La sonrisa de Bradley Cooper tras visitar a su hija en casa de Irina Shayk

Tras ser fotografiado triste y abatido, parece que el actor va recuperando su vida poco a poco

Desde que se separaron a principios de este mes, Irina Shayk y Bradley Cooper han llevado su ruptura de manera muy diferente. Mientras que la modelo ha seguido cumpliendo con su apretada agenda de compromisos con la mejor de sus sonrisas, el actor se ha mostrado triste y abatido. Además, llama especialmente la atención que durante estas semanas la top rusa se ha vuelto mucho más activa en redes sociales y hay algunos fans que aseguran que ha cambiado hasta su forma de vestir, ya que la hemos visto presumiendo de tipazo en ropa de baño, minifaldas y looks muy sugerentes. Sin embargo, parece que poco a poco el protagonista de Ha nacido una estrella también está recuperando la alegría y la 'culpable' tiene nombre y apellido. Se trata, como no podía ser de otra forma, de su hija, Lea De Seine, que el pasado mes de marzo cumplió dos añitos.

Bradley Cooper, muy sonriente tras visitar a su hija en casa de Irina ShaykVER GALERÍA

Esta misma semana el actor ha podido visitarla y no ha duda de que ha sido un momento muy especial para él. Bradley fue fotografiado a primera hora de la mañana de este martes, 18 de junio, mientras se dirigía al apartamento que Irina tiene en Nueva York. Sin poder borrar la sonrisa de su rostro, el galán de Hollywood demostró que no hay nada que le haga más feliz que reencontrarse con su pequeña, a la que no está viendo tanto como antes debido a su separación. 

- Irina Shayk pone tierra de por medio y viaja a Islandia tras su ruptura con Bradley Cooper

- El lado más salvaje de Irina Shayk en su segundo desfile como soltera

"Por el bien de Lea, siguen pasando tiempo juntos en familia. Bradley es un gran padre. Siempre ha estado muy involucrado con su hija", aseguró una fuente cercana a la revista People. Y es que tanto para el actor como para la modelo su hija es lo primero y solo quieren lo mejor para ella. "Está claro que tienen los mismos objetivos. Quieren que viva una vida normal, que esté rodeada de amigos y se divierta jugando. Los dos son padres maravillosos", añadió. 

Bradley Cooper, muy sonriente tras visitar a su hija en casa de Irina ShaykVER GALERÍA

Después de todo lo que se ha publicado, son muchos los que se preguntan por qué durante estas semanas Bradley ya no ha vuelto a dejarse ver con su hija paseando por la calle con total normalidad como hacía antes. De hecho, sí que solemos ver a Irina pasando tiempo con Lea en lugares públicos. "Su prioridad número uno es su hija. Es una madre muy activa. La lleva al parque, a las clases, juega mucho con ella... La adora", dijo recientemente otra fuente cercana a la pareja. De eso no hay ninguna duda, ya que la top rusa ha demostrado en muchas ocasiones que es una madraza, deshaciéndose en mimos y cuidados con su hija.

Tras volver a Nueva York después de pasar unos días en Italia desfilando en la Semana de la Moda de Milán, la modelo ha sido fotografiada disfrutando de un divertido día en el parque con su niña en la Gran Manzana. Vestidas con estampados muy parecidos (una con cuadros y otra con rayas), madre e hija se convirtieron en el centro de todas las miradas. De nuevo, pudimos ver lo mucho que ha crecido Lea De Seine, que es una muñeca de melena rubia, ojos azules y piel  clara que guarda un gran parecido físico con su padre

Bradley Cooper, muy sonriente tras visitar a su hija en casa de Irina ShaykVER GALERÍA

Mucho se ha hablado de los motivos que llevaron a la pareja a tomar caminos separados. Sin embargo, su círculo más cercano asegura que su relación ya no volvió a ser la misma después de que Bradley hiciera la película Ha nacido una estrella, en la que compartió protagonismo con Lady Gaga. "Bradley estuvo emocionalmente ausente durante el rodaje", dijo una fuente a People, añadiendo que: "Trataron de salvar la relación, pero había cambiado". El actor, de 44 años, y la modelo, de 33, hicieron todo lo posible para que su historia de amor no tuviera este final, pero no ha sido posible. "A ella no le importa la fama, solo quiere proteger a su familia", ha asegurado otra fuente a la citada revista. "Bradley está muy enfocado en el trabajo y en este momento está intentando aprovechar todas las oportunidades que le surgen en su carrera". "Estaban viviendo vidas totalmente separadas. Si él estaba en Los Ángeles, ella estaba fuera, y si ella estaba en la ciudad, él estaba fuera", afirma. Al parecer, están intentando llegar a un acuerdo amistoso para compartir la custodia de su hija pero, por el momento, ninguno de sus respresentantes ha querido pronunciarse al respecto. "Ninguno de los dos era feliz", dijo una fuente al portal Page Six.

Más sobre