'El programa de Ana Rosa'

Patricia Pardo vuelve al plató con una 'prohibición'

Hasta hoy, la periodista gallega estaba realizando su trabajo desde casa, donde vive con su marido, Fran Márquez, y sus dos hijas, Aurora (2015) y Sofía (2018)

Desde que se decretó el estado de alarma en nuestro país, Patricia Pardo ha estado trabajando desde casa. Después de pedir en numerosas ocasiones que quería volver al plató de forma presencial y bromear con"un tercer grado", la periodista ha conseguido su objetivo. Este lunes volvía al programa y lo hacía muy feliz, pero en régimen de "libertad vigilada", según matizaba su compañero, el inspector de policía José María Benito. ¿El motivo? Debe respetar al máximo la distancia de seguridad con Ana Rosa Quintana para evitar contagios por coronavirus. "La prohibición mayor es que ella y yo nos acerquemos por si alguna de las dos se contagia", ha explicado la presentadora del matinal, dando a entender que Pardo sería la encargada de sustituirla en caso de enfermedad. 

Patricia PardoVER GALERÍA

En estos meses, la periodista gallega tan solo regresó unos días al plató para sustituir a Ana Rosa mientras se recuperaba de una faringitis. "Les extrañará a ustedes que yo esté aquí después de 44 días. Como saben, yo estaba en mi casa por si en algún momento a Ana Rosa le pasaba algo. Esto ha ocurrido, pero quiero aclararles que está perfectamente", dijo en su momento Patricia Pardo. "Voy a serles sincera, estoy muy contenta de estar aquí pero me hubiese encantado que las circunstancias fuesen diferentes y Ana estuviese en su sitio y yo a su lado. Ana, estoy deseando de estar contigo aquí. Ten un poco de piedad porque vengo desentrenada", añadió.

- Patricia Pardo lamenta la muerte de Álex Lequio

Hasta hoy, la presentadora estaba realizando su trabajo desde casa, donde vive con su marido, Fran Márquez, y sus dos hijas, Aurora (2015) y Sofía (2018) de ahí que no haya sido tarea fácil compaginar su labor profesional con su rutina familiar. "Es un sacrificio estar en casa, pero que todos los sacrificios sean este. Siempre nos quejamos de que no pasamos tiempo con los niños o de que no podemos hacer cosas en casa, por eso prefiero ver esto como una oportunidad. Creo que ya he pasado esa primera etapa en la que estábamos realmente nerviosos y ahora estamos más tranquilos", admitía, antes de añadir que "Lo estoy pasando un poquito mejor. Os echo mucho de menos y me gustaría estar allí, pero es necesario y es por el bien de todos". 

Más sobre

Read more