Es conocida en el mundo de la moda por inventar ese vestido de manga larga, cuerpo entallado y falda cruzada atada a la cintura, que tantas mujeres lucieron en la década de los 70 y que, a pesar de los años, hoy es un clásico que no ha pasado de moda.

Licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad de Ginebra, Diane von Fürstenberg abandonó pronto los números para iniciarse en el diseño, y comenzó a colaborar con el industrial textil italiano Angelo Ferretti en la confección de prendas.
Su primer gran trabajo fue una línea de vestidos estampados de seda, de estilo túnica o camiseros cortados al bies, con tan buena aceptación por parte del público que llevaron a la modista a independizarse profesionalmente y trasladarse a Nueva York.

En la ciudad de los rascacielos, von Fürstenberg inició la que sería una fulgurante carrera como diseñadora independiente, marcada por la invención de ese elegante vestido de punto que le valió la fama internacional.
Glamour, sofistificación, romanticismo y femineidad han sido siempre las notas características de sus diseños, en los que asesora recientemente su nuera, Alexandra von Fürstenberg.
La hermana pequeña de Marie Chantal Miller, casada con Alexander von Fürstenberg desde 1998, colabora con su suegra en la compañía, aportando una visión juvenil y renovadora para dar a los diseños de Diane von Fürstenberg un aire moderno de clásicos renovados.

Más sobre