Sara Carbonero muestra su lado más generoso y solidario en tiempos de crisis

La periodista ha puesto su granito de arena para ayudar en medio de la pandemia

En medio de esta crisis sanitaria, Sara Carbonero no solo está cumpliendo con las normas establecidas por las autoridades y está confinada en su casa de Oporto al lado de Iker Casillas y los pequeños Martín y Lucas, sino que también se esfuerza por ayudar a "los héroes y las heroínas que están en primera línea de batalla cada día por nosotros". Fiel a su carácter solidario, la periodista ha hecho una generosa aportación a UNICEF gracias a la cual se han podido comprar 22.264 pares de guantes y 26.934 mascarillas respiratorias para prevenir el contagio y la propagación de la pandemia. Un gesto que ha valorado positivamente la citada organización sin ánimo de lucro a la que ella misma ha contestado agradeciéndoles su labor. "Gracias siempre a vosotros por vuestra rápida reacción y por vuestro fundamental e intenso trabajo de cooperación y ayuda. Entre todos vamos a lograr acabar muy pronto con este virus", ha escrito esperanzada.

La donación de Sara Carbonero a UNICEFVER GALERÍA

La ayuda de Sara en estos complicados momentos ha sido muy aplaudida por algunos de sus familiares, amigos y compañeros, quienes la han elogiado públicamente. "Eres maravillosa", le ha dicho Adriana Abenia; "Qué fenómena", ha comentado Ainhoa Arbizu. "Bravo, besos enormes", ha escrito Lucía Galán, conocida popularmente como Lucía mi pediatra. Además, Isabel Jiménez, Pilar Rubio, Almudena Cid, Ona Carbonell, Chenoa, Sandra Gago, Maribel Verdú, Alicia Hernández, Jose Toledo, Fernando Tejero, Isabel Rábago o Rosana, entre otros, han aplaudido su gesto.

Carbonero, que nació hace 36 años en la localidad manchega de Corral de Almaguer, es Embajadora de Unicef Comité Español, un cargo que ella misma definió como un sueño cumplido. “Dicen que el agradecimiento es la verdadera sonrisa del corazón y hoy el mío tiene muchos motivos para estar feliz. Me siento inmensamente agradecida y con una gran responsabilidad” aseguraba al enterarse del nombramiento. Con los que forman parte de esta agencia perteneciente a Organización de las Naciones Unidas, experimentó en 2017 unos días únicos durante un viaje a Senegal en el que, según ella misma indicaba, de alguna manera volvió a nacer y vivió en primera persona tanto la situación de la infancia como la maternidad en el país africano.

Sara Carbonero en un viaje humanitario a SenegalVER GALERÍA

El positivismo y la ilusión de los Casillas Carbonero

La rutina en casa de Sara e Iker ha cambiado por completo en estas últimas semanas. Ahora la familia al completo disfrutan de planes caseros, de jornadas de juegos y deberes, de sesiones de musicoterapia, de improvisadas fiestas de disfraces, vídeollamadas con esos seres queridos a los que ahora no pueden ver o de unas mágicas puestas de sol de las que son testigos de excepción desde la ventana de su domicilio con vistas al mar. Además, ella se muestra optimista y dice que "siempre hay luz en la oscuridad" y que la situación que estamos viviendo ahora en todo el mundo "también pasará". Eso sí, no puede evitar echar a volar su imaginación y pensar en el futuro, en lo que hará cuando todo esto haya quedado atrás. "Cuando termine todo esto -porque terminará- quiero que el mundo se llene de primeras veces. Otra vez", escribía, haciendo suyas las palabras del escritor y poeta Carlos Gómez B.

Las impresionantes vistas, el salón, el cuarto de los niños... Echamos un vistazo a la casa de Sara Carbonero

Ni te imaginas la serie a la que se han 'enganchado' Iker Casillas y Sara Carbonero

Iker Casillas recuerda su carrera como porteroVER GALERÍA

Durante el confinamiento, la pareja también está pensando en su pasado y en su futuro. Mientras que Sara escribió un relato muy personal en el que explicaba todo lo que le diría a su yo de hace una década, Iker recordaba todas las emociones vividas durante su trayectoria deportiva, una carrera que se frenó en mayo del pasado año tras sufrir un infarto que lo ha alejado temporalmente de los terrenos de juego. "Hace 11 meses y 14 días que no puedo dedicarme a lo que más me ha gustado desde pequeñito, ser portero", escribió el guardameta mostoleño junto a una foto de su infancia que le hizo recordar toda su experiencia en el fútbol. "Esta foto me la mandaron hace tiempo. Me gustó mucho. Me gustó porque refleja la realidad que a veces no se ve. Uno mismo puede llegar a olvidarse del camino recorrido cuando llegas a cumplir tus sueños. Ya desde pequeño aprendes a sentirte solo y responsable. Con frío o calor. Con lluvia o sol", relataba.

Loading the player...

Sara Carbonero e Iker Casillas se protegen gracias a ¡dos mini-Goku!

Más sobre