Las canciones más recordadas de Camilo Sesto que han marcado una época

Los temas que llevaron al artista al estrellato han acabado convertidos en himnos de una generación

"Siempre me voy a enamorar de quien de mi no se enamora", "perdóname cuando te digo que no te quiero ya", o "saber por qué te vas amor" son letras que han descrito amores y desamores durante décadas y hasta las discotecas han terminado por hacer una concesion a la balada romántica en su repertorio y para permitir que jóvenes de diferentes generaciones se desgañiten con las canciones de Camilo Sesto bien entrada la noche. Con más de 600 temas compuestos a sus espaldas y 40 discos, tiene el honor de haber sido la banda sonora de varias generaciones.  

Vivir así es morir de amor es probablemente la canción que mejor ha sobrevivido, e incluso ha salido reforzada con el paso del tiempo. No hay millenial que no haya cantando en algún momento esta oda al amor imposible que se popularizó a finales de los años 70. El tema formaba parte el LP Sentimientos y fue compuesta por el propio Camilo Sesto con arreglos de Rafael Pérez Botija. 

 

Era la consagración definitiva del artista que cosechó su primer éxito con Algo de mi, el título de la canción que daba nombre a su primer álbum en 1973. La década dorada de la balada romántica acababa de comenzar y la portentosa voz de Camilo Sesto había llegado para quedarse.

 

Camilo Sesto ya era todo un fenómeno tanto en España como al otro lado del charco. Con su disco Sentimientos llegó uno de los emblemas de la balada romántica: El amor de mi vida, el tema más vendido de toda la década. El alicantino se encontraba entonces en la cúspide de su carrera después de protagonizar la adaptación al castellano del musical Jesucristo SuperstarPor aquel entonces compuso Melina, un tema dedicado a la activista griega Melina Merkouri en el que subyacía un mensaje de protesta contra la dictadura.

 

 

La década de los ochenta la inauguró con el desgarrador Perdóname. La canción, dentro del álbum Amaneciendo, aún emociona a sus seguidores, en especial a todos aquellos que presenciaron un concierto en Palma de Mallorca e 1982 cuando el cantante acabó llorando en el escenario al dedicarsela a su madre, que se encontraba entre el público. En ese mismo disco se encontraba también otro gran hito de la música melódica española: Vivir sin tí, justo lo que sus admiradores y seres queridos deberán empezar a hacer ahora.

 

Más sobre