¡Adiós 'gringe'! Cuando veas estos flequillos querrás cortar por lo sano

Espeso, largo y curvado, o a media altura. Querrás empezar el 2018 luciendo flequillo, ¡incluso si tienes el pelo rizo!

Nada más leer el titular, puede que ahora mismo te estés preguntando qué es el gringe. Pues bien, se trata de un flequillo largo y desenfadado, realizado en melenas capeadas que se confunde prácticamente con el resto de la cabellera. Para hacerte una idea, piensa en el icónico flequillo de Brigitte Bardot, abierto al centro e integrado a la perfección en la cabellera. También lo llevaron posteriormente Penélope CruzSienna Miller o Alexa Chung. El gringe era precisamente la opción perfecta tras haberte cortado el flequillo, cuando te decidías a volver a dejarlo crecer y de repente te encontrabas con esa parte de la melena “en tierra de nadie” —vamos, que no era ni corto, ni largo y ni siquiera tenía una forma defini—da. Pues bien, te aseguramos que si no tienes flequillo, en cuanto veas las nuevas propuestas beauty de esta temporada estarás deseando cortártelo y en caso de tener un gringe, ¡querrás volver al punto inicial!

Las shop online y las nuevas colecciones de Zara, Mango o Uterqüe, no sólo nos han dejado un plus de inspiración en cuestión de vestimenta, sino que podemos aseguraros que tienen todo un manual de belleza para conquistar el próximo 2018. Entre los hits de la temporada vuelve él: el flequillo. Por ejemplo, en la imagen superior vemos el que se ha convertido en uno de los peinados revelación —precisamente similar al que llevaron actrices como Úrsula Corberó—. Se trata de un corte bob con flequillo XS despuntado, de tal forma que luce una altura media que se mantiene un par de centímetros por encima de las cejas. Podéis haceros con esta opción en su versión más recta y tupida, perfecta para rostros ovalados.

El flequillo largo despuntado y deliberadamente “desordenado” se encuentra entre los más codiciados, ya que aportan una gran dosis de estilo y dinamismo a un look sin restar un ápice de elegancia. Por si fuese poco, es apto para todo tipo de cabelleras, incluyendo las rizas. En este caso, dejamos atrás las versiones ultra-rectas para desmarcarnos con flequillos tupidos que nos permitirán jugar con la raya así como moldear las puntas con la ayuda de un cepillo en un alarde de naturalidad. Si tu melena es rizada, los expertos recomiendan cortar el pelo en seco para atisbar cómo quedará el resultado final de una forma más fiel. Además, es ineludible ponerse en manos de un profesional, para que las capas se definan de forma correcta y no generen un volumen excesivo que acabe por resultarte incómodo.

Por último, el flequillo favorito de las mujeres que lucen un bowl cut —o corte a la taza—, pero también de las cabelleras midi. Se trata de un flequillo largo, muy tupido y espeso que rebasa con creces las cejas. Puede presentarse despuntado con pico central y curvatura sobre los ojos, en forma de semicírculo o geométricamente perfecto en un corte recto sin desniveles.

En caso de que todavía estéis considerando el darle el ‘sí, quiero’ al flequillo, os recordamos es la herramienta más útil para enmarcar nuestro rostro, suavizar las facciones y, en más de una ocasión, disimular la frente visualmente. Además, tienen el don de, en un simple gesto, transformar completamente nuestro look y dotar de carácter personal a nuestra melena. Por si fuera poco, admiten todo tipo de coloración y accesorio, ¿qué más se le puede pedir?

Más sobre