Alejandra Espinoza se pone nostálgica y llora al recordar sus orígenes

Alejandra Espinoza recordó entre lágrimas cómo el reality 'Nuestra Belleza Latina' le cambió la vida

Alejandra Espinoza lo ha dicho en repetidas ocasiones: haber ganado la corona en Nuestra Belleza Latina en 2007 le cambió la vida por completo. La hoy presentadora de televisión se conmovió hasta las lágrimas al ver el adelanto de La Joya que Revienta, una serie que narra la vida de Marisela de Montecristo, la mujer que en 2013 ganó el mismo título que ella. Para Alejandra, fue suficiente para recordar su propia historia y agradecida por esta gran oportunidad, relató lo mucho que significó para ella haber ganado.

Alejandra EspinozaVER GALERÍA

"La historia los va a hacer sentirse sumamente orgullosos de en algún momento haber agarrado el teléfono y votar por una persona", dijo en sus Instagram stories, en donde abrió su corazón. "La mayoría de las veces, cuando estamos viendo un concurso, votamos por votar o porque nos cae bien la muchacha o porque se nos hace bonita o por 20 mil razones. Pero nunca nos detenemos a pensar en que le estamos cambiando la vida a ella y a toda su familia", agregó.

Notas relacionadas:

- Alejandra Espinoza y su hermano Miguel Ángel son idénticos y estas fotos lo prueban

- No creerás lo que hace Alejandra Espinoza para que su hijo la obedezca

Sin poder contener el llanto, continuó: "Me da muchísimo sentimiento haber visto ese video porque me recuerda -yo soy bien llorona-. Me recuerda donde yo vivía, como yo empecé". Contenta por el rumbo que tomó su vida gracias a la gente que votó por ella cuando se encontraba participando en el reality, agradeció a todos ellos por haber ayudado a hacer sus sueños realidad. "Quiero aprovechar para decirles a todos, ¡gracias! Porque en su momento, cuando estaba en Nuestra Belleza Latina levantaron el teléfono y votaron por mí. Me cambió la vida para siempre", continuó y agregó que se puso a pensar en todo ello después de ver el video de la Marisela, que en unos días representará a El Salvador en el certamen Miss Universo.

Alejandra EspinozaVER GALERÍA

Ale, la de Tijuana

Aunque su vida es muy distinta a la que tuvo en su infancia, Alejandra Espinoza conserva la misma sencillez con la que creció en Tijuana, México. Meses atrás, cuando era la conductora de La Banda, la también modelo llevó a las cámaras de Univision a recorrer las calles de la colonia en la que jugaba con sus hermanos. "No es fancy, pero es mi Tijuana", dijo mientras mostraba al mundo cómo es el lugar en el que creció, que aunque no es un barrio de personas adineradas, tiene un gran valor sentimental para ella porque fue ahí en donde disfrutó al máximo su niñez en calles de cemento y tierra.

Alejandra, con una gran sonrisa, recorrió los locales comerciales a los que solía ir con sus hermanos y amigos y, además de demostrar que creció alejada de todo lujo, reveló que no fueron necesarios para que su familia fuera feliz. "Nunca nadie ponía un pero, de verdad, nunca, nunca, yo recuerdo en algún momento escuchar a alguno de mis hermanos, a mi papá, a mi mamá, o a alguien quejarse de tener que bajar escaleras, o de tener que vivir donde vivíamos, porque independientemente de lo que teníamos, yo les puedo decir, tuve una niñez que jamás en la vida cambiaría por nada del mundo", dijo contenta.

Alejandra EspinozaVER GALERÍA

Más sobre