portada800

Las curvas provocadas por un bebé que crece dentro de ti son hermosas y perfectas porque tu hijo vivirá nueve meses en tu vientre, años en tus brazos, pero toda la vida en tu corazón. Al asumir esta responsabilidad única y que además haces a placer tienes que saber que todo lo que comes y cómo diriges tu embarazo influye directamente en el desarrollo de tu bebé al igual que en tu bienestar. Llevar una alimentación sana de la mano con un rutina de ejercicios durante el proceso de gestación te harán sentir guapa y sobre todo con mucha energía.

En el 2012 Lola Ponce reveló a la edición argentina de ¡HOLA! que para conservar su figura durante su embarazo, en sus comidas no podía faltar el té verde con leche, yogur, pollo, pastas, verduras y frutas. Con respecto a su rutina de entrenamiento, explicó que era más tranquila que antes de quedar embarazada, pero que no lo la dejó por nada del mundo. "Me hace sentir tan bien... Con bebé a bordo o sin él, la actividad física es fundamental para lograr un equilibrio entre mente, cuerpo y alma", dijo en ese momento la pareja del actor mexicano Aarón Díaz y madre de dos niñas, Erin y Regina.

🌟✨🌟 Te esperamos con amor y muchos sueños 2017! #grateful#white#life @aarondiaz

Una foto publicada por L•O•L•A 🎼 (@lolaponce) el

Si estás embarazada, consérvate guapa y saludable al combinar una dieta saludable con el ejercicio. Guadalupe Lauria, nutricionista argentina afirma que existen tres grupos de alimentos imprescindibles si pronto serás madre.

1. Proteínas de alto valor biológico: Son la matería prima de las células de tu organismo y de tu bebé. Aunque es crucial que los consumas durante todo el proceso de gestación, es principalmente durante el segundo y tercer trimestre donde el feto, tus senos y algunos órganos reproductivos crecen para acompañar el desarrollo del niño. Este componente lo encontrarás en: carnes magras, pescado, huevos, frijoles, entre otros. La recomendación de la especialista es de una porción al día.

2. Frutas y verduras: De una a dos porciones como mínimo por ser ricas en vitaminas y minerales. "Cuanto mayor variedad de color haya en el plato, mayor cantidad de vitaminas y minerales te aseguras comer", dice. Además menciona que: "Es importante que se acompañe el consumo de carne con alguna fruta cítrica, ya que éstas aportan vitamina C, la cual facilita la incorporación del hierro al organismo".

3.Lácteos descremados: Son fuente de calcio, mineral que propicia que tu bebé crezca con dientes y huesos fuertes. Al ser la leche, yogur y el quedo bajos en grasa, no aumentarás de peso de forma acelerada pues acompañarás esa buena alimentación con actividad física.

¡Pon tu cuerpo en movimiento!

Justamentemente en tu meta por mantener tu figura a pesar de esperar bebé, te queremos dar una rutina de ejercicios. Paula Fatic, entrenadora personal, te invita a ponerte ropa deportiva y a colocarte tus tenis para mover tus brazos, pancita y piernas.

4. Entrenamiento cardiovascular o aeróbico: Las mujeres acostumbradas a ejercitarsen pueden continuar con su rutina normalmente durante los primeros meses de embarazo, sin embargo Fatic aconseja antes de hacerlo consultar al médico para asegurarte que tus ejercicios favoritos no ponen en peligro la salud del bebé. Si el especialista te dio luz verde para hacerlo empieza con un ritmo lento y de bajo impacto a caminar o nadar 30 minutos durante tres veces a la semana.

"Son los más recomendados, no obstante también puedes hacer spinning, hidrogym, clases de baile... siempre y cuando le informes a tu instructora que estás embarazada para que haga algunas modificaciones y evitar así movimientos peligrosos", aconseja la entrenadora argentina con 20 años de experiencia.

5. Stretching: Extiende el codo y la pierna contraria para compensar el peso del cuerpo y a su vez entrenar la estabilidad y el equilibrio. Participan los músculos de la cadena posterior del cuerpo en piernas (isquiotibiales y guteos), espalda (baja y alta) y parte posterior del hombro. Este ejercicio específicamente mejora la postura y desarrollo del nuevo esquema corporal, previene dolores de espalda porque trabaja fuerza y resistencia muscular, el equilibrio, estabilidad y flexibilidad.

6. Ejercicios de Kegel: También conocidos como ejercicios de contracción del músculo vaginal, fueron ideados por el doctor Arnold Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico lo que hará que tu recuperación luego del parto sea más rápida, es decir que tanto antes como después de éste podrás seguir cuidando tu peso.

Para ejecutarlos necesitas contraer y relajar el músculo del suelo pélvico de forma repetida, con el objetivo de incrementar la fuerza y resistencia, y así prevenir la incontinencia orinaria. Hazlo al menos tres veces al día.

Ten en cuenta que los anteriores consejos son dados por especialistas en su campo, sin embargo requieres del un chequeo médico previo para iniciar con cualquier actividad física o cambiar tu alimentación para no poner en riesgo la salud de tu bebé.

Más sobre