La búsqueda de Mollie Tibbetts terminó el pasado martes, pero no de la forma en la que sus padres y las autoridades esperaban. El cuerpo sin vida de la joven desparecida fue hallado luego de una exhaustiva investigación. El caso de la estudiante de la Universidad de Iowa llamó la atención en todo el país y ocupó los titulares en los medios. Su padre y dos fuentes cercanas al caso confirmaron a Fox News la lamentable noticia. Rob Tibbetts dijo a la cadena de noticias que el cuerpo hallado en un campo de maíz corresponde al de su hija de 20 años, quien desapareció a mediados de julio.

 

Las fuerzas policiales de Iowa han señalado como sospechoso de la muerte de Mollie a un hombre de 24 años identificado como Christian Bahena Rivera, un inmigrante indocumentado de México que llevaba entre cuatro y siete años viviendo en Estados Unidos. Los reportes de las autoridades indican que fue el propio Bahena quien admitió haber perseguido a Mollie a través de un campo y eventualmente, fue él quien los guió hasta el lugar donde estaba el cuerpo.

El joven fue acusado de asesinato en primer grado, y de ser hallado culpable, podría enfrentar cadena perpetua sin derecho a libertad condicional. Los cargos fueron presentados ante el Tribunal del Distrito del condado de Poweshiek y la fianza fue fijada en un millón de dólares, así lo dio a conocer Rick Rahn, un agente especial a cargo del sector de la División de Investigación Criminal de Iowa. Luego de admitir su participación en la desaparición de Mollie, las autoridades llevaron a Bahena a la cárcel de Poweshiek, donde está detenido.

Sospechoso de la muerte de Mollie TibbetsVER GALERÍA

Tibbetts, quien era estudiante de psicología en la Universidad de Iowa, fue reportada como desaparecida el mes pasado, luego de que saliera a correr de la casa de su novio en Brooklyn, Iowa, una pequeña comunidad de cerca de 1,500 personas.

Hasta el momento, no se han dado a conocer más detalles acerca de la muerte de Tibbetts, pues hay una investigación en curso y aún es necesario realizar las pruebas formales para la identificación del cadáver. Rahn detalló que Bahena dijo a los investigadores que él vio a Mollie corriendo y que la alcanzó y empezó a correr a su lado. En ese momento, Tibbetts sacó su teléfono y amenazó con llamar a la policía. Él siguió tras ella hasta que la alcanzó y la secuestró.

Más notas como esta: 

- Siete miembros de una familia pierden la vida en un accidente en Oregon

- Joven rescatada de una secta en Perú regresa a casa junto a su padre y su bebé

La investigación que los llevó a Bahena

Tibbetts desapareció el pasado 18 de julio, después de salir a trotar. Por más de un mes, autoridades federales, estatales y locales recorrieron el condado en buscando pistas de su desaparición, utilizando los datos de la aplicación Fitbit de su teléfono, así como rastreando sus cuentas de redes sociales.

Rahn agregó que los investigadores hablaron con cientos de personas y que recibieron más de 4,000 posibles pistas, pero que el caso dio un giro hace un par de semanas, cuando encontraron en un video de vigilancia un auto que seguía a Mollie durante su recorrido. Luego de observarlo por horas, los investigadores encontraron las pistas suficientes que los llevaron hasta Bahena, quien según Rahn no opuso resistencia cuando lo intentaron detener.

Este miércoles, se llevará a cabo la autopsia al cuerpo de Mollie Tibbetts, la cual determinará cuándo y cómo murió.

Más sobre