En un vuelo, un profesor platicó lo poco que gana y los pasajeros lo ayudaron

Profesora platicó en un vuelo sobre lo poco que gana y los pasajeros tuvieron un lindo gesto

Hay problemas que con sólo compartirlos hacen bien a la gente. Como el caso de Kimber Bermudez, una profesora de escuela a quien siempre le ha gustado platicar sobre las situaciones en las que se encuentra. Y esta vez, su interacción social tuvo una gran recompensa, pues al contarle a un desconocido cómo es su vida como maestra de niños de bajos recursos, los demás pasajeros de un vuelo en Southwest Airlines sintieron empatía y tuvieron un lindo gesto hacia ellos.

Kimber BermudezVER GALERÍA

Kimber siempre ha sido una mujer de actitud sencilla y ligera y cada vez que se conoce a una nueva persona, no duda en hacer amistad con ella. Y en un vuelo hacia la casa de sus padres, en Florida, no fue la excepción. En su compañero de viaje encontró a un buen acompañante que escuchó con detalle varios aspectos de su vida, entre ellos que se dedica a dar clases a niños de primer grado en la escuela primaria Carlos Fuentes. Sin embargo, las situaciones en las que algunos de ellos se encuentran le enternecen el corazón y en ocasiones quisiera ayudarlos, pero su salario es suficiente para pagar sus propios gastos.

Notas relacionadas:

- Remodelaron el baño de su casa y encontraron un mensaje de los dueños anteriores

- Con ayuda de Twitter, busca al 'chico encantador' con quien compartió un vuelo

"Algunos de los niños no tienen hogar", explicó la profesora a su nuevo amigo cuando le preguntó cuál era la parte más difícil de su trabajo. "Hay niños que llegan con hambre a la escuela. Veo que tienen padres inmigrantes que trabajan pero sólo les alcanza para cubrir las necesidades básicas de la familia", contó. Kimber se sintió agradecida cuando ese extraño a su lado le contó que su empresa suele dar donativos a escuelas como la suya, y que estaría feliz de poder colaborar con ella. A la chica le pareció una gran ayuda, pues al igual que ella, otros profesores donan lo que pueden a los niños, desde productos de higiene personal, hasta ropa y útiles escolares.

La sopresa de encontrar más corazones dadivosos

Cuando Kimber Bermudez pensó que había hecho un gran trabajo para su escuela sin siquiera haberselo propuesto, sintió que una persona llamaba su atención tocándola en el hombro. Al voltear vio a un hombre cargando a un bebé que le ofrecía un manojo de billetes entre los que destacaba uno de 100 dólares. "Haz algo bueno con ellos", dijo el padre de familia. Entre lágrimas, la joven lo aceptó. "Le dije que no sabía lo mucho que eso significaba porque podíamos comprar libros o mochilas y que me aseguraría de dárselo a los niños", recordó la chica en una enrevista con The Washington Post.

Kimber BermudezVER GALERÍA

Al bajar del avión, otras dos persona que habían escuchado su conversación le obsequiaron un billete de 20 dólares y uno de 10. En total, esta joven profesora recolectó 530 dólares directos del corazón de los extraños que estaban llenos de voluntad para ayudar a los más necesitados. "Lo agradecí y les dije que no estaba ahí para solicitar dinero, que en realidad iba a vistiar a mis padres, pero uno de ellos me contestó: 'Lo sé, es por eso que te damos esto. Usa tu voz y tu don para hablar y que tu voz sea escuchada'".

Además de la buena voluntad de la gente, a Kimber le sorprendió algo más. "Mi generación ya no está acostumbrada a llevar dinero en efectivo. Todo lo pagamos con tarjeta o con transferencias electrónicas. No esperaría que alguna persona llevara tanto dinero en efectivo". Tras bajarse del avión y encontrarse con su mamá, Bermudez contó la historia en su perfil de Facebook, desde deonde la han compartido cientos de veces por la generosidad que hay detrás de ella.

Más sobre