La boda de Richard Gere y Alejandra Silva: Exclusiva Mundial

“Cuando me pidió que me casara con él, fue un momento muy íntimo, en el hotel más romántico en el que he estado, en Saint-Paul-de-Vence, el día de mi cumpleaños... me emociono de recordarlo”, dijo Alejandra Silva a HOLA! el día de su boda. Una entrevista exclusiva en la que la española desveló detalles de su vida junto a Richard Gere.

¿Sentiste un poco de vértigo de cómo iba avanzando todo?

No fue tan rápido… Hemos tomado esta decisión después de cuatro años juntos, ¡pero todavía siento esas maravillosas mariposas!

También es llamativo que, recién salidos los dos de rupturas matrimoniales, con procesos de divorcio complicados, no hayáis tenido ningún miedo a la hora de volver a dar el paso de casaros... ¿Por qué tenéis claro que esta vez es la definitiva?

Sin duda, ¡¡¡esta vez es la definitiva!!!

Alejandra Silva con su primer vestido de noviaVER GALERÍA

Notas relacionadas: 

'Nuestra historia de amor es el sueño más dulce, romántico y perfecto' 

Las fotos de la romántica boda de Richard Gere y Alejandra Silva

Alejandra Silva llevó tres vestidos a su boda

Una fiesta con aire español

 

Me imagino que hay un momento que supone un punto de inflexión en vuestra relación, en el que decidís que se acabó estar todo el día haciendo millas en los aviones y que queréis estar juntos…

Aunque manejábamos bien la distancia, luego vimos que era momento de tomar una decisión… ¡Intenté que fuera España! Pero, bueno, al final...

¿Y te gusta ver sus películas? ¿Cuál es tu preferida?

A todo el mundo le gustan las películas como «Pretty woman», «Oficial y caballero», «Chicago». ¡También me encantan! Su primera película es un clásico, «Days of heaven»… pero, especialmente, me gustan sus películas independientes, que son su pasión, como «Norman», «Invisibles», «La cena Hachiko», «Arbitraje»…

¿Te sigue haciendo gracia que te llamen la «pretty woman» española?

(Risas). Yo entiendo que la gente lo hace sin maldad, pero lo cierto es que no me identifico mucho con el personaje de esa película...

Lo que está claro es que no te convertiste en una «novia a la fuga»… ¿Cómo amaneció ese día para ti?

¿Y cómo sabes que no intenté montarme en el caballo y salir corriendo? (Risas). ¡¡¡Lo que pasa es que no hubo manera!!! (Más risas). Es broma… Sí que estuvimos montando a caballo por la mañana. Amanecí muy contenta y agradecida de tener a todos mis seres queridos, sin excepción, cerca de mí, en un momento tan especial. ¡No sabes qué familia política he ganado! ¡Son todos un auténtico amor!

¿Estaban tus padres y hermanos contigo?

Claro que sí. No se podían perder este momento tan especial. Sé que a algunos de ellos se les saltaron más de una vez alguna que otra lágrima… Pero no voy a nombrar a nadie… (Risas).

De hecho, curiosamente, tu padre es un viejo amigo de Richard… y tu familia te apoyó desde el primer momento.

¡Cierto! ¡Estaba escrito!

Desde el primer momento, parece que teníais muy claro que vuestra relación era muy seria, porque disteis un vuelco a vuestras vidas…

De aquello va a hacer cuatro años, en julio… Nuestra decisión ha sido muy meditada por ambos, ya que, como tú bien has mencionado, dimos un vuelco a nuestras vidas.

Después de más de tres años de relación a distancia, hiciste las maletas para mudarte con él a Nueva York, pero nos comentabas antes que, en algún momento, barajasteis la opción de Madrid…

Sí, tuvimos ese debate durante seis meses… pero, al final, ganó Nueva York. ¡Seguro que será lo mejor!

¿Cómo os habéis adaptado tu niño y tú a esta nueva vida?

Estamos en ello… poco a poco. Los colegios aquí son muy buenos y el año viene comienza en uno, cerca de casa, que es maravilloso.

¿Cómo es tu vida en Nueva York?

La vida en el campo es el mejor regalo le puedes dar a tu hijo y a ti mismo. El relax y la tranquilidad que se respira es ¡inigualable!

¿Tomarás la costumbre americana de adoptar el apellido de tu marido? ¿Serás Alejandra Gere?

Sí, ¡ya lo soy!

¿Has vendido tu casa de Madrid? ¿Ya no tenía mucho sentido, viviendo en Nueva York?

Sí. Creo que en esta vida hay que cerrar capítulos, aunque a esa casa la tenía mucho cariño, por ser la primera en la que rehice mi vida después de mi divorcio, y me demostré que podía salir adelante por mí misma, ¡sin ayuda!

¿Seguirás con la Fundación Rais, que llevabas en Madrid?

—Sin duda. Seguiré con ellos, es una parte importante de mi vida, y, siempre que podamos ayudarlos, lo seguiremos haciendo. Los dos estamos muy orgullosos de haber ayudado ya a tantos hermanos y hermanas, hemos conseguido tanto... y más que vamos a conseguir después de nuestra intervención en el Senado y nuestra reunión con la ministra… ¡Tenemos muchos proyectos que creo que verdaderamente alcanzarán la luz!

Te educaste en el catolicismo, pero te hiciste budista por él... Con él, entiendo, has descubierto mucho más que el amor…

Desde que tuve el primer contacto con el budismo, hubo un despertar en mí. Es exactamente lo que necesitaba. Luego vimos que tenía que ser él el que abriese esa puerta en mí. ¡Le estaré eternamente agradecida! Sin duda, gracias al budismo, ¡me ha cambiado la vida! Mejor dicho, ha cambiado mi percepción de percibir la vida; la vida sigue funcionando de la misma manera que lo hacía antes, ahora soy más consciente de su funcionamiento...

También ha sido un camino para descubrirte a ti misma a través de la meditación… ¿Qué le debes a Richard?

Es una de las cosas de las que estoy y estaré más agradecida. A través de la meditación, te ves a ti misma y al mundo entero de otra manera… Desde otro punto de vista que no creías que existía… Ves que la vida pasa para ti y ves, sobre todo, que en esta vida tenemos que devolver a los que más necesitan, en la medida que podamos; esa es otra parte esencial de nuestras vidas.

Más sobre