bav

Cuidarse está más de moda que nunca. Cada vez somos más conscientes de lo importante que es mantener sano nuestro cuerpo, vigilar nuestra alimentación, hacer algo de ejercicio, hidratar y nutrir nuestra piel... en definitiva, mimarnos de vez en cuando. 

Normalmente cuando somos jóvenes tendemos a ser algo más descuidados, pero con el paso de los años esto va cambiando poco a poco. No solo porque nuestro cuerpo lo necesita más, sino también porque, además, nos damos cuenta de que cuidarse puede ser un auténtico placer. 

animoVER GALERÍA

Descubrimos, por ejemplo, que la alimentación sana no tiene por qué suponer un sacrificio, ¡ni mucho menos! Aprendemos a elaborar y saborear recetas deliciosas a la vez que ligeras y nutritivas, así como técnicas de cocina con las que consigues platos increíbles sin tener que recurrir a frituras, rebozados o cantidades exageradas de azúcar. Tu cuerpo te lo agradece, pero tu paladar también. De igual forma, el ejercicio físico tampoco se debe ver como una obligación o un "sufrimiento". Aquí la clave está en encontrar el entrenamiento que más te gusta: da igual si prefieres el gym o salir a hacer running, deportes de equipo, caminatas diarias... basta con moverse un poco y disfrutarlo. 

Y qué decir de los tratamientos para cuidar tu piel o tu pelo. Darte un buen baño, coger tus cosméticos, las cremas, la mascarilla, el exfoliante, relajarte mientras pones tu música favorita... si además te animas a someterte a algún tratamiento en manos de profesionales o simplemente a una sesión de spa será un auténtico regalo para ti misma. 

Lo mismo debería pasar con el cuidado de tu vista, que también sufre con la llegada de los 50. A partir de los 40 o 45 años, podemos empezar a notar los primeros síntomas de la presbicia o vista cansada, pero es a partir de los 50 cuando empieza a manifestarse de forma más notoria, en la mayoría de los casos, y empezamos a tener serias dificultades para ver nítidamente los objetos cercanos

gafasVER GALERÍA

En Clínica Baviera llevan 15 años años realizando intervenciones para la corrección de la vista cansada, acumulando más de 190.000 tratamientos con excelentes resultados. La técnica quirúrgica más habitual para solucionar la dependencia de las gafas de cerca es el tratamiento con lente intraocular multifocal. Esta técnica es ambulatoria (sin hospitalización), se realiza con anestesia tópica (gotas) y el tiempo de recuperación del paciente es corto. ¿Por qué no invertir en nuestra vista además de en nuestro aspecto?

Más sobre

Read more