La película española 'Klaus' gana uno de los premios Bafta

El galardón a mejor película animada lo ha recogido Sergio Pablos, director y guionista del filme

La gran noche del cine en Reino Unido está dejando anécdotas además de momentos irrepetibles y únicos. Si antes de comenzar la gala de los Bafta eran los duques de Cambridge los grandes protagonistas de la red carpet y los que acaparaban todas las miradas, dentro de la ceremonia los ojos se han posado sobre Sergio Pablos, director y guionista de Klaus, una cinta española que ha ganado el premio a mejor película animada, categoría en la que competía con otros importantes títulos como Frozen 2, Granjaguedon: vuelve la oveja Shaun y Toy Story 4.

En medio de una gran ovación, Sergio Pablos se ha subido al escenario del Royal Albert Hall para recoger la estatuilla, que la creó Mitzi Cunliffe y tiene forma de máscara. En su discurso, ha querido tener presentes a todas las personas que forman parte de Klaus y les ha agradecido públicamente que hayan "hecho posible esto". También ha dedicado unas palabras a la plataforma en la que se puede ver esta película de animación. "Gracias a Netflix por haber apostado por ello. Esto es un orgullo increíble para nosotros", decía antes de acudir a la sala de premiados.

Este es el primer largometraje de animación hecho en España y vio la luz el pasado 15 de noviembre. La cinta cuenta la historia de un joven cartero que consigue devolver la ilusión al pueblo de Smeerensburg y crear, sin darse cuenta, la leyenda con la que sueñan millones de niños en todo el mundo la noche del 24 de diciembre. Jesper es el peor alumno de la Academia Real de Correos. Debido a sus malas notas, el cartero acaba siendo destinado a una isla helada al norte del círculo polar ártico. Allí, los huraños habitantes son de pocas palabras, y mucho menos de enviarse cartas. A punto de darse por vencido, Jesper conoce a la maestra Alva y también a Klaus, un carpintero solitario que vive en una cabaña llena de los juguetes que hace. Con ellos, la alegría vuelve a Smeerensburg y se abre paso un nuevo espíritu: vecinos más amables, tradiciones mágicas y calcetines colgados en la chimenea.

Dentro de solo una semana Klaus podría vivir nuevamente una noche histórica ya que opta a conseguir un Oscar. Un premio que pondría el broche de oro a un palmarés brillante en el que destaca un premio Annie, galardones en los que, además, la cinta consiguió otras seis estatuillas: mejor dirección, mejor diseño de personajes, mejor animación de personajes, mejor diseño de producción, mejor storyboard y mejor edición. 

Más sobre