Los 12 niños y el entrenador atrapados en una cueva de Tailandia deberán aprender a bucear para salir

El complicado rescate podría demorarse meses

Los 12 niños y el entrenador que fueron encontrados con vida en una cueva de Tailandia deberán esperar meses hasta que puedan ser rescatados, por lo que los pequeños y el adulto tendrán que aprender a bucear para poder salir de allí. El grupo estuvo desaparecido desde el pasado 23 de junio y este lunes se realizó el hallazgo. Se encontraban en una isleta cercados por el agua, específicamente por a cuatro kilómetros de la entrada en la que habían dejado sus bicicletas y utensilios.

Tras una asombrosa operación de rescate -en la que han participado hasta 1.300 personas y equipos de varios países, entre ellos Gran Bretaña, Estados Unidos, Japón, China y Australia, además de efectivos del Ejército tailandés- se logró llegar a la cavidad donde se encontraba el grupo de jóvenes.

cueva-tailandia-gettyVER GALERÍA

Las primeras frases que los chicos pronunciaron tras ser encontrados fueron: "¡Gracias!", "¿Qué día es hoy?" o "¡Tenemos hambre!". El equipo de salvamento pudo tomar fotografías de los chicos para confirmar que se trataba de los desaparecidos. Todos estaban muy desorientados y de a poco se ha podido conocer cómo han sobrevivido todo este tiempo en la más completa oscuridad y sin provisiones.

Por su parte, los familiares de los chicos se encuentran desde hace unos días apostados a la entrada de la cueva. Las autoridades les han informado que los niños han aguantado "bebiendo el agua de lluvia" que se filtraba en la cueva. Pese a que todos se encuentran muy débiles, después de ser examinados por un grupo de médicos se determinó que ninguno presenta problemas graves de salud. De momento, deberán esperar antes de ser rescatados., de hecho, fuentes oficiales han confirmado que la operación podría demorarse meses.

cueva-tailandia-getty2VER GALERÍA

"Vamos a enviar comida para al menos cuatro meses y les enseñaremos a los 13 cómo bucear, mientras continuamos drenando el agua que inunda las galerías de acceso la cavidad donde permanece atrapado el grupo", indicó en un comunicado el capitán de las Fuerzas Armadas tailandesas, Anand Surawan, según medios locales. Y es que muchos consideran que tratar de sacar a los jóvenes ahora podría resultar demasiado peligroso y prefieren esperar a que acabe la época del monzón.

Los estrechos pasadizos inundados a lo largo de la cueva, la cuarta más larga de Tailandia con unos 10 kilómetros de longitud y frecuentes cambios de nivel, es la razón principal por la que no pueden sacar a los chicos de ese sitio. Los equipos han utilizado unas 20 bombas de extracción para reducir el nivel del agua en las partes más anegadas, unas tareas que se han visto dificultadas por el temporal de lluvia que azota la región y problemas mecánicos. El pasado 23 de junio los desaparecidos quedaron atrapados durante un entrenamiento cuando una súbita tormenta comenzó a inundar la cavidad e impidió su salida, afirma la versión oficial de los hechos.

Más sobre