que añade el número mágico para sacarles partido: tres o, como mucho, cuatro gotas aplicadas en el rostro y el cuello. Después solo toca masajear y la piel lo absorbe, pues le estamos dando justo lo que necesita.

Lee también: Aceites faciales: cómo elegir el que mejor se adapta a tu piel

 

 

¿Mejor un aceite que un sérum?

Tal y como nos explica nuestra colaboradora Meritxell Martí, el aceite es el cosmético más natural por excelencia, fruto de la naturaleza. Considera incluso que es una mejor opción que el sérum, pues “además de hidratar van a nutrir la piel, sobre todo cuando se trata de regenerarla. Además, los aceites son naturales 100% y no todos los sérum lo son”.

 

 

Así debes usarlos

-Para que sea eficaz, es aconsejable exfoliar la piel antes de aplicarlos, puede ser con un scrub o con un exfoliante algo ácido. Al menos se debería hacer la primera vez en que se usa. Con ello, logramos preparar la piel y que esta sea más receptiva al efecto del aceite

-Al aplicarlos, es importante usar la cantidad justa, pues como comentábamos, un exceso de aceite solo va a engrasar la piel, es preferible poner unas gotas en las yemas de los dedos y masajearla. De hecho, al ser un lípido, cuando se masajea con los dedos aumenta la temperatura del mismo y con ello necesitaremos mucho menos producto.

-¿Durante cuanto tiempo los podemos usar? Meritxell Martí nos aclara que no hay un límite de uso, sobre todo si se siente confortable o la piel es muy seca. “Sin embargo, prefiero aconsejar usarlo de forma temporal, como periodos de reparación, por ejemplo tras el verano . Y descansar un poco para evitar saturar la piel con los lípidos”. Es, además, una buena opción después de tratamientos para el acné en los que hemos agredido bastante la piel.

Más sobre