Plan 'detox' frente a los excesos navideños

En esta época, es fundamental introducir pequeños paréntesis entre comilona y comilona

Estamos ya en plena vorágine navideña. Reuniones familiares, cenas con amigos, compromisos... La mayoría de ellas, alrededor de la mesa, lo que conlleva comer de forma más copiosa, alimentos mucho más ricos en calorías, mucho más elaborados, postres, guisos, salsas, algo de alcohol, azúcares…

Todo esto va a tener consecuencias: es muy probable que subamos de peso y que perdamos durante unos días las costumbres de la comida sana y ligera. No es extraño que en estas fechas nos veamos obligados a hacer un paréntesis con una dieta 'detox'.

Como nos explica nuestra colaboradora Meritxell Martí, propietaria de la Farmacia Meritxell, cada año hablamos de lo mismo, pero es evidente que todos estos excesos que hemos cometido nos van a hacer sentir muchas veces mal. Los alimentos muy grasos provocan muchas veces digestiones pesadas, gases, aumento de la hinchazón del vientre, además del irremediable aumento de peso.

Así, una alternativa es hacer un tratamiento detox solicitando en la farmacia productos como el cardo mariano, la acetilcisteína, o hierbas con propiedades laxantes y diuréticas. Sin embargo, modificando la dieta o incluyendo en ella algunos alimentos que de por sí son depuradores, podemos lograr efectos similares a tomar suplementos.

alessandra-VER GALERÍA

Muchas personas deciden hacer un tratamiento detox antes de las fiestas. Tal vez este año ya no llegas a tiempo, pero conviene que lo tengas en cuenta de cara a otras ocasiones. Con ello conseguiremos eliminar las toxinas, en especial las personas fumadoras o que de por sí están muy estresadas por el trabajo. Vamos a conseguir perder la inflamación del estómago que provoca el estrés y las malas digestiones de comer de prisa (debido al estrés y el cansancio). También lograremos que la piel se vea más luminosa e hidratada, pues no hay que olvidar que cuando dormimos mal, se es fumador o hay mucho nerviosismo, el organismo cambia su metabolismo, y tiene tendencia a deshidratarse, lo que se refleja en la piel. Si vamos a prepararnos para estar guapas, uno o dos días de tratamiento de dieta purificante nos sentarán genial.

Otra opción es durante las fiestas tomarse un “respiro” y hacer un día de detox. En plenas fiestas -momento para muchos de vacaciones-, lo ideal es hacer un día de depuración, aunque la mejor manera es reduciendo el contenido calórico de la dieta. Nos hará sentir más ligeros. ¿Por qué no hacerlo después de Navidad y antes de Fin de Año? Así, conseguiremos que el vestido de la última noche del año nos siente mejor, que nos sintamos de nuevo más ligeros y que el cansancio que nos va a ocasionar dormir poco, así como las digestiones lentas o más pesadas, desaparezcan. Igualmente si hemos comido muchas grasas, contribuimos a que el hígado repose un poco.

Por último y casi obligado es el detox cuando se terminen las fiestas. Muchas veces, necesitamos regresar uno o dos días antes y dejar ya de comer azúcares y alimentos muy ricos en calorías. En este tratamiento, además, es probable que el objetivo sea perder algo de peso, el que hemos ganado durante las fiestas alrededor de la mesa.

Meritxell Martí nos recomienda algunos alimentos que ha escogido, fáciles de encontrar y que son clásicos por sus acciones como detoxificantes y depurativos.

1. Alcachofa, pues ayuda a mejorar la digestión de las grasas y la producción de bilis, es algo laxante.

2. Espárragos, son depurativos, además de diuréticos. Los solemos aconsejar cuando ha habido una intoxicación, ya que además protegen el estómago.

3. Ajo, un buen desinfectante. En la dieta, además, protege el corazón y el sistema circulatorio. La desventaja es que algunas personas no lo asimilan bien y les es de difícil digestión, aparte de provocar halitosis. El ajo tiene alto contenido en glutatión, uno de los antioxidantes naturales que nuestro organismo (el hígado) produce.

4. Manzanas verdes, y en general todas las manzanas, por ser un alimento bajo en calorías, con alto contenido en fructooligosacáridos, que actúan como prebióticos, lo que ayudará a mejorar las digestiones. Tiene alto contenido en fibras, lo que será muy útil cuando queremos hacer algo de abstinencia o restricción calórica . ¿Quién no ha oído alguna vez el dicho anglosajón “One Apple a day keep the doctor away"? Meritxell prefiere recomendar las manzanas verdes a las otras, pues tienen menor contenido en azúcares.

5. Limón, otro de los alimentos básicos cuando se va a hacer una cura detox. Es además altamente alcalinizante (aumenta el PH del organismo). Cuando hemos comido muchas proteínas, azúcares simples, nuestro cuerpo se acidifica, lo que provoca malas digestiones entre otros puntos. El limón además, de por sí, es 'desengrasante'. Muchas personas por la mañana deciden beber un vaso de agua con un poco de zumo de limón en ayunas al despertarse para mejorar el tránsito intestinal y la disminución de las grasas.

6. Bayas de acai, uno de los super-alimentos más de moda, procedentes de Brasil, aunque ya se pueden encontrar en casi todos los mercados. Son altamente antioxidantes, por lo que van a ayudar a captar los radicales libres en exceso de nuestro organismo, a quemar calorías por el aporte de energía que tienen y además son muy ricas en vitamina C.

7. Espinacas, que tienen alto contenido en clorofila al igual que el perejil. Además, mucho contenido en vitamina C y proteínas, son útiles cuando vamos a hacernos un batido sustitutivo de una comida, en un tratamiento detox a mitad de las fiestas.

8. Té verde, otro de los 'alimentos rey' en los tratamientos detox que no debe faltar en la dieta, es uno de los productos más altos en contenido de antioxidantes, tiene poder ligeramente diurético, ayuda a mejorar el metabolismo de las grasas aumentando su combustión y a disminuir el nivel de azúcar sanguíneo. Cuando queremos perder algo de peso, es ideal beber durante el día al menos tres vasos de té verde.

9. Semillas de lino, pues gracias a su alto contenido en fibra van a ayudar a mejorar el tránsito intestinal y a evitar el estreñimiento, muy habitual algunas veces cuando se come en exceso y alimentos con poco contenido en fibras y pocos alimentos frescos. Además, son un buen aporte de vitamina E a la dieta. Es fácil ingerir las semillas de lino incorporándolas trituradas en los batidos, o en los yogures. Si no se consiguen semillas de lino se pueden usar semillas de Chia, igualmente serán muy útiles incorporándolas en batidos o en el yogur para desayunar.

10. Perejil, esta hierba que la podemos considerar alimento o condimento, al igual que las espinacas, tiene un alto contenido en clorofila, que va a ayudar a desintoxicar el organismo. Es un gran oxigenante de la sangre, una gran captadora de radicales libres, limpiador hepático y ligeramente diurético, lo que ayudará a eliminar toxinas por la orina. La suelo recomendar especialmente cuando se sufre halitosis, después de la bebida o fumar en exceso.

Incorporando estos alimentos en nuestra dieta conseguiremos mejorar el sistema hepático, disminuir el nivel de azúcar sanguíneo o limpiar el intestino.

limon-VER GALERÍA

'Detox' antes de las fiestas
Nuestra colaboradora nos explica que vamos a preparar el organismo para estar en plena forma y lo más guapas posible para estas fiestas, por lo que nuestra dieta debería ser rica en vitamina C y antioxidantes, es como si se tratara de una verdadera puesta a punto antes del gran momento.

Si somos personas que tenemos tendencia a engordar, estos días aconseja cenar muy ligeramente sin hacer una dieta excesiva o muy estricta, ya que al dejarla cuando comiencen las fiestas, sin darnos cuenta comeremos mucho más de lo que deberíamos y el remedio sería peor que la enfermedad.

Aconseja incorporar alimentos con alto contenido en magnesio, que ayudará a disminuir el estrés, sobre todo a la hora de la cena, como pueden contener las almendras o las semillas de calabaza. Así se dormirá mejor y más relajadamente. El cansancio y el estrés suelen provocar el picoteo, comer más desordenadamente y alimentos muy ricos en azúcares y grasas. Una alimentación desequilibrada va a provocar digestiones difíciles, más lentas, cansancio y agotamiento. Aunque durante estos días todo el mundo anda con prisas y nervios, no podemos dejar de alimentarnos de forma saludable, es importante tomar el tiempo necesario para preparar la comida, si no, llegaremos a los días festivos agotados.

Antes de las fiestas recomienda incorporar alimentos orgánicos, disminuir el consumo de alcohol, y si se es fumador, hacerlo lo mínimo posible o no hacerlo. La dieta debería incorporar alto contenido de alimentos frescos, y ricos en vitaminas y minerales. No olvidar, además, las recomendaciones de la OMS de las 5 porciones de frutas y verduras diarias.

Para conseguir esto, un ejemplo de dieta puede ser:
-Durante el desayuno tomar una pieza de fruta como puede ser un kiwi y un zumo, o un mango pequeño, que tiene muy alto contenido en vitamina C.
-Un poco de leche descremada (si no nos sienta bien la leche, sustituirla por otra sin lactosa) con un puñado de copos de avena, que ayudarán a no tener mucho hambre durante la mañana y aportar energía.
-Durante todo el día, aconsejo beber zumos ligeros o té verde, o simplemente vasos de agua, para aromatizar se le puede poner algo de menta o limón.
-Para la comida, una ensalada ligera con tomate y una ración de carne magra a la plancha. A media tarde, podemos tomar un zumo de tomate con un puñadito de almendras.
-Y para la cena, una sopa o caldo de verduras con un poco de pavo de segundo plato.
-Antes de acostarnos, una infusión con amapola americana, valeriana o melisa, para relajarnos y descansar bien.

Un 'detox' en medio de las fiestas
En medio de las fiestas, lo ideal es reducir al máximo el aporte calórico, sobre todo procurando compensar los excesos. Si estamos alimentándonos en exceso, tomar un día en medio de las fiestas con algo de ayuno es beneficioso. Como la dieta va a ser muy baja en calorías, una propuesta puede ser:

-Por la mañana, desayunar un zumo de fruta, prefiero aconsejar el limón, lo podemos rebajar con algo de agua templada y edulcorar con stevia si se desea.
-Se puede tomar también un té, preferiblemente un té verde.
-Durante el día se puede ir bebiendo algo de té verde, siempre no muy concentrado o alternarlo con té verde descafeinado. Se puede acompañar con una manzana a trocitos.
-A mediodía, comer una ensalada de escarola o achicoria, que es algo amarga, lo que le ayudará a estimular la digestión, se pueden añadir unas bayas de acai o un poco de granada en la ensalada, y aliñar con unas gotas de aceite de oliva y limón.
-Si se tiene mucha hambre aconsejo a media tarde un yogur con un puñado de semillas de Chia o lino y una infusión de jengibre.
-Luego, para cenar, una porción de una fruta que no sea muy rica en azúcares simples, como la piña o la papaya que, además, son muy ricas en enzimas digestivos, lo que ayudará a digerir los posibles restos de alimentos. Aconsejo no irse a dormir justo después de cenar, es preferible esperar al menos una hora y media.

Para poder conseguir aguantar con una dieta muy baja en calorías, aconsejo tener la mente entretenida, no estar cerca de los alimento que más nos gustan o de fácil picoteo, salir a pasear y no pensar mucho en que estamos haciendo dieta para no obsesionarse. Podemos ayudarnos con infusiones, son muy útiles.

Tras las fiestas

La dieta detox después de las fiestas será una dieta que cumpla tres premisas:

-Especialmente rica en alimentos que ayuden a disminuir las grasas y la sobrecarga hepática que hayamos podido tener. Disminuir los “posiblemente” altos niveles de colesterol.
-Necesitaremos alimentos que estimulen el tránsito intestinal y que sean ligeramente laxantes y diuréticos.
-Una dieta apropiada para empezar a perder el peso que hayamos podido recuperar, por lo que debería ser baja en calorías.

No puede ser tan estricta como la que Meritxell recomendaba a mitad de las fiestas, es preferible ir más lentamente y hacer una dieta baja en calorías pero que nos permita hacer una vida normal. Hemos de acordarnos de que los excesos, sobre todo de hidratos de carbono provocan que sintamos la necesidad (sin darnos cuenta) nuevamente de la ingesta de azúcares, es como si tuviéramos cierta ansiedad, sobre todo por las tardes.

Es por ello que nuestra experta aconseja que se incorporen pro-bióticos y fibra a la dieta. Reequilibrar el PH, cuando hemos ingerido alto contenido en proteínas, cafeína, azúcares simples y alcohol nuestro organismo se acidifica, para aumentar este PH y alcalinizarlo, aconsejo alimentos como el limón, la col o el perejil.

Aumentar el contenido de antioxidantes, que activan los enzimas hepáticos para eliminar y bloquear las toxinas, espinacas, col o grosellas. También infusiones de tomillo o agua de tomillo, que neutralizan bacterias y actúan como desinfectante. Es importante beber mucha agua para mejorar el filtrado de las toxinas.

Un ejemplo de dieta detox para después de las fiestas:

Puede ayudar sustituir el desayuno por un batido o smoothie detox, en el que podemos incorporar

-Un puñado de frambuesas, arándanos y bayas de acai.
-Un poco de jengibre rallado
-Un poco de limón
-Una cucharadita de semillas de lino o de chia.
-Leche de arroz

-Como ya comentábamos es importante ir bebiendo durante todo el día, aunque se puede alternar con té verde, agua con algo de zumo de limón o agua con menta. A media mañana se puede comer una manzana verde.

-Para comer, una dieta ligera que conste de una ensalada con lechuga y espinacas frescas y unas puntas de espárragos. Además de una pieza de proteínas que puede ser una pechuga de pavo a la plancha o una porción de pescado a la plancha.

-A media tarde, si se desea, se puede comer un yogur descremado, a ser posible lo más natural posible con un alto contenido en probióticos.

-Para cenar, unos espárragos blancos con una cucharadita de aceite, sal y vinagre y un par de lonchas de jamón de york, y finalmente una ración de piña . Si lo deseamos, podemos comer un pedacito de chocolate negro.

Más sobre