Esteban Díaz, el joven actor de 'Sin senos sí hay paraíso' que batalló contra una terrible enfermedad

A muy temprana edad, Esteban Díaz, de ‘Sin senos sí hay paraíso’, luchó por su vida en un quirófano

Esteban Díaz tiene 15 años y es conocido por su papel en Sin senos sí hay paraíso, la serie que le ha dado fama y alegrías con su papel como Sebastián Sanín, hijo de Catalina (Carmen Villalobos). Pero detrás de su sonrisa, Esteban guarda la historia bastante complicada de una enfermedad que padeció cuando sólo tenía 5 añitos y que le dejó una secuela física a la par de una gran experiencia de superación.  

Esteban DíazVER GALERÍA

Antes de figurar frente a las cámaras, Esteban, de origen colombiano, fue diagnosticado con cáncer. Si bien él no dimensionaba lo delicado de su enfermedad, fue su mamá quien padeció con cada una de las etapas a las que se enfrentó junto a su hijo. “Cuando tenía 5 años me descubrieron un tumor cerebral, casi del tamaño de un huevo", recordó el joven en una plática con un medio de su país natal. "Yo llegué al hospital con mi mamá, porque ella me veía raro. Veía que caminaba como mareado, después me veía que yo usaba solo la mano izquierda, no la derecha, porque pues la derecha me temblaba muchísimo", continuó.

Notas relacionadas:

- Se hizo viral por querer ir a un concierto de Justin Timberlake y su sueño se hizo realidad

- La heróica acción de Marcela Temer, la primera dama de Brasil, para salvar a su perro

Después de llevarlo al hospital y someterlo a una TAC (Tomografía axial computarizada), a Esteban le encontraron el tumor, una noticia que su mamá esperaba no recibir. "El médico le dijo que tenía un tipo de cáncer en el cerebro", contó sobre aquel día. Por fortuna, el tumor podía ser operado, aunque llevaba varios riesgos intervenir al niño a la cirugía. "Podía quedar inválido, podía quedar con medio cuerpo paralizado o en coma. Tenía demasiados riesgos”, explicó el joven actor, ahora mucho más consiente de los peligros que la operación significaban para su vida.

Esteban DíazVER GALERÍA

El milagro que sus padres esperaban

A pesar de las complicaciones que podía tener, los padres de Esteban optaron por la cirugía, esperanzados en que su hijo saldría avante de la situación. Sin embargo, lo que sucedió era algo que no imaginaban ni los propios médicos que lo atendían. El pequeño debía despertar en los 8 días siguientes a la operación, de no ser así, sería el indicativo de que habría quedado en coma de por vida.

Pero las ganas de vivir de Esteban fueron más grandes y despertó sólo 20 minutos después de haber salido del quirófano. "Los médicos se sorprendieron y se acercaron a mis papás y les dijeron: ‘yo no creo en los milagros pero esto que acaba de pasar es un milagro’'”, dijo contento.

Esteban DíazVER GALERÍA

Hoy, Esteban es un actor en ascenso. Además de estar frente a las cámaras, al adolescente le encanta bailar y suele competir en campeonatos de salsa. Sin embargo, de aquella terrible experiencia que vivió de niño, aún queda una secuela, pues su mano derecha tiene muy poca fuerza. A pesar de ello Esteban opta por no darle tanta importancia a ese detalle y sigue luchando por hacer realidad todos sus sueños, y va por muy buen camino.

Más sobre