Stana Katic habla de su repentina marcha de 'Castle', que causó la cancelación de la serie

La actriz asegura haberse sentido 'confusa y herida' por su polémica salida de la ficción, que llevaba siete temporadas en emisión

Estrenada en 2009, Castle llegaba a España pocos meses después de su emisión en Estados Unidos, marcando aquel verano gracias a Stana Katic y Nathan Fillion, que tenía una legión de fans gracias a su participación en la serie Firefly y su posterior película Serenity. Para la protagonista, que daba vida a Katherine Beckett, este era su primer papel principal en televisión después saltar a la fama en 007: Quantum of Solace. Interpretaban a una policía inspectora de la policía en Nueva York y un escritor que comienza a colaborar con el cuerpo después de que un asesino comience a imitar los crímenes de sus novelas. Siete años después la intérprete decidió dejar la ficción de manera repentina, cuando ya se había terminado el rodaje de la octava con una novena en mente. A pesar de que muchos de los actores tenían ya firmados los contratos para seguir rodando, Castle fue cancelada.

Stana se ha mantenido en silencio durante estos años sobre los motivos que le hicieron tomar la difícil decisión de abandonar la serie, que había ganado People's Choice Awards -a mejor ficción de drama, actriz y otros tantos- de manera consecutiva desde 2011 hasta su último año de emisión. Además, en sus dos primeros años fue nominada a cuatro premios Emmy. Ahora, cuatro años después del final de la serie, la actriz admite en una entrevista con la australiana News Corp que la experiencia fue dolorosa, pero que está agradecida por haber participado. "La experiencia fue confusa y me dolió", comparte. "Pero mira, ha pasado el tiempo y estoy muy agradecida por haber formado parte de ese proyecto que le llegó a tanta gente".

Flamenco y buena compañía: no te pierdas la noche de fiesta de Stana Katic con Alfonso Bassavé

"A la gente le encantaba esa pareja y la historia que contamos, todos los personajes", continúa la intérprete, a la que entrevistamos en Madrid el pasado año cuando vino a presentar la segunda temporada de su serie Absentia. Entonces no quiso hablar de Castle, porque aunque sabe que es uno de los temas que más atraen a sus fans y los de la ficción, quería centrarse en su nuevo proyecto, en el que también trabaja como productora. "Sería un desprecio al trabajo que hice, que siento que contribuyó parcialmente al éxito de la serie, si miro atrás solo estoy agradecida por su éxito", insiste Stana sobre la ficción en la que trabajaba con Fillion.

En 2018 aclaró algunos detalles sobre lo ocurrido dos años antes cuando se fue de la serie. "Me dolió y fue un final duro. Aún no tengo claro el proceso de pensamiento que lo explique", aseguraba a EW, afirmando que había conocido a mucha gente maravillosa durante el rodaje y que es consciente de que cualquier serie que dure ocho temporadas es un éxito, se mire por donde se mire. Castle terminó con un final apresurado que mostraba un futuro en el que Beckett y Castle seguían casados siete años después y con tres hijos, felices y alejados de todo el drama y peligro que les perseguía durante los años en los que transcurría la trama. 

Tras ocho temporadas, 'Castle' dice adiós

La versión oficial que se dio de la marcha de Stana y consecuente cancelación de la serie fue problemas de presupuesto. En 2016 era la séptima actriz mejor pagada de la televisión con 10 millones de euros por temporada y Nathan Fillion recibía la misma cantidad, un emblema de la paridad salarial que aún no se ha conseguido en Hollywood. Sin embargo, los rumores que publicaban los medios especializados de la industria aseguraban que los dos protagonistas se llevaban fatal y por eso se les separó durante gran parte de la octava y última temporada. Nunca se ha confirmado, por supuesto.

Más sobre

Read more