¡Baile, confesiones y mucha química! Así fue el encuentro de Lili Estefan con Michelle Obama

Lili Estefan se reunió con Michelle Obama para hablar sobre su libro Becoming, un encuentro que resultó memorable por la buena química entre ambas

Lili Estefan tuvo un grato encuentro con la ex primera dama, Michelle Obama. Como si se tratara de dos grandes amigas reunidas después de mucho tiempo, ambas conversaron para El Gordo y la Flaca sobre los detalles de la vida de la esposa de Barack Obama, quien también contó los pormenores de su libro Becoming (Mi historia), que recién salió a la venta. La química entre las dos fue inmediata y entre sonrisas y revelaciones, la charla pasó por temas personales y delicados a una sesión de baile al ritmo de reggaetón.

Lili Estefan y Michelle ObamaVER GALERÍA

Casi dos años después de salir de la Casa Blanca, Michelle Obama publicó Becoming, el libro en el que relata su historia más personal. Desde sus días de infancia en Chicago hasta los años como primera dama, Michelle cuenta su vida como mujer, madre de familia y profesionista, una historia que en cuestión de días logró convertirse en uno de los libros más vendidos. "Este viaje es completamente inesperado pero me sorprende gratamente que el libro resuene con personas de todo el mundo", dijo contenta por la buena recepción del ejemplar. Michelle aborda el tema sobre la inseguridad que sentía cuando era pequeña y cómo poco a poco cambió esa idea hasta compartirla, no sólo con sus hijas Malia y Sasha, sino con el mundo entero.

Notas relacionadas:

- Michelle Obama dedica un mensaje de felicitación a Barack Obama por su cumpleaños 57

- Michelle Obama y diez de sus frases más inspiradoras

Michelle ahora es un ejemplo de inspiración, a pesar de que las ideas con las que creció parecían limitarla. "Tenía esas dudas, especialmente cuando me criaron como una mujer afroamericana en un país en el que la diversidad y la discriminación siguen siendo un problema. En donde alguien siempre te está diciendo que no eres lo suficientemente inteligente. Comparto la historia en la que mi consejero de la escuela me dijo que no era material de la universidad Princeton y que ni siquiera debería presentar una solicitud a la escuela a la que fui". Convencida de sus sueños, Michelle siguió su corazón y no sólo fue estudiante de Princeton, sino también de Harvard.

Lili Estefan y Michelle ObamaVER GALERÍA

Michelle Obama no sólo se especializó académicamente, al apoyar a su esposo en su carrera política, poco a poco se convirtió en una mujer asediada por la prensa hasta que finalmente obtuvo el papel de primera dama. Junto a ella, sus hijas crecieron en el mismo ambiente y ahora que son una jovencitas, Michelle les transmitió sus mejores consejos para lidiar con los fotógrafos. "Vuelvo a mis raíces. La Casa Blanca es una hermosa casa, histórica, con tradiciones, antigüedades y cosas grandiosas. Pero lo que hizo que la casa fuera un lugar maravilloso fue que estábamos en ella. Barack y yo creamos una educación en la casa y Malia y Sasha tenían tareas y tenían que tratar a las personas con respeto".

Dentro de la casa presidencial también hay diversión. Las chicas no se perdieron de los mejores momentos de su infancia y el entonces presidente y su esposa, en un papel de padres de familia, permitían que las niñas tuvieran pijamadas con sus amigas. "Jugaban con su perro afuera pero también tenían escoltas que las acompañaban hasta el baile de graduación. Tratamos de reflejarles la normalidad y nos aseguramos de que sus voces fueran las más importantes sobre la mesa".

Michelle y Barack ObamaVER GALERÍA

Para hacer de su estancia en la casa Blanca algo más hogareño, Michelle contó con la compañía de su mamá Marian Shields. Con el mismo apego que muestran los latinos por la familia, Michelle sabía la importancia de que su madre estuviera con las niñas en esa casa. "Para que cuando estuviéramos ocupados o viajando, no regresaran a una casa grande con empleados; sino que regresaran a casa con la abuela y ella jugó un papel muy importante al mantenernos con los pies sobre la tierra durante todo el proceso", explicó.

Años antes de vivir en la residencia presidencial, Michelle Obama tuvo una vida como esposa y madre de familia como cualquier otra chica. Su vida no ha sido color de rosa y en su libro revela la dolorosa experiencia que vivió cuando su primer embarazo se interrumpió de forma espontánea. "Pasas todos esos años soñando en ser madre. Y nadie les dice a las mujeres que los abortos espontáneos son comunes y que un embarazo es un regalo. Cuando eres mujer y pierdes un bebé, al menos yo me sentí sola y sentí que había fallado hasta que me di cuenta de lo común que era y pensé: '¿por qué no hablamos con las mujeres jóvenes sobre esto?'". 

Su llegada y su salida de la Casa Blanca

Lili tenía curiosidad de saber cómo fue el primer y último día de Michelle en la casa presidencial. La ex primera dama, al llegar, se preocupó por el lugar en el que dormirían sus hijas. Obama reveló que fue hasta que estuvo segura del bienestar de las chicas que se ocupó de su papel como primera dama. En cuanto al último día, estuvo lleno de emociones. Malia y Sasha quisieron hacer una pijamada con todas sus amigas para decir adiós a la que hasta ese día fue su casa. "Tuve que sacar a casi 10 niñas por la puerta de atrás antes de que llegara la siguiente administración", reveló.

Lili Estefan y Michelle ObamaVER GALERÍA

La sencillez de Michelle y su sinceridad impresionaron a Lili, quien entendió por qué el libro se ha vendido con tal rapidez. Con su peculiar sentido del humor, la Flaca puso a bailar a Michelle Obama al ritmo de J Balvin. "He bailado con tu esposo, pero no contigo", dijo la presentadora, quien convenció a la ex primera dama a abandonar su asiento para ponerse a bailar con ritmos latinos. Impresionada con los pasos de Lili, Michelle trató de imitarlos, hasta que confesó entre sonrisas: "No creo que pueda bailar así".

Más sobre