Evoca lo nuevo, los comienzos, los primeros días de la primavera... El greenery, tono elegido por Pantone para el año 2017, es el color de la naturaleza que "invita a los consumidores a respirar hondo, oxigenarse y revitalizarse". Este estado de ánimo se traslada, por supuesto, al maquillaje, donde la mujer da rienda suelta a su belleza y juega atrevida con los colores.

No es un verde cualquiera, es un tono verde amarillento que hay que intentar complementar con el resto de colores del rostro. Por eso, si queremos que el greenery sea el protagonista del maquillaje, destaca Paula Soroa, maquilladora oficial de L'Oréal París, "podemos optar por un look neutro en el que lo predominante sea la uniformidad del rostro: una piel perfecta y luminosa en tonos nudes y beiges". Si, por el contrario, buscamos dar un toque de color, cualquier complementario del greenery es lo ideal. Paula resume que "podemos utilizar un ligero rojo o anaranjado en los labios, o bien un rosa suave en las mejillas". Advierte de que ambas opciones juntas podrían dar un resultado muy recargado.

Allison_WilliamsVER GALERÍA

Al aplicar este verde en los párpados, al ser un color con mucha luz y muy vivo, "podemos combinarlo con un labial rojo y cualquier tono ácido, eso sí, a suaves toques para dar un tenue guiño de color", anota Paula. Para lograr que la mirada cobre intensidad, la experta aconseja "aplicar base de maquillaje sobre el párpado móvil y a continuación el verde a suaves toques apoyando el pincel. De este modo, el pigmento quedará bien fijado y será más intenso".

En las uñas también se lleva
"Una buena manicura se basa en la preparación de la uña, hidratándola y aportándole vitaminas mediante una base para nutrir", sentencia Abigail Cabrerizo, de la firma vegana Bio Sculpture. Una vez listas, existen muchas combinaciones posibles en torno a este tono. "El greenery, tanto en gel como en esmalte, es perfecto para jugar con amarillos, cítricos y todo tipo de rojos pastel", concluye Abigail.

Una manicura greenery aporta frescura, vitalidad y energía. Por estas tres premisas, "el brillo cumple un papel fundamental", afirma Andrés Martín de Orly. Para ello, el top coat será tu mejor aliado. Si la manicura se hace combinada con otros tonos, "los tonos pastel y crema van a ser las mejores opciones". Teniendo en cuenta la mezcla entre verde y amarillo de este color, Andrés apuesta por "aprovechar este abanico de tonos, ampliando dicha gama de colores".

Echa un ojo a la selección de productos de maquillaje

Más sobre