La separaron de sus padres al nacer y 36 años después por fin logró conocerlos

Después de toda una vida sin saber sobre sus verdaderos orígenes, se reunió con sus papás

La vida de Alisa Clare Cohen pudo haber sido muy diferente si después de nacer no hubiera sido separada de sus padres. Para la mujer de hoy 36 años, su vida fue al lado de las personas que sabía eran sus papás adoptivos, Shelia y Steve Cohen, con quienes creció en Minnesota. su origen jamás fu oculto y sabía que había nacido en Chile, y que sus verdaderos padres se llaman Silvia Beatriz Córdova y Jorge Riquelme Díaz. Sobre su historia, también sabía que de bebé fue rechazada por sus progenitores y que por ello había llegado hasta Estados Unidos a ser parte de otra familia. Alisa descubrió que casi todo lo que le contaron fue falso y decidió investigar la verdad sobre su familia biológica.

Tras fallecer Shelia y Steve, sus padres adoptivos, Alisa emprendió la búsqueda de sus papás chilenos. La duda siempre la había invadido y quería saber por qué había sido dada en adopción hace más de 3 décadas. Con la ayuda de una organización especializada en vincular a padres e hijos chilenos, pudo descubrir que el hombre y la mujer que la habían traído al mundo aún están vivos.

Notas relacionadas:

- La tierna reacción de un chico al descubrir que en casa tiene a su media hermana

- A los 80 años logró reunirse con su madre biológica, de hoy 100 años de edad

La gran sorpresa para Alisa fue enterarse que sus padres biológicos estaban tan emocionados como ella por conocerla, pues a diferencia de lo que le habían contado, ellos jamás la rechazaron. Alisa, al momento de nacer, fue separada de sus padres sin que ellos pudieran hacer algo. Según revela CNN, no fue un único caso, pues en aquel entonces, bajo la dictadura de Augusto Pinochet, existían decenas de adopciones irregulares sin que, en muchas ocasiones, los padres biológicos estuvieran de acuerdo. El día que nació Alisa, en 1982, su mamá tuvo algunas complicaciones de salud que la mantuvieron hospitalizada. Cuando preguntaba por su bebé, nadie le daba informes y tampoco a su esposo. Jamás vieron a su hija y por la situación que atravesaba el país, tampoco hicieron más preguntas. Desesperanzados, regresaron a casa con los brazos vacíos y un hueco en el corazón que no habrían podido llenar de no ser  por Alisa y la curiosidad de saber quiénes eran las personas detrás de su origen, y de quienes sólo conocía el nombre y la nacionalidad.

Una reunión que Alisa esperaba y que sus padres jamás creyeron que sucedería

Alisa empacó las maletas y se puso en marcha hacia Chile para conocer a sus padres, un sueño que había anhelado hace mucho. Además de ellos, podría conocer a su hermana y otros familiares de los que jamás había escuchado. Alisa y su madre hablan idiomas distintos, pero eso no fue impedimento para que se demostraran la felicidad de estar reunidas por primera vez en 36 años. Silvia, feliz de tener a su hija en sus brazos, dijo que jamás la había rechazado.

Más sobre