Entrenar con los termómetro bajo cero da mucha pereza, no vamos a negarlo; sobre todo cuando tenemos la opción más acogedora del gimnasio. Sin embargo, hay más de una razón de peso que nos hará dejar la pereza a un lado y exprimir los beneficios de hacer ejercicio al aire libre a pesar de las bajas temperaturas.

© Fotolia

  1. Quemarás más calorías. Necesitarás entrenar más duro para generar más calor; lo que se traduce en mayor gasto energético y más calorías quemadas. Un entrenamiento por intervalos te ayudará a controlar la intensidad.
  2. Un 'respiro' para el cuerpo. Salir a respirar aire fresco, ayuda a oxigenar el organismo. De hecho, algunos estudios hablan de la mala calidad del aire que se respira en los gimnasios; con ambientes a veces demasiado cargados con altos niveles de dioxido de carbono y partículas de polvo, especialmente en las salas de clases colectivas.
  3. Combatirás la depresión invernal. Las depresiones estacionales son una realidad cada vez más presente; sobre todo durante los meses de invierno donde los días son más grisáceos y menos apacibles. Pero quedarnos en casa lamentándonos a través de la ventana no es la solución; en cambio, dejar sentir el viento en la cara te hará sentir mejor y te devolverá las ganas de hacer cosas. Además, ya sabes que el ejercicio es la mejor forma de vencer la ansiedad. Lee: 10 motivos para hacer ejercicio

Por otro lado, para que nuestro entrenamiento invernal sea lo más 'soportable' posible, los expertos de Endomondo no dan algunos consejos para no sufrir las consecuencias del frio:

  1. Elige el tipo de ropa adecuado: lo ideal son prendas traspirables que mantengan bien el calor. Mejor que no sean de algodón, porque es un tejido que se empapa muy fácilmente. También se recomienta utilizar prendas reflectantes y con colores llamativos para aumentar la visibilidad del deportista y protegernos de coches, bicis y otros vehículos. Lee: Imprescindibles para correr bajo la lluvia
  2. Alarga el 'pre' y 'post' calentamiento. A los músculos les cuesta más ponerse a tono cuando bajan las temperaturas, por eso debes iniciar el entrenamiento lentamente y de forma progresiva después de un buen calentamiento. Igualmente, para evitar que los músculos se endurezcan, es mejor terminar la carrera con uno o dos minutos de marcha lenta. Lee: Lo que necesitas saber para estirar correctamente
  3. No respires por la boca. Te ayudará a evitar catarros; ya que el aire aspirado por la nariz se calienta mucho más rápidamente que el tomado por la boca. Lee: 7 superalimentos para decirle adiós a la gripe
  4. Refuerza tus defensas. Ten en cuenta que los cambios bruscos de temperatura son los principales enemigos del sistema inmunitario, por eso debes cuidarte de dormir el número suficiente de horas, mantener una dieta saludable... Lee: Cómo aumentar tus defensas

Más sobre