¿Qué debes incluir en tu dieta para tener una melena brillante?

Introduciendo pequeños cambios en tu cesta de la compra puedes conseguir un pelo más bonito. Te contamos las claves para conseguirlo

La belleza de tu melena también empieza en tu despensa. Sí, como lo oyes. El pelo es el fiel reflejo de lo que comes, y cuando te falta algún nutriente, se muestra apagado, sin brillo, se cae más... “La alimentación, tal y como han demostrado numerosos estudios clínicos, repercute directamente en la belleza, el estado de la piel, el cabello y las uñas”, nos cuenta Myriam Yébenes. Por eso, introduciendo algunos cambios en tu dieta, puedes darle una buena noticia también a tu pelo. 

¿Cómo influye la dieta en la salud y la belleza de nuestro cabello?

Lo primero es partir de esa base que no siempre tenemos en cuenta. Vemos nuestro pelo apagado, sin brillo... falto de vida. Y solo pensamos en solucionarlo con este o aquel producto, cuando la solución también está en lo que comemos. "En muchas ocasiones, nos preguntamos cuál puede ser la causa de la debilidad o de la caída de nuestro pelo y la respuesta a veces nos sorprende, ya que puede ser un incorrecto aporte nutricional. Algunos ejemplos: una dieta vegetariana, un ayuno o una dieta hipercalórica. Este tipo de dietas, si no son controladas por un experto, pueden causar la pérdida del cabello. Sin duda, una buena alimentación puede influir en un pelo mucho más sano y fuerte", nos cuenta el doctor Julio Millán, cofundador de la Clínica Millán & Vila-Rovira.

 

Una publicación compartida de Clara Alonso (@claraalonsonet) el

Las frutas y verduras verdes, buenas aliadas

Partiendo de esa base, nos hemos preguntado qué alimentos pueden echar una mano a un pelo brillante y bonito, y desde Inneov, nos explican que las frutas y verduras verdes no deberían faltar en nuestra despensa. ¿Los motivos? La Vitamina C que contienen frutas y verduras como el kiwi, la lima, las uvas verdes, el pimiento verde, y el brócoli, permite estimular la microcirculación capilar, favoreciendo la oxigenación del cabello para que reciba mayor cantidad de nutrientes. Mientras, el aguacate, el pepino, las aceitunas y las espinacas, son alimentos son ricos en Vitamina E, un poderoso antioxidante que contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo, y que te ofrece protección contra el daño causado por los radicales libres.

Este es tu menú para un cabello brillante

Y dando un paso más, hemos preguntado a los expertos cuál sería el menú perfecto que nos ayudaría a conseguir un pelo brillante -cuidados cosméticos al margen-. “Un menú perfecto para tener el cabello brillante sería una sopa de cebolla, acompañado de una ensalada de quinoa, acompañado de hummus de mijo”, nos cuenta Adolfo Remartínez, creador de Nuggela & Sulé.

¿La razón? “La quinoa contiene los nueve aminoácidos esenciales para el cabello, lo fortalece, nutre, favorece su crecimiento. Ayuda contra la caída, la caspa, a sellar las puntas y mantener el color original del cabello”, nos cuenta, mientras que el Mijo está considerado como “cereal sagrado” por la medicina tradicional china, que  “nos ayuda a conseguir un cabello fuerte y sano gracias a su alto contenido en silicio, un mineral presente en cantidades abundantes en la estructura de las fibras capilares. Además, el mijo es rico en hierro, magnesio, vitaminas y aminoácidos esenciales para la salud de tu cabello así como de los dientes y las uñas”, explica. “Por otro lado, la cebolla roja nos aportan un alto contenido en flavonoides y compuestos azufrados, todos ellos necesarios para la formación de la queratina del cabello”, concluye.

Vitaminas y aminoácidos esenciales para la belleza de tu pelo

El doctor Joaquín Domínguez, Director Médico de la Clínica Millán & Vila-Rovira, nos explica que, en su opinión, "no hay específicamente unos alimentos concretos que mejoren la calidad, la densidad o fortalezcan el cabello, pero sí una serie de oligoelementos, vitaminas y aminoácidos que deben estar presentes en nuestra dieta". Y algunos de los elementos más importantes que deberían estar presentes en nuestra alimentación de forma habitual para que nuestro cabello goce de salud son:

-El hierro. Es un oligoelemento mineral esencial para nuestro organismo. Las anemias por déficit de hierro pueden cursar con efluvios telógenos, y el mejor marcador para valorarlo es la ferritina. Son fuente de hierro alimentos como las espinacas, las legumbres secas, la yema de los huevos, el hígado, carnes rojas, ostras, salmón y atún.

-Aminoácidos azufrados. Son, por ejemplo, la cistina (aminoácido no esencial, y uno de los principales implicados en la formación de la alfa queratina, proteína fundamental en el pelo y las uñas) y metionina (aminoácido esencial de importancia en la arquitectura estructural del pelo, que ayuda a prevenir el cabello quebradizo). Son fuentes de cistina y metionina en la dieta los huevos, la carne, los lácteos y los cereales integrales.

-El Zinc y el Cobre. Son oligoelementos minerales. En estados carenciales de Zinc y cobre pueden producirse efluvios telógenos. El déficit de Zinc se ha visto que puede estar relacionado también con casos de alopecia areata. Una buena fuente de Zinc y cobre son los mariscos y algunos pescados.

-La Biotina. Es una vitamina hidrosoluble, también llamada vitamina H, B7 o B8, cuyo déficit induce caída del cabello y deterioro de las uñas. No se absorbe a través de la piel. Son fuente de biotina las carnes y sobre todo la yema de huevo. ¡Ojo! La clara de huevo cruda tiene una proteína que impide la absorción de la biotina, por lo que debe consumirse cocinada.

-El Silicio. Es un oligoelemento esencial fundamental en la asimilación del calcio, el fósforo, el magnesio y en la síntesis de la vitamina D. Está presente en grandes cantidades en la composición del cabello. Son fuente de silicio la cerveza, la avena, el mijo y las patatas.

-La Vitamina D. Ayuda al organismo a la absorción del calcio. Nuestro cuerpo la sintetiza de forma natural tras la exposición solar. Anteriormente no se conocía su implicación en la caída del cabello, hasta que recientes estudios han determinado la importancia del receptor de la vitamina D en el ciclo celular.

-Antioxidantes como la Vitamina C, presente en la mayoría de las frutas y verduras; la Vitamina E, presente en aceites de girasol, sésamo, oliva y de palma, así como en nueces, avellanas y almendras, y el Selenio, presente en la mayoría de las verduras, nueces de Brasil y mariscos. Son beneficiosos puesto que hoy sabemos que el estrés oxidativo está implicado en la aceleración de la caída del cabello, además de su efecto antiaging.

Más sobre