Maison Parfum, la casa de los aromas

C/Lagasca, 33
Telf: 91 575 15 03

¿Le apetecería que su cocina oliera a pastel de vainilla y chocolate? ¿Y la habitación del 'peque' a dulce miel? Es más, ¿le gustaría descubrir cuál es el aroma de un loft de Manhattan? Pues tiene la oportunidad de hacerlo en un rincón de Madrid que, desde hace unos días, se ha llenado de deliciosos aromas para nuestro hogar. Maison Parfum ha abierto sus puertas en el madrileño barrio de Salamanca, y la tienda en sí ya merece una visita, pues ha sido concebida como una vivienda real por el prestigioso decorador Pascua Ortega: "El olfato es el sentido que más se fija en la memoria, y para acompañar los recuerdos que desencadena una fragancia, quería que la tienda provocase otras experiencias sensoriales, visuales y de tacto, para terminar de enmarcar estas emociones", explica.

Así, la colección de más de 50 fragancias para el hogar se distribuye en siete estancias diferentes, desde la terraza y el salón hasta el cuarto de baño o la cocina, para que el visitante descubra los aromas como si estuviera en su propia casa. Nada más entrar, por ejemplo, se encuentra con el jardín, en el que el protagonista es el bambú. En el salón se pueden descubrir fragancias tan evocadoras como Brandy Añejo o Aire de Alta Montaña, mientras que en la cocina, podemos oler Granos de Café molido o Naranjas exprimidas... Todo rodeados de un mobiliario de diseño, en el que se cuida cada detalle. Es más, para hacer más evocadora la visita, desde la entrada, un innovador sistema "perfumará" las aceras de la calle Lagasca con una fragancia de Maison Parfum que irá cambiando cada temporada. "La idea se me ocurrió paseando por la ciudad. De pronto, percibí de lejos el aroma de un horno de pan y me sentí fuertemente atraído". ¿Seductor, no cree?

"Quiero que el visitante se imagine cómo pueden funcionar las fragancias en su propio comedor o en su dormitorio", explica Ortega sobre la distribución de las fragancias en estancias reales. "No es lo mismo el aroma a Dulce Tabaco de Pipa para ambientar la tertulia en el sofá que aspirar la Lavanda relajante antes de coger el sueño".

Es ésta la segunda tienda de la firma en España, pues en Barcelona se inauguró el pasado mes de noviembre. Se basa en un concepto claro: no hay que dar por terminada la decoración de una estancia hasta que no se ha encontrado la fragancia más adecuada para perfumarla. La firma decide recuperar aromas sencillos, de toda la vida, que crean ambientes y decoran silenciosamente la vivienda: por ejemplo, el cálido aroma de la leña ardiendo en la chimenea, el fresco aroma a tierra húmeda del jardín... Y todos realizados con exquisitas materias primas, como rosas de Bulgaria, sándalo de la India, lavanda de la Provenza, etc. Esencias tratadas con maestría en Grasse, cuna del perfume. En la tienda se pueden encontrar velas perfumadas (que se elaboran siguiendo procesos artesanales que, en algún caso, datan del siglo XII), incienso, perfume de ambiente, perfume para los peluches, mikados, saquitos perfumados, agua de plancha... Los aromas son supervisados por el prestigioso nariz Ramón Monegal en Barcelona. "Si nos gusta que el perfume nos acompañe en el cuerpo, ¿por qué no vamos a querer rodearnos de fragancias exclusivas en casa y embellecer nuestra vida cotidiana?", explica el perfumista, que tiene, cómo no, un aroma fetiche: "Mi imagen olfativa más idílica es una siesta bajo los naranjos. Tengo fijación con este árbol, su fruto y todo lo que le concierne". ¿Le apetece probar ese aroma?

Más sobre