Soldados acompañan a los niños atrapados en la cueva tailandesa mientras se decide cómo rescatarlos

La opción de salir buceando es la más inmediata, pero muchos de los chicos ni siquiera saben nadar y el trayecto hacia la salida dura varias horas

Ahora que los doce niños del equipo de fútbol y el entrenador -que estaban perdidos desde el pasado 23 de junio- fueron encontrados en una cueva de Tailandia, todavía queda mucho trabajo por hacer. De hecho, el panorama es tan complejo que los especialistas han indicado que sacar a los chicos de allí podría tomar semanas o incluso meses. Frente a este escenario, un grupo conformado por diez soldados, liderado por un médico militar, le hace compañía a los 12 niños.

"Tenemos a trece personas frágiles que tienen que bucear, escalar, bucear y volver a caminar. Todos están bien de salud, pero necesitan unos días para recuperar las fuerzas", dijo para EFE Torsten Lechler, asesor técnico en las operaciones. Lechler -un alemán con 40 años de experiencia en buceo- resaltó que están equipados con unas máscaras especiales para los niños que cubren toda la cara y permiten la comunicación directa bajo el agua. "Bucear es la única salida (...) hay que intentarlo antes de la llegada de las lluvias, después será más complicado", opinó el profesional.

Mascaras especiales para niñosVER GALERÍA

Que los niños salgan de la cueva buceando es una de las opciones más viables pese a las complicaciones que esto pudiera traer. Muchos de los niños ni siquiera saben nadar y tendrían que aprender a bucear. Además, el trayecto hasta la salida es una inmersión muy técnica, de entre tres y cuatro horas de duración para un buceador profesional adulto, con cambios de nivel y pasajes estrechos en los que solo se podría pasar en fila de a uno.

RELACIONADO: Los 12 niños y el entrenador atrapados en una cueva de Tailandia deberán aprender a bucear para salir

Mientras tanto, las lluvias y la época de del monzón, que se prolonga hasta octubre, amenazan con elevar el nivel de las aguas dentro de la cueva. El daño físico y psicológico que podría derivarse de una estancia tan larga es también un argumento en contra. Tampoco parece demasiado realista la tercera opción: encontrar un agujero que pudiera servir de ruta alternativa para llegar hasta los niños.

Pasarán semanas e incluso meses antes de que puedan salir de la cuevaVER GALERÍA

La Marina tailandesa publicó un video de los niños dentro de la cueva arropados con mantas térmicas, saludando e incluso riendo. La portavoz de los equipos de rescate, Ruetaiwan Patisen, señaló a Efe que el grupo se encuentra bien, a pesar de haber estado diez días sin ingerir alimentos y que los soldados permanecerán con ellos hasta que sean rescatados de la gruta, situada en la provincia de Chiang Rai. En cuanto recuperen las fuerzas, los niños empezarán a aprender a bucear con bombonas de aire para salir de la cueva. "No hay prisa", subrayó Ruetaiwan, al asegurar que los niños y su monitor saldrán cuando estén listos y sea seguro para ellos bucear a lo largo de estrechas grutas inundadas hasta la salida, situada a unos tres kilómetros.

Por ahora, los chicos de entre 11 y 16 años y su entrenador de fútbol, de 26, están siendo alimentados con suplementos energéticos y vitaminas. Sus familiares -que esperan a la entrada de la cueva- al menos pueden ver imágenes de los chicos, quienes mejoran con el paso de los días.

Más sobre