El rescate de los adolescentes y su entrenador atrapados en una cueva al norte de Tailandia se ha teñido de luto, pues uno de los buzos que participaba en las operaciones perdió la vida. La víctima, identificada como Samarn Kunan, era miembro de las fuerzas de élite de la Marinea tailandesa y se había prestado como voluntario para ayudar a rescatar a los chicos, quienes llevan casi dos semanas dentro de la gruta.

El hombre de 38 años falleció el jueves por la noche al quedarse sin oxígeno mientras estaba sumergido, luego de completar con éxito la misión de llevarles suministros a los jóvenes y a su profesor. Según los reportes de la BBC, el hombre perdió el conocimiento cuando estaba saliendo de la cueva de Tham Luang y sus compañeros no pudieron hacer nada por reanimarlo.

En una conferencia de prensa, las autoridades de la región informaron del fallecimiento y señalaron que a pesar de este trágico hecho, seguirán con las operaciones. “Su trabajo era entregarles oxígeno (a los niños en la caverna). No tuvo suficiente para volver”, explicó el vicegobernador a los medios de comunicación.

“La muerte de este experto buceador sirve para mostrar la dificultad de las tareas de rescate. A pesar del deceso, no vamos a parar de trabajar para sacar al grupo”, indicó  Passkorn Boonyaluck, vicegobernador de la provincia de Chiang Rai, lugar donde se encuentran las grutas.

En cada uno de los viajes que realizan los buzos, tienen que atravesar poco más de una milla de pasadizos estrechos con poca visibilidad y corrientes de agua. Según el portal de noticias, el camino toma once horas en total, entre ida y vuelta.

La falta de oxígeno no es la única preocupación que tienen los equipos de rescate, pues ahora tienen una carrera contrarreloj debido a las intensas lluvias que azotan la región. Hasta el momento, las autoridades manejan dos opciones para la salida de los niños: bucear a través del sistema de cuevas o encontrar un hueco en la montaña por donde sacarlos con la ayuda de un helicóptero.

Más notas como esta:

- Soldados acompañan a los niños atrapados en la cueva tailandesa mientras se decide cómo rescatarlos

- Los 12 niños y el entrenador atrapados en una cueva de Tailandia deberán aprender a bucear para salir

El buceo, todo un reto para los niños

Parecía que el buceo parecía la forma más fácil para sacarlos de ese lugar, pero tras la muerte del buzo profesional, las autoridades han descartado esa iniciativa. “Los chicos no pueden bucear por el momento", explicó Narongsak Osottanakorn, gobernador de la provincia de Chiang Rai, quien en este momento está a cargo de la situación. “El problema ahora es cuándo estarán listos para bucear", agregó.

Los oficiales también reconocieron que el tiempo para sacar al grupo es limitado. “En un principio pensábamos que los niños podrían quedarse durante mucho tiempo. Pero la situación ha cambiado y ahora nos queda un tiempo limitado”, declaró ante la prensa el jefe de los comandos de la marina, Apakorn Yookongkaew.

Más sobre