Llegó el día que Raúl de Molina tanto temía... la hora de ver a su pequeña Mía partir de casa. Hace unos meses, el presentador compartió en el programa El Gordo y la Flaca (Univision) que Mía, al igual que el hijo de Lili Estefan, estaba preparándose para mudarse de ciudad e irse a la universidad. Luego de varios preparativos y de pasar sus últimas vacaciones de verano con sus padres antes de la escuela, la joven de 18 años hizo las maletas y puso rumbo hacia la institución en la que fue aceptada en Washington D.C., donde estudiará Negocios Internacionales.

Raúl de Molina y su hija MíaVER GALERÍA

Como se trataba de una ocasión especial, la producción de El Gordo y la Flaca preparó un especial y acompañó a Raúl y a su esposa a dejar a su única hija al aeropuerto de Miami.

El material fue transmitido en plena emisión del show y su colega, Lili Estefan, no pudo evitar ponerse sentimental, pues justo hace unos días ella pasó por lo mismo cuando su hijo Lorenzo se fue a estudiar a la Universidad del Sur de California. “Hasta Lili está llorando, no lo puedo creer”, dijo Raúl a las cámaras, mientras la guapa presentadora se secaba las lágrimas con un pañuelo. “Es que no entiendo, ¿quién les dio permiso de crecer a estos niños?”, se oye decir a Lili con la voz desconsolada.

Lili Estefan con su hijoVER GALERÍA

De los dos, Raúl era el que estaba más sereno, pues Lili estaba en medio de un mar de lágrimas y a modo de advertencia, le dijo que en cuanto la ausencia de su hija se hiciera más notable, lo iba a pasar muy mal. “Recuerda que yo llevo ya una semana sin Lorencito… Deja que entres todos los días al cuarto de Mía y lo veas vacío”.

Raúl de Molina y su hija MíaVER GALERÍA

En la cápsula, se aprecia como Mía se despide de los rincones más entrañables de su hogar y también deja ver la faceta más tierna de Raúl, quien apenas puede creer lo rápido que pasó el tiempo. Millie, la esposa del conductor, también se mostró emocionada por este momento, y al ver a su hija abrazando a un muñeco de peluche, recordó cuando era pequeña y andaba para todos lados con un juguete de esos. Para ayudarlos a trasladar las maletas, la familia contó con la ayuda de Carlitos ‘El Productor’, quien estuvo con ellos desde que salieron del departamento de Raúl hasta el último abrazo que padre e hija se dieron en la terminal aérea.

Raúl detalló en el programa que su hija ya estaba en Washington D.C. junto con su mamá y su tía, quienes la ayudarán a instalarse en la ciudad. El conductor de Univision detalló que en unos días la irá a visitar y que ahí se reunirá con su muy querido amigo Luis Balaguer, cuyo hijo acudirá a la misma universidad que Mía.

Más notas como esta:

- ‘¿Por qué crecen tan rápido?’, Lili Estefan revela lo duro que fue despedir a su hijo que se va a la universidad

- La hija de Raúl de Molina cumple su gran sueño: conocer a Steve Aoki 

Ser padre, el mejor regalo

En una entrevista reciente con El Nuevo Herald, el también paparazzi habló sobre lo feliz que lo hacía su hija, pues es una joven estudiosa y fue aceptada en la universidad que siempre soñó: “Me siento orgulloso de Mía. Sobre todo de haberla criado en Miami, una ciudad donde hay tanta competencia en las escuelas”.

Raúl de Molina y su hija MíaVER GALERÍA

En esta conversación, el presentador de 59 años también recordó cómo fue que su hija llegó a su vida. Luego de múltiples intentos, él y su esposa al fin pudieron cumplir su deseo de ser padres: “Nosotros tuvimos muchos problemas para tener hijos. Millie había tenido varios embarazos anteriormente, pero ninguno llegó a término. Solo después de muchos tratamientos pudo quedar embarazada a los 40 años. Mía fue el regalo que me cambió la vida para bien y que me ha hecho vivir experiencias únicas”, expresó.

Más sobre