Trucos para superar las fiestas sin kilos de más... ¡y con buena piel!

El Dr. Perricone nos da las claves para una Navidad 'happy & healthy'

¿Sabes que pasarte con el turrón además de sumar kilos ‘rompe’ fibras de colágeno y acelera la aparición de flacidez y arrugas? ¿Y que excederte con el alcohol activa los procesos de inflamación celular y el envejecimiento? Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo, Reyes... Con la llegada de estas fechas tan señaladas, empiezan también las comidas y cenas copiosas.

Sin duda, es el 'peor' regalo que podemos hacerle a nuestro organismo, por eso, es muy importante que, dentro de que es inevitable comer y beber más de lo habitual, sepamos controlarnos y sigamos una serie de pautas para que luego no nos pase factura y empecemos el 2015 con buen pie.

 

 

Así, y como una Navidad sin dulces ni brindis no es Navidad, partiendo de la premisa de que la moderación es siempre la mejor receta, el conocido Dr. Nicholas Perricone nos propone cuatro sencillas pautas para contrarrestar los excesos navideños y que disfrutar de una Navidad happy-healthy: sin kilos de más y con buena piel:

- Elegir: No consumir todos los alimentos con alto índice glucémico que se ofrecen en el menú sino elegir, por ejemplo, entre las patatas que acompañan el pavo de Nochebuena y los dulces navideños de postre. Intentar evitar la mezcla de todos, optando sólo por uno, máximo dos. Y lo mismo con el alcohol. Mejor optar por cenar con vino o cava y prescindir del cóctel de después de la cena.

- Compensar: Tras un par de días de cenas y almuerzos copiosos y ‘cargados’ de carbohidratos y/o azúcares con alto índice glucémico, es muy recomendable seguir durante uno, dos o, máximo, tres días la dieta intensiva Perricone (de tres días) que limita al máximo este tipo de alimentos sustituyéndolos por un alto aporte de nutrientes anti-inflamatorios, antioxidantes y anti-envejecimiento, como el salmón salvaje. Así, podemos 'controlarnos' el 26, 27 y 28 de diciembre, después de Nochebuena y Navidad, y también depués de Fin de Año y Año Nuevo (el 1, 2, y 3 de enero) y el 7 de enero, tras el roscón de Reyes.

- Proteger: Durante la temporada de fiestas, es bueno tomar ciertos alimentos con propiedades que protegen al cuerpo de las toxinas que se encuentran en el alcohol (cúrcuma, fresas frescas, alcachofas...). Aunque, como insiste Perricone, la mejor protección es beber lo mínimo indispensable (una copa de vino tinto al día es su recomendación por su aporte de polifenoles antioxidantes).

- Revertir el daño cutáneo (exterior e interiormente) apostando por Cosmecéuticos y Nutricéuticos a base de Ácido alfa lipólico (ALA): anti-glicación, anti-radicales libres y anti-inflamación celular.

 

Eso sí, Perricone insiste: la moderación (tanto con el azúcar como con el alcohol) es el mejor remedio para evitar dolores de cabeza y estómago... y prevenir el envejecimiento acelerado. Otra de las claves es que durante estas fiestas, 'destierres' de tu dieta ciertos alimentos como: arroz, azúcar, café, quesos grasos, bollería, chucherías, guisantes, maíz, mango, margarina, miel, patatas, plátanos, zanahorias, zumos de frutas envasados, refrescos y lácteos edulcorados.

En su lugar, es bueno tomar ciertos alimentos con propiedades que protegen al cuerpo de las toxinas que se encuentran en el alcohol y el azúcar, como los tres que hemos mencionado anteriormente:

 

Cúrcuma: Un condimento ‘milagroso’. Muy eficaz en la tarea de protección del hígado frente a los daños del alcohol, esta especia logra también disminuir el nivel de azúcar en sangre y proporciona una protección antioxidante superior. Habitual en los currys, si se prefiere consumir por si sola, se recomienda tomar 1 vaso de agua con 1 /4 de cucharita de café de Cúrcuma en polvo diluida 1 vez al día durante todas las Navidades.

- Fresas frescas: Un reciente estudio ha demostrado que ayudan a proteger el revestimiento del estómago ante los efectos del alcohol. Así que los días que se prevee que se va a superar la copa de vino tinto diaria ‘permitida’, es más que recomendable incluir en el desayuno 125 gr. de fresas.

- Alcachofas: Con Cinarina y Silimarina (dos potentes antioxidantes), protegen el hígado y le ayudan, incluso, a regenerar su tejido. Idóneas en épocas en las que se come en exceso o cuando se ha abusado de la sal, son un diurético natural que ayuda a contrarestar la hinchazón por retención de líquidos y a eliminar toxinas.

Más sobre